Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

LA PESTA PORCINA CLASICA: UNA AMENAZA PERMANENTE

La Oficina Internacional de Epizootias organizó un Simposio sobre la peste porcina clásica en Birmingham (Reino Unido) del 9 al 10 de julio de 1998, con la participación científica y financiera de la Comisión Europea (DG VI) y de la Confederación Mundial de la Industria de la Sanidad Animal (COMISA). El Simposio se celebró a continuación del 15° Congreso Internacional de la Sociedad Veterinaria Porcina.

La peste porcina clásica es una importante enfermedad viral contagiosa de los cerdos, cuya presencia ocasiona serias consecuencias en la productividad. Las medidas de cuarentena nacionales e internacionales necesarias para detener la propagación de la enfermedad limitan considerablemente los desplazamientos de los cerdos y el comercio de la carne y de los subproductos porcinos.

A pesar de las acciones emprendidas por numerosas autoridades veterinarias oficiales para erradicar la enfermedad y eliminar el virus de las piaras nacionales, la enfermedad sigue abarcando varias regiones y teniendo importantes repercusiones económicas en numerosos países de Asia, Europa y Latinoamérica. La reciente reaparición de la peste porcina clásica en Europa central y occidental ha tenido consecuencias económicas graves en la cría de cerdos y ha puesto de manifiesto los problemas relativos a las estrategias de prevención y de lucha contra la enfermedad.

A pesar de que la erradicación de la enfermedad y el mantenimiento del estatus de país o de zona libre de la enfermedad sin vacunación son posibles -varios países lo han conseguido-, las medidas de profilaxia siguen siendo difíciles de aplicar en las zonas donde las poblaciones porcinas son muy densas y en los criaderos industriales. Pero los últimos adelantos en materia de diagnóstico y de vacunación ofrecen nuevas perspectivas.

La OIE organizó este Simposio para que se dispusiera de un foro internacional donde tratar tan importantes problemas. Los temas discutidos en las distintas sesiones incluyeron las repercusiones comerciales y económicas de la peste porcina clásica, las estrategias de profilaxia y de erradicación en las distintas regiones del mundo y la aplicación de la biología molecular a la epidemiología y al control de la enfermedad. Especialistas de distintas disciplinas, que ejercen diferentes responsabilidades relacionadas con esta enfermedad en todas las regiones del mundo, presentaron numerosas ponencias. 

Los participantes juzgaron que la actualización de la legislación relativa a la prevención y la lucha contra la enfermedades es fundamental. También estimaron que se debe incrementar la información dirigida al público en general sobre los riesgos que entraña la alimentación de los cerdos con desechos crudos. Además, en caso de epidemia grave, los países que normalmente prohiben la vacunación podrían estudiar las ventajas de la utilización de emergencia de las nuevas vacunas que permiten diferenciar las reacciones serológicas postvaccinales y postinfecciosas. Los resultados de los estudios que se están efectuando actualmente en los establecimientos de cría porcina industrial y en los jabalíes -cuyo número aumenta en numerosas zonas geográficas- deberían facilitar la lucha contra esta importante enfermedad.

En el Simposio participaron 250 personas, representantes de los Servicios Veterinarios oficiales, de institutos de investigación científica y de los sectores comercial e industrial de distintos países de Africa, América, Europa, Asia, Extremo Oriente y Oceanía.

La OIE, organización mundial de sanidad animal, creada en 1924, tiene su sede en París. Reúne a 151 países, cuyos Delegados componen el "Comité Internacional", que se basa en los trabajos de sus Comisiones Especializadas y de sus Comisiones Regionales. Su misión consiste en informar y asesorar a los Servicios Veterinarios de los Países Miembros, para contribuir a erradicar las enfermedades animales más peligrosas para los animales y los seres humanos, así como en establecer las normas sanitarias que deben aplicarse en los intercambios internacionales de animales y productos de origen animal.

Contact : Maria Zampaglione

Al principio