Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

67ª Sesión General anual del Comité Internacional de la Oficina Internacional de Epizootias

La sanidad animal en el mundo en 1998 y comienzos de 1999
la evolución de las epizootias y la distribución de los focos,

  • las enfermedades preocupantes,
  • la gestión de las emergencias zoosanitarias,
  • la resistencia de los ecto y endoparásitos
  • la nueva generación de vacunas veterinarias

La 67ª Sesión General anual del Comité Internacional de la Oficina Internacional de Epizootias, que tuvo lugar en París del 17 al 21 de mayo pasados, fue la ocasión de celebrar el 75º aniversario de esta organización internacional, que tiene su sede en París y vela por la salud animal en el mundo desde 1924.

Se estableció un balance de la evolución de las enfermedades y epizootias en el mundo, insistiendo en las enfermedades de la "Lista A", las más temidas por sus efectos en la salud animal y, a veces, la salud humana, así como por sus repercusiones en la economía mundial y el comercio internacional. La fiebre aftosa, la peste porcina clásica y la enfermedad de Newcastle fueron consideradas este año por los países afectados las más importantes para los Países Miembros de la OIE.

La gestión de las emergencias zoosanitarias es una preocupación esencial. La OIE podría contribuir a definir modelos de planes de emergencia, protocolos de trabajo y ejercicios prácticos in situ. Esos planes, más eficientes, permitirían intervenir con mayor prontitud y, por consiguiente, afrontar de manera apropiada las situaciones más delicadas.

Los 121 Jefes de los Servicios Veterinarios de los Países Miembros de la OIE y 3 observadores de Países o Territorios no miembros presentes en la Sesión General, así como los representantes de 12 Organizaciones intergubernamentales, entre ellas la FAO, la OMC y la OMS, también estudiaron las medidas que se podían tomar frente a los problemas de resistencia de los ecto y endoparásitos a los productos antiparasitarios.

Por último, el campo de aplicación de la nueva generación de vacunas producidas en los últimos diez años es particularmente prometedor, sobre todo para la prevención de la peste porcina clásica, la peste bovina, la influenza aviar, la herpesvirosis 1 de los bovinos y el síndrome disgenésico y respiratorio porcino.

Los invitados de honor
durante la ceremonia inaugural de la 67ª Sesión General

  • Argentina: Sr. Carlos Caserío, Subsecretario de Alimentación y de Mercado
  • Canadá: Sr. Ronald l. Doering, Presidente del Organismo Canadiense de Inspección Alimentaria
  • Lituania: Dr. Raimundas Duzinskas, Consejero principal del Presidente
  • Sudán: Dr. Adam Balouh Mohammed, Ministro de Estado, Ministerio Federal de Recursos Animales
  • Taipei China: Dr. Peng Tso-Kwei, Presidente del Consejo de Agricultura
  • Francia: Sr. Jean Glavany, Ministro de Agricultura y Pesca

Las enfermedades animales de la "Lista A", las más temidas por sus repercusiones en la economía mundial, el comercio internacional y, en casos como el de la fiebre del Valle del Rift, la salud humana, siguen afectando a los países en mayor o menor grado según los continentes y las especies.

Las epizootias o los focos según las especies en 1998 y comienzos de 1999

  • La fiebre del Valle del Rift en África oriental y occidental afectó a las personas y a los animales

La fiebre del Valle del Rift representó una verdadera amenaza en África oriental a comienzos de 1998, ya que afectó a unas 89 000 personas, se cobró más de 200 vidas humanas y provocó simultáneamente la pérdida de un 70% del ganado ovino y caprino y de un 20% a un 30% del ganado bovino y de los camélidos de la región. La catástrofe se debió al fenómeno "El Niño", que provocó las mayores inundaciones registradas en esta región de África desde 1961.

También a causa de las lluvias (pero no del fenómeno "El Niño"), en septiembre-octubre de 1998 se observaron en Mauritania casos de fiebre del Valle del Rift en seres humanos. Durante ese mismo período se registraron numerosos abortos de rumiantes en el país.

  • La fiebre aftosa presente en África, Asia y América del Sur continúa siendo una amenaza para todos los continentes

África, Asia y América del Sur afrontaron episodios de fiebre aftosa en 1998.

La fiebre aftosa es una enfermedad viral contagiosa, muy perjudicial para el ganado bovino y porcino por las importantes pérdidas económicas que puede ocasionar de manera directa (mortalidad, disminución brusca de la producción) e indirecta (sacrificios sanitarios o prohibición de las exportaciones). No está presente o ha sido controlada en Oceanía, América del Norte y América Central, así como en la mayoría de los países de Europa. En América del Sur está en vías de desaparición.

En África, Argelia, Marruecos y Túnez registraron una epizootia a principios de 1999. En África austral se señaló la presencia de la fiebre aftosa en Malaui, donde no había sido observada desde 1986, así como en el parque nacional Kruger de Sudáfrica (en la fauna salvaje).

En lo que respecta a Europa, la presencia de la nueva variante del virus de serotipo A, identificada en Irán en 1996, fue señalada en diciembre de 1997 en Turquía, en Anatolia oriental primero, y después en varias provincias de Anatolia central y occidental durante el primer semestre de 1998. Esta cepa circuló también en Armenia durante el verano de 1998. Una encuesta serológica organizada a comienzos de 1998 en Albania, en la ex-República Yugoslava de Macedonia y en la RFY (Serbia y Montenegro) no reveló ninguna actividad del virus de la fiebre aftosa en estos tres países.

En la mayoría de los países de Oriente Medio, la fiebre aftosa prevaleció de forma enzoótica. Israel señaló tres focos en el norte de su territorio a principios de 1999.

En Asia central se señalaron focos debidos al virus O en Kazajstán y Kirguistán en 1998. En la República Popular China la enfermedad afectó a dos distritos de la provincia de Yunnan. En Taipei China, donde se habían observado más de 6 000 focos en 1997, sólo se señalaron seis explotaciones infectadas en 1998 (cinco durante el primer semestre y una en diciembre). La enfermedad siguió manifestándose en 1998 en los países del sur y de sureste de Asia.

En América del Sur, la enfermedad fue erradicada o está en vías de serlo en varios países o zonas de países.

  • La peste bovina, un solo foco

La peste bovina, enfermedad viral que trae aparejado un índice de mortalidad muy alto en los rebaños afectados, se manifestó menos en 1998 que el año anterior. Rusia fue el único país que señaló la presencia de esta enfermedad en su territorio en 1998. Sólo se observó un foco, en la región del Amur. Las medidas tomadas contra el foco fueron suspendidas el 1 de octubre de 1998.

  • La perineumonía contagiosa bovina: una preocupación capital en el continente africano

En 1998, la perineumonía contagiosa bovina seguía siendo una preocupación capital en el continente africano, con excepción de África del Norte. La progresión de esta enfermedad hacia el sur es preocupante. En febrero de 1998 se detectaron bovinos portadores de anticuerpos específicos en la Provincia del Norte de Zambia; se vacunaron 15 000 bovinos en la zona fronteriza para impedir que la enfermedad continuara extendiéndose.

Europa avanza en la vía de la erradicación total: en Portugal se señalaron solamente 5 focos en 1998 (64 en 1997).

  • La estomatitis vesicular afecta sobre todo a los caballos en América del Norte y del Sur

Como los años anteriores, la estomatitis vesicular se diagnosticó solamente en las Américas. Una epizootia debida al serotipo Indiana fue señalada entre mayo y diciembre de 1998 por los Estados Unidos de América; la última explotación afectada salió de cuarentena el 22 de enero de 1999. La enfermedad afectó sobre todo a los équidos. En América del Sur, Colombia fue el país con mayor incidencia de la enfermedad. En Brasil, donde no se había registrado ningún episodio de la enfermedad desde septiembre de 1996, se señalaron focos en cuatro Estados (Mato Grosso, Minas Gerais, Paraná y Santa Catarina).

  • La peste equina en Eritrea y Etiopía

Contrariamente al año anterior, en 1998 se señalaron focos en Eritrea. En Etiopía, la incidencia de la enfermedad aumentó considerablemente (110 focos en 1998, 30 en 1997). En Sudáfrica la peste equina se manifestó en marzo de 1999 en la zona de vigilancia de la enfermedad que linda con la zona libre de ella.

  • La peste porcina africana: un foco importante en Madagascar

La peste porcina africana, que había recrudecido de manera notable en todo el mundo durante los años anteriores, se manifestó poco en 1998. Se señalaron algunos focos en África: un foco solamente en Senegal y en Togo, y 16 en Benin (104 el año anterior).

En Madagascar la enfermedad se manifestó en junio de 1998 y causó la muerte de más de 107 000 cerdos.

En Europa, la isla italiana de Cerdeña es el único lugar en el que persiste la infección.

  • La peste porcina clásica: aún no se ha controlado la epizootia

La peste porcina clásica, que había recrudecido de manera notable en todo el mundo durante los años anteriores, siguió manifestándose en 1998.

