Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Cepa de gripe aviar en Nigeria conocida por los científicos

París, Francia 13 de agosto de 2008: En el marco de la vigilancia de rutina para la influenza aviar altamente patógena en aves de corral en Nigeria, se detectaron dos casos positivos para el virus H5N1 un pollo y un pato muestreados en junio y julio de 2008 en los mercados de aves vivas de Gombe y Kebbi, respectivamente. Es el primer hallazgo positivo de la enfermedad en Nigeria desde el último caso notificado en enero de 2008. La autoridad veterinaria de Nigeria señaló inmediatamente el nuevo foco a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) el 24 de julio de 2008.

Se inició una investigación epidemiológica y se enviaron muestras al laboratorio de referencia de la OIE/FAO, Istituto Zooprofilattico Sperimentale delle Venezie en Padua, Italia, para una investigación exhaustiva. Este laboratorio forma parte de OFFLU, la red mundial de laboratorios OIE/FAO para la influenza aviar.

Las pruebas de laboratorio confirmaron que el virus de Gombe es muy similar al virus aislado en aves salvajes en Europa Central (Rumania y República Checa) en 2007. Es la primera vez que se detecta esta cepa en el continente africano y aún no se ha aclarado cómo se ha introducido este sublinaje específico del virus en África.

El laboratorio de Padua prosigue investigaciones adicionales sobre otros aislados virales de los Estados de Kebbi, Kano y Katsina en Nigeria.

“Este hallazgo apoