Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Conferencia interministerial sobre la influenza aviar

Sharm El-Sheikh, 25-26 de octubre de 2008

Alocución inaugural del Dr. Bernard Vallat

Director General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE)

Excelentísimo Primer Ministro de Egipto,

Excelentísimos ministros de Salud y de Agricultura, en representación del Gobierno de Egipto,

Excelentísimos ministros de los países participantes,

Estimados colegas de organizaciones internacionales y regionales y de delegaciones nacionales,

Honorables asistentes:

En nombre de los Miembros de la OIE, permítanme expresar mi más caluroso agradecimiento al Gobierno de Egipto por haber organizado esta conferencia en la hermosa ciudad de Sharm El-Sheikh y a todos los organizadores por haber invitado a ella a la OIE.

He representado personalmente a la OIE en todas las conferencias mundiales celebradas desde el inicio de la crisis de la influenza aviar, primero en Ginebra y después en Beijing, Viena, Bamako y Nueva Delhi, y quisiera recalcar la gran importancia que han tenido esos encuentros para que todas las organizaciones internacionales y sus Países Miembros pudieran obrar de concierto y sin fisuras a la hora de prevenir y gestionar la grave amenaza que a escala mundial representa la influenza aviar por la cepa H5N1 y para que esa labor contara con los recursos necesarios gracias al muy generoso compromiso y apoyo de un número inigualado de donantes.

Esas conferencias sirvieron para poner de relieve la eficacia de la cooperación entre el Banco Mundial, la OMS, la FAO, la OIE, el UNICEF, la UNSIC (Coordinación del sistema de las Naciones Unidas para la Gripe Aviar) y otras instancias. Estoy seguro de que esta conferencia demostrará que nuestras estrategias y programas, centrados en el buen gobierno y en la vigilancia de las explotaciones, iban en la dirección correcta, y que ahora todos los países del mundo empiezan a contar con servicios veterinarios más capaces gracias a las evaluaciones independientes de la OIE.

Nuestros debates pondrán asimismo de manifiesto que casi todos los países están ahora en condiciones de detectar con prontitud nuevos brotes en aves de corral y de responder a ellos con rapidez, evitando así que la enfermedad se propague, a diferencia de lo que ocurría al principio de la crisis. Estas políticas han servido para mantener la producción avícola, en un contexto en que la seguridad del suministro alimentario se está convirtiendo también en un problema mundial, y para evitar más casos de contagio humano, pues ahora sabemos que no hay ninguno allí donde el virus no está presente en los animales.

Esta conferencia dejará también patente que todas las inversiones horizontales realizadas para controlar la influenza aviar en los animales y preparar a los países para una posible pandemia humana resultan muy útiles de cara a la prevención y el control de otros patógenos susceptibles de causar panzootias y pandemias, cada vez más numerosos en la coyuntura actual, marcada por la mundialización de la circulación de bienes y personas y por el cambio climático. De ahí la necesidad de consolidar el trabajo que venimos realizando, sin pretender inventar la rueda de nuevo.

Por otra parte, el virus de la influenza aviar sigue circulando entre las aves de corral de varios países, comprendido Egipto, y es preciso que movilicemos a la comunidad internacional para lograr la erradicación mundial de la cepa asiática del H5N1 en los animales domésticos, una vez cumplido ya ese objetivo en el territorio de la gran mayoría de los países.

Conocemos las soluciones técnicas que hay que aplicar en los países donde el virus se volvio endemico: la vacunación masiva de las aves de corral a fin de minimizar la carga viral, seguida de la aplicación de estrategias de abandono de las vacunaciones basadas en la detección precoz de los brotes, una rápida respuesta a ellos, el sacrificio sanitario de los animales infectados y la indemnización a los propietarios, sobre todo a los que carecen de recursos.

Tal estrategia, sin embargo, no puede tener éxito sin la presencia de servicios veterinarios eficaces, que colaboren estrechamente con los propietarios de aves de corral.

Por esta razón pensamos que todo programa encaminado a la erradicación final del virus H5N1 en las aves de corral debe acompañarse de incentivos para mejorar la producción avícola y la lucha contra otras enfermedades aviares a la escala de los pequeños propietarios, y que la comunidad internacional debe prestar apoyo a semejante programa, centrándose principalmente en los pocos países donde la infección tiene carácter endémico.

Acabaré mi intervención recordando un aspecto algo olvidado de la preparación para una pandemia humana. Si ésta llegara a producirse, podríamos encontrarnos con que las personas infectadas reintrodujeran la cepa pandémica en poblaciones animales.

Esas infecciones cruzadas complicarían la erradicación de la enfermedad tanto en humanos como en animales, razón de más para estrechar la cooperación entre los servicios médicos y los veterinarios.

En tales circunstancias, será esencial efectuar un seguimiento permanente de la situación en el hombre y los animales. Paralelamente habrá que aplicar los mecanismos existentes ya aprobados por los países y establecidos en el RSI 2005 (en el caso de las personas) y en el WAHIS de la OIE (por lo que respecta a los animales), junto con el GLEWS, que es el mecanismo común de información sanitaria de la OMS, la OIE y la FAO.

Necesitamos el consenso en torno a todos estos elementos, y estoy seguro de que la Conferencia de Sharm El-Sheik será fundamental para avanzar en esta dirección.

Agradezco a todos su atención, y les deseo una fructífera conferencia.

Al principio