En Europa, cinco focos observados durante el primer trimestre de 1998 en los Países Bajos fueron rápidamente controlados, y el país pudo declararse nuevamente libre de la enfermedad en septiembre de 1998. En España se declararon 21 focos entre enero y julio de 1998 y la enfermedad afectó a otras dos provincias (Zaragoza y Sevilla); el país se declaró nuevamente libre de la enfermedad en enero de 1999. En Italia se señalaron 16 focos en la isla de Cerdeña y uno en la región de Emilia-Romaña; también se detectaron anticuerpos específicos en jabalíes de la región de Lombardía, especialmente en una zona cercana de la frontera con Suiza. En Suiza, donde no se había señalado la peste porcina clásica desde diciembre de 1993, se detectaron casos de jabalíes salvajes afectados en el cantón del Tesino, entre mayo y diciembre de 1998. En Alemania la enfermedad se manifestó en varios Länder, en los cuales se sacrificaron unos 75 000 cerdos y se destruyeron sus cadáveres de. En este último país y en la República Checa también se detectó la enfermedad en jabalíes.

En América del Sur, Argentina señaló siete focos de peste porcina clásica (foco anterior: abril de 1995). El país lanzó un programa nacional de control sanitario. En la República Dominicana se declararon 232 focos y se lanzó un programa nacional de vacunación.

En México, en cambio, el número de focos disminuyó. Cuba permaneció libre de la enfermedad, después de haber registrado 257 focos en 1996 y 7 en 1997. Chile se declaró libre de peste porcina clásica en abril de 1998 y Costa Rica en agosto.

  • La lengua azul: varios focos menores

En África, Kenia señaló casos de lengua azul a principios de 1998, también en relación con las abundantes lluvias debidas al fenómeno "El Niño".  

En Canadá se observó una incursión del virus en el valle de Okanagan (provincia de Colombia Británica) durante el segundo semestre, pero no tuvo ninguna repercusión en la salud de los rumiantes del valle.

La lengua azul se manifestó en Grecia en noviembre y diciembre de 1998, en las islas de Cos, Rodas y Samos.

  • La viruela ovina

Esta enfermedad que afecta a los pequeños rumiantes está presente en numerosos países de África, Oriente Medio y Asia. Gracias a las campañas de vacunación no se señaló ningún foco en Marruecos y la incidencia de la enfermedad disminuyó en Argelia y Túnez. En Grecia, donde se aplica solamente la política del sacrificio sanitario, la enfermedad también experimentó una regresión en 1998 y estuvo circunscrita a la zona más oriental del país (7 focos solamente, en comparación con 52 en 1997).

  • La enfermedad de Newcastle: focos en varios continentes

En Europa, la enfermedad fue señalada en Dinamarca (en dos criaderos industriales de pavos, en febrero de 1998). Otros países europeos señalaron la enfermedad en criaderos de palomas, aves de corral o aves ornamentales pertenecientes a aficionados.

En América, la enfermedad afectó a gallos de pelea del Estado de California (Estados Unidos de América) en junio de 1998. En Venezuela, la enfermedad se manifestó en un criadero que contenía cerca de 100 000 pollos de engorde (último foco: 1993).

En Australia, donde la enfermedad de Newcastle había sido erradicada en 1932, tres explotaciones fueron afectadas en agosto de 1998, en el Estado de Nueva Gales del Sur. A comienzos de 1999 se señalaron otros focos. La cepa viral responsable de estos focos era probablemente el producto de una mutación de una cepa lentógena que es enzoótica en Australia.

En África, Botsuana, que no había señalado más que un foco de enfermedad de Newcastle en 1997, diagnosticó varios en 1998. En Etiopía se observaron 14 focos (foco anterior: diciembre de 1996).

  • Algunos focos de influenza aviar altamente patógena

En Italia, el episodio de influenza aviar altamente patógena observado entre noviembre de 1997 y enero de 1998 se debió probablemente a aves de paso. El país se declaró nuevamente libre de la enfermedad en agosto de 1998.

Aparte de Italia, Pakistán fue el único país que señaló la presencia de la enfermedad en su territorio.

El episodio de influenza aviar altamente patógena que se produjo a finales de 1997 en Australia no tuvo ninguna consecuencia, por lo que el país se declaró nuevamente libre de la enfermedad en junio de 1998.

  • Enfermedad debida al virus Nipah en Malasia peninsular

En Malasia peninsular se declaró recientemente una nueva zoonosis. Por sus signos clínicos frecuentemente mortales en el ser humano fue confundida en un principio con la encefalitis japonesa. Se aisló el virus responsable gracias a investigaciones realizadas conjuntamente por científicos malayos y estadounidenses. Se logró relacionar la enfermedad en el ser humano con la presencia de la infección en los cerdos. En las cuatro zonas afectadas se adoptaron medidas para alejar a la población a fin de limitar la contaminación humana, y se procedió al sacrificio sanitario y la destrucción de más de 900.000 cerdos. Prosiguen los programas de investigación y vigilancia, en particular para determinar el reservorio del virus.

