Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas

Uso prudente y responsable de los agentes antimicrobianos

A lo largo de las últimas décadas, el mundo se ha enfrentado a un uso masivo de agentes antimicrobianos tanto en la salud humana y como en la sanidad animal, pero también a una aceleración en la aparición de resistencias a los antimicrobianos.  Ahora bien, el descubrimiento de nuevos tratamientos no basta para luchar contra las bacterias, los microorganismos responsables de enfermedades que, en ocasiones, son graves tanto en el ser humano como en los animales.

La globalización del comercio de alimentos, junto con el turismo, ya sea tradicional o médico, permiten que bacterias resistentes ya existentes o que se descubran en el futuro colonicen todo el planeta con facilidad, por muchas medidas preventivas que se apliquen a nivel local; por ello, los comportamientos de riesgo de un país pueden poner en peligro la eficacia y la disponibilidad de antibióticos a nivel mundial.

Preservar la eficacia de los agentes antimicrobianos

La resistencia a los agentes antimicrobianos comporta una amenaza sanitaria a nivel mundial: sus consecuencias, directas o indirectas, pueden perjudicar la salud humana y la sanidad animal.

En cuanto al sector de la sanidad animal, el uso de productos veterinarios, incluidos los agentes antimicrobianos, es fundamental por las siguientes razones: 

  • Garantizar la sanidad y el bienestar animal, teniendo en cuenta que las enfermedades de los animales pueden generar pérdidas de producción de hasta un 20%;
  • Contribuir a la seguridad alimentaria, ya que el aumento de la población mundial induce un aumento de las necesidades de proteína animal de calidad, que se encuentra, por ejemplo, en los huevos, la carne y la leche ;
  • Proteger la salud pública, puesto que más de un 60% de las enfermedades animales infecciosas son transmisibles al hombre.

Por todos estos motivos, los agentes antimicrobianos constituyen un Bien Público mundial, y preservar su eficacia deviene algo crucial.

Razonar y controlar el uso de los agentes antimicrobianos

La OIE recomienda políticas que permitan una red veterinaria mínima que sea suficiente para garantizar una vigilancia zoosanitaria eficaz que asegure la detección precoz de posibles epizootias (incluidas las zoonosis) y una reacción rápida para reducirlas hasta su lugar de origen. Este tipo de red permitiría, por otra parte, garantizar un nivel general de salud en los animales, lo cual facilitaría un uso responsable, adecuado y limitado de productos veterinarios como los antibióticos.

La OIE propone un uso responsable y prudente de los agentes antimicrobianos bajo la supervisión de veterinarios bien formados y que actúen según lo que establezcan los estatutos veterinarios. En este contexto, publica normas, directrices y recomendaciones internacionales destinadas a los Servicios Veterinarios de sus Países Miembros. 

Vigilar el uso de los agentes antimicrobianos en los animales

En muchos países, incluidos algunos desarrollados, es habitual que todo el mundo pueda acceder libremente a los antimicrobianos, ya sea de forma directa o indirecta y sin apenas restricciones en cuanto a las condiciones de importación, fabricación, distribución o uso de productos veterinarios, incluidos los agentes antimicrobianos. Así, estos productos circulan sin control como mercancías ordinarias y a menudo son adulterados.

Por otra parte, a día de hoy no existe ningún sistema armonizado de vigilancia del uso y de la circulación a nivel mundial de agentes antimicrobianos en los animales. La recopilación de estos datos permitirá a los países controlar mejor la calidad y la eficacia de los productos que se utilizan.  En este contexto, los Países Miembros han solicitado a la OIE que recopile los datos que faltan y que establezca una base de datos mundial para el seguimiento del uso de los agentes antimicrobianos en los animales. Esta base de datos, que terminará vinculándose al sistema mundial de información zoosanitaria de la OIE, el denominado WAHIS, facilitará el análisis y el control del origen de los medicamentos que se importen, mejorando así su trazabilidad por parte de los Países Miembros de la OIE.

Desarrollar tratamientos alternativos a los antibióticos 

La OIE apoya la investigación sobre las alternativas a los antibióticos (sobre todo las vacunas) y en este sentido es de destacar el Simposio Internacional que acogió en 2012 sobre este tema, organizado por la Alianza Internacional para la Normalización Biológica (IABS) y el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA).

Al principio