Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

SITUACIÓN ACTUAL DE LAS ENFERMEDADES DE LOS ANIMALES SALVAJES

Como todos los años, el Grupo de Trabajo de la Oficina Internacional de Epizootias acaba de presentar su informe sobre las enfermedades de la fauna salvaje señaladas en el mundo a lo largo de los doce últimos meses.

De las afecciones importantes observadas durante este período cabe señalar:

Entre las enfermedades eventualmente transmisibles al hombre:

  • En 1997 se llevaron a cabo estudios detenidos para explicar la presencia de la bacteria Escherichia coli 0157H7 en productos preparados con carne seca de corzos americanos. Estudios realizados en Estados Unidos de América confirmaron que era posible encontrar este colibacilo, que representa especial peligro para el hombre, en el intestino o las heces de corzos sanos. Sin embargo, no se logró aislar la bacteria en los músculos de los animales portadores. Si los resultados de este primer estudio fueran generalizables, significarían que la contaminación de la carne se produce en el momento de la preparación de los animales cazados en el terreno y que una manipulación higiénica de los cadáveres permitiría evitarla.

  • En los Estados Unidos de América también se identificó, en wapitíes criados en cautividad en Dakota y Nebraska, el síndrome de la caquexia crónica de los cérvidos (una encefalopatía espongiforme). Ambos Estados están lejos de un foco conocido de esta afección, localizado en la frontera entre Colorado y Wyoming y que afecta a animales salvajes. El origen de estos nuevos casos parece estar relacionado con una estancia de los animales afectados en ranchos situados fuera de los dos primeros Estados, donde ya había sido señalada la presencia de la enfermedad.

  • Durante el invierno de 1997/1998, se diagnosticó una enfermedad nueva que provoca síntomas nerviosos en siete gamuzas e íbices del Valle de Bagnes, Cantón de Valais, en Suiza. Los estudios realizados en laboratorio permitieron evocar la posibilidad de una arbovirosis: la meningoencefalitis por garrapata. Hasta entonces, no se había mencionado nunca la presencia del virus en la región.

  • En Europa, el Echinococcus multilocularis, otra afección que representa una amenaza grave para la salud humana, parece tener una área de distribución más extensa de lo que se pensaba. El hecho de haber encontrado el parásito en zonas donde nunca se había sido identificado indica una extensión de su área de distribución o un cambio de las actividades humanas que favorece su transmisión del zorro al hombre.

  • La tuberculosis sigue siendo un problema capital para los búfalos y antílopes cudúes del Parque Kruger (Sudáfrica), así como para los leones que comen los cadáveres de estos últimos.

  • Se señalaron casos de rabia en murciélagos frugívoros (Rousettus aegyptiacus) comercializados en Europa. Ciertos animales parecen ser portadores silenciosos del virus rábico, lo cual supone un peligro para las personas que los crían.

  • Por último, ciertas hipótesis, actualmente en estudio, relacionan la explosión de poblaciones de insectos hematófagos con el fenómeno climático "El Niño". Una gran epidemia de fiebre del Valle del Rift, que afectó a personas y a ganado en África oriental, puede haberse debido a esa explosión. El alto índice de mortalidad de ungulados salvajes, en particular de gacelas gerenuk y pequeños cudúes, observado en Kenya, podría estar relacionado con esta epidemia.

Entre las enfermedades graves que afectan únicamente a los animales:

Se señalaron al Grupo de Trabajo varias afecciones importantes que pueden afectar a animales salvajes o domésticos:

  • En Francia, ocho perros que habían participado en cazas de jabalíes murieron contaminados por el virus de la enfermedad de Aujeszky el invierno pasado. Ya se habían señalado casos similares en ocasiones anteriores, tanto en Europa como en los Estados Unidos de América, pero nunca tan numerosos ni en un período de tiempo tan breve.

  • El descubrimiento de la introducción de garrapatas de la especie Amblyomma marmoreum en el Estado de Florida, a raíz de la importación de tortugas de las islas Seychelles, suscitó gran inquietud. Esta garrapata es el presunto reservorio de la cowdriosis, una enfermedad exótica, desconocida en los Estados Unidos de América, pero introducida en el Caribe. Una encuesta realizada con motivo del suceso reveló que en los Estados Unidos de América se introducían todos los años cientos de miles de reptiles, de los cuales cerca de una tercera parte estaba infectada por garrapatas. Aunque el comercio internacional de reptiles está sujeto a reglamentación, no existen medidas de cuarentena para estos animales. Se están estudiando actualmente varios proyectos de reglamentación.

  • En Mauritania, aproximadamente dos tercios de la última colonia conocida de focas fraile murieron repentinamente entre mayo y julio de 1997. Dicha colonia representaba, por sí sola, la mitad de los supervientes de la especie, que vive en las playas y grutas submarinas del Mediterráneo. Se han formulado varias hipótesis sobre la etiología de esta enfermedad nueva: podría tratarse de una toxina contenida en un alga marina o de un morbilivirus semejante al que se identificó anteriormente en los delfines.

  • En Sudáfrica, y también ahora en Zimbabue, siguen sin dilucidarse las causas del síndrome de la trompa fláccida de los elefantes machos adultos. Se pusieron collares emisores a dos elefantes enfermos para poder observar mejor la evolución clínica del síndrome.

  • El botulismo sigue causando la muerte de numerosas aves acuáticas silvestres en los Estados Unidos de América (cerca de un millón de muertes), Canadá y Europa meridional.

Otros datos sobre la salud de los animales salvajes:

  • El agente infeccioso que provoca la queratoconjuntivitis en gamuzas e íbices ha sido identificado. Se trata de Mycoplasma conjunctivae, una bacteria que también infecta a los ovinos. Aparentemente, estos últimos propagan la enfermedad en la montaña durante la trashumancia y contaminan a los animales salvajes por intermedio de las moscas. Se propuso, por consiguiente, vacunar a los rebaños domésticos antes de que suban a los pastos de montaña para proteger a la fauna salvaje.

  • También se han estudiado las condiciones de vacunación de los animales salvajes, tanto libres como cautivos, en el caso de especies tan distintas como el elefante de Asia, en la India y el Nepal, o el conejo de monte en Europa meridional. En todos los casos, se recomienda realizar investigaciones para comprobar la eficacia de los protocolos previstos, así como la inocuidad de las vacunas para las otras especies y para el medio ambiente.

  • El papel que desempeñan los animales salvajes (sobre todo los migratorios) en la conservación o la diseminación de los agentes patógenos debe ser estudiado con sumo detenimiento, dadas sus consecuencias para la salud de los animales domésticos. A efectos del comercio internacional, convendría establecer una distinción entre las enfermedades estrictamente limitadas a las especies salvajes que viven en libertad y las que pueden contaminar a los animales de cría.

La OIE, organización mundial de sanidad animal, creada en 1924, tiene su sede en París. Reúne a 151 países, cuyos Delegados componen el "Comité Internacional", que se basa en los trabajos de sus Comisiones Especializadas y de sus Comisiones Regionales. Su misión consiste en informar y asesorar a los Servicios Veterinarios de los Países Miembros, para contribuir a erradicar las enfermedades animales más peligrosas para los animales y los seres humanos, así como en establecer las normas sanitarias que deben aplicarse en los intercambios internacionales de animales y productos de origen animal.

 

Contact : Maria Zampaglione

Al principio