La gestión de las emergencias zoosanitarias

La gestión del riesgo sanitario es una preocupación esencial en todo el mundo. El análisis de las respuestas a un cuestionario enviado a todos los Países Miembros de la OIE indica que muchos de ellos deben hacer frente a emergencias. Por otra parte, la intensificación del comercio internacional de animales y el aumento del tránsito de pasajeros hacen correr a los países libres de determinadas enfermedades grandes riesgos de contraer enfermedades procedentes de regiones infectadas.

La OIE podría, en colaboración con otras organizaciones internacionales, contribuir a armonizar la gestión de las emergencias zoosanitarias a nivel mundial, es decir definir modelos de planes de emergencia, protocolos de trabajo y ejercicios prácticos in situ. Se establecerían normas de gestión de los planes para poder intervenir con eficacia y rapidez. Los objetivos serían los siguientes:

  • iniciar la elaboración de normas para los planes de emergencia y los ejercicios prácticos,
  • contribuir a optimizar un sistema internacional de alerta y vigilancia de las enfermedades animales,
  • proponer definiciones precisas de las actividades veterinarias que deben llevarse a cabo durante una emergencia zoosanitaria,
  • describir los requisitos mínimos de los sistemas de identificación e información y contribuir a su adaptación teniendo en cuenta las situaciones locales específicas.

La resistencia de los ecto y endoparásitos a los tratamientos preventivos y curativos

La OIE realizó una encuesta para determinar la importancia que tiene a nivel mundial el problema de la resistencia de los ecto y endoparásitos a las moléculas químicas más comúnmente utilizadas y proponer soluciones para prevenir o atajar ese fenómeno.

Según las respuestas de 77 Países Miembros, los ecto y endoparásitos que tienen mayor impacto en la producción son también los que presentan mayor distribución mundial del fenómeno de resistencia. El 55 % de los países que respondieron al cuestionario señaló resistencia a los antiparasitarios en por lo menos un grupo de parásitos comprendidos en el estudio. El 86 % indicó resistencia a los antihelmínticos, el 50 % a los garrapaticidas, el 31 % a los insecticidas (dípteros de importancia veterinaria), el 19 % a los sarnífugos y el 10 % a los piojicidas. El 24 % de los países tiene más de 3 grupos de parásitos resistentes (3 a 5) y el 22 % ha observado el fenómeno de resistencia en los dos grupos de parásitos considerados de mayor impacto económico.

El riesgo de desarrollar resistencia en especies a las que no se destinan las medidas de control a través de la utilización indiscriminada de antiparasitarios de amplio espectro fue discutido por los Países Miembros.

A pesar de la difusión que se ha dado al fenómeno de resistencia en esta última década, el enfoque para su prevención y control apenas ha cambiado. Es imperativo involucrar a todas las partes interesadas, gobiernos, industria farmacéutica, organizaciones privadas e internacionales, en la elaboración de un programa sustentable y económicamente eficiente de lucha contra las enfermedades parasitarias que tenga en cuenta la resistencia a los antiparasitarios.

Una nueva generación de vacunas para combatir las enfermedades animales

En la última década se han producido varias vacunas con técnicas de ingeniería genética. Las primeras se utilizaron para proteger a los cerdos conra la enfermedad de Aujeszky. Los mismos principios han sido aplicados después para la elaboración de vacunas contra la rinotraqueítis infecciosa bovina o contra la peste porcina clásica. Se han utilizado vacunas recombinantes para proteger a las especies aviares contra la enfermedad de Newcastle y la influenza aviar, y también se ha empleado una vacuna recombinante para vacunar a los animales salvajes contra la rabia por vía oral.

El campo de aplicación de estas vacunas podría extenderse, en particular a la peste porcina clásica, la peste bovina, la influenza aviar y el síndrome disgenésico y respiratorio porcino. En efecto, la ventaja de muchas de estas vacunas es que permiten distinguir a los animales infectados de los animales vacunados.

Este año se adoptaron una vez más decisiones importantes que contribuyen a mejorar las recomendaciones de la OIE en lo relativo a las condiciones sanitarias aplicables al comercio internacional de animales y productos de origen animal. Se mejoró entre otros el capítulo sobre la encefalopatía espongiforme bovina, en el que se resolvieron numerosos puntos pendientes de estudio. Se definieron las condiciones que debe reunir un país para ser reconocido libre de la enfermedad, lo que permitirá en adelante a la OIE elaborar un procedimiento y directrices que posibiliten ese reconocimiento a nivel internacional. Se someterán a la aprobación del Comité Internacional en mayo del año 2000 propuestas al respecto.

La OIE prepara su plan de acción para el período 2000-2004:

Se propondrá al Comité Internacional un Plan de Acción Estratégica, que se elaborará en estrecha consulta con todos los Países Miembros de la OIE. En el Plan se especificará la función que aspira a desempeñar la OIE en el ámbito de la sanidad animal, la salud pública y la protección de los consumidores.

Contact : Maria Zampaglione

Al principio