Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Un objetivo común para los 50 Países Miembros de la Oficina Internacional de Epizootias en Europa: limitar el impacto económico de las enfermedades animales

La 19a Conferencia de la Comisión Regional para Europa de la Oficina Internacional de Epizootias (OIE) se celebró en Ma'ale Hachamisha, Jerusalén (Israel) del 19 al 22 de septiembre de 2000.

Con motivo de esta Conferencia, a la que fueron invitados los jefes de los Servicios Veterinarios de 50 países de Europa, se hizo el balance completo de la situación zoosanitaria en esta región, en la cual las enfermedades animales más preocupantes siguen siendo la fiebre aftosa en rumiantes, la peste porcina clásica en suidos domésticos y salvajes, la encefalopatía espongiforme bovina, la influenza aviar altamente patógena y la enfermedad de Newcastle en aves de corral, y la rabia en animales domésticos y salvajes (véase el Appendix 1).

Durante la Conferencia, otros dos temas fueron objeto de especial atención:

1. La epidemiología y el impacto económico de la enfermedad vesicular porcina

La enfermedad vesicular porcina es una virosis contagiosa de los cerdos que figura en la Lista A de enfermedades de la OIE. Esta enfermedad se propaga por contacto directo entre cerdos, por contacto con materias fecales contaminadas o por ingestión de residuos de alimentos. La resistencia del virus a los procedimientos de inactivación puede dar lugar a la reaparición de la enfermedad, como ocurrió en los Países Bajos en 1992 y en otros países europeos después. La enfermedad sigue presente en Italia, especialmente de manera enzoótica en el sur del país. Las pérdidas directas debidas a esta enfermedad (pérdida de peso, mortalidad de lechones) no son muy importantes. En cambio, por el costo que supone su vigilancia y su control, las consecuencias económicas indirectas de un foco de enfermedad vesicular porcina son efectivamente serias para la industria porcina. La vigilancia y el control tienen por principal objetivo evitar cualquier confusión posible entre esta enfermedad y la fiebre aftosa, la cual también figura en la Lista A y es universalmente temida por todos los ganaderos.

Los Países Miembros de la Comisión debatieron a fondo sobre la necesidad de que se mantuviera o no la enfermedad vesicular porcina en la Lista A de la OIE y propusieron que se mantuviera en dicha lista hasta que la OIE lleve a cabo un estudio general sobre los principios de clasificación de las enfermedades animales.

2. El impacto de las enfermedades animales en la producción ganadera

En muchos países europeos, las enfermedades más importantes desde el punto de vista económico no son necesariamente las de las Listas A y B de la OIE sino a veces otras enfermedades de carácter enzoótico. Los países europeos se muestran muy activos en la lucha contra esas enfermedades, a pesar de diferencias regionales en cuanto a los tipos de acciones emprendidas y a la importancia relativa concedida a las distintas especies animales. Las acciones actuales consisten fundamentalmente en generalizar la declaración obligatoria de las enfermedades, la inspección de los mataderos y la detección en laboratorio y, en algunos países, los veterinarios oficiales desempeñan un papel primordial en la aplicación de programas de vacunación específicos.

Los distintos niveles de control aplicados a estas enfermedades enzoóticas tienen repercusiones en el comercio internacional. Las diferencias en materia de prevención y de situación sanitaria pueden por lo tanto ser capitales en caso de solicitud de adhesión de nuevos Estados a la Unión Europea.

La elección de Israel para la celebración de esta 19ª Conferencia de la Comisión Regional de la OIE tiene un valor simbólico: manifiesta el deseo de un acercamiento entre Europa y otras regiones del mundo e ilustra la importancia de la solidaridad internacional entre todos los Países Miembros de la OIE para combatir posibles riesgos sanitarios asociados a la globalización del comercio mundial de animales y productos de origen animal.

Las Recomendaciones formuladas al término de esta Conferencia deberían reforzar esa solidaridad y contribuir a la adopción de medidas concretas para luchar contra las enfermedades animales y proteger la salud pública, tanto en Europa como en el resto del mundo (véase el sitio Web de la OIE).

La 20a Conferencia Regional de la OIE para Europa se celebrará en Finlandia, en septiembre de 2002.

Al principio