Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

TRES PRIORIDADES PARA LOS 50 PAÍSES MIEMBROS DE LA OFICINA INTERNACIONAL DE EPIZOOTIAS EN EUROPA: VIGILANCIA DE LA ANTIBIORESISTENCIA Y LUCHA CONTRA LA PESTE PORCINA CLÁSICA
Y LA FIEBRE AFTOSA

La 18a Conferencia de la Comisión Regional para Europa de la Oficina Internacional de Epizootias (OIE) se celebró en Praga (República Checa) del 22 al 25 de septiembre de 1998.

Con motivo de esta Conferencia, a la cual fueron invitados los jefes de Servicios Veterinarios de 50 países de Europa, se hizo un balance completo de la situación zoosanitaria en la región.

Las enfermedades animales más preocupantes siguen siendo:

  • la peste porcina clásica, que afecta a varios países europeos con consecuencias económicas muy graves,
  • la encefalopatía espongiforme bovina, motivo de inquietud para la salud pública y la seguridad de los intercambios internacionales,
  • la rabia de los animales salvajes, que es un problema grave en Europa del Este,
  • la fiebre aftosa, que sigue representando una amenaza importante en los Balcanes y el Cáucaso.

* * *

Durante esta 18a Conferencia, tres temas fueron objeto de especial atención:

  • El papel del comercio internacional de animales y productos de origen animal y de alimentos para el ganado en la transmisibilidad de la antibioresistencia y métodos para controlar la propagación de los factores de resistencia de los agentes infecciosos.

    Los resultados de una encuesta efectuada por el Centro Colaborador de la OIE para los medicamentos veterinarios revelan diferencias considerables (e incluso carencias graves) en materia de vigilancia de la antibioresistencia de los agentes infecciosos aislados en animales. En vista de ello, la Comisión Regional de la OIE para Europa recomienda una intensificación de la vigilancia por parte de sus Países Miembros y la creación de un grupo especializado de la OIE que presente propuestas para armonizar los métodos de vigilancia y normalizar los criterios de determinación de la antibioresistencia.

  • Estrategias de lucha contra la peste porcina clásica, incluida la utilización de vacunas modernas.

    La peste porcina clásica sigue preocupando seriamente a todos los países de Europa. Dos puntos particularmente importantes fueron objeto de debate en Praga, a saber: el papel que pueden desempeñar los jabalíes en la propagación o la subsistencia de la enfermedad y el avance que supondría autorizar la comercialización de nuevas vacunas dotadas de un marcador serológico para protegerse contra la enfermedad sin obstaculizar los intercambios internacionales. La Comisión pidió a sus Países Miembros que incluyeran estos dos elementos en sus programas de lucha y que modificaran eventualmente sus reglamentaciones para facilitar la aplicación de dichos programas.

  • Lucha contra la fiebre aftosa

    Los participantes de la 18a Conferencia recomendaron la creación de un grupo compuesto por representantes de la Oficina Internacional de Epizootias, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y de la Comisión Europea. Dicho grupo tripartito OIE/FAO/CE deberá proponer, en estrecha colaboración con los países de la Comunidad de Estados Independientes, un programa completo de lucha contra la fiebre aftosa en los países amenazados por el avance de la enfermedad.

* * *

La Conferencia de Praga demuestra, una vez más, que las Conferencias Regionales de la OIE para Europa son un lugar privilegiado de reunión de los jefes de Servicios Veterinarios de todo el continente y permiten, sobre todo, un diálogo fructífero entre los Estados miembros de la Unión Europea y los países de Europa, contribuyendo con ello a aumentar los intercambios y las transferencias de tecnología, indispensables para el desarrollo de la producción animal.

Estas Conferencias revelan una voluntad común de armonizar los métodos de vigilancia y de lucha contra las epizootias para proteger la salud de los animales sin poner nunca en peligro la salud pública.

PARÍS, 25 de septiembre de 1998

Contact : Maria Zampaglione

Al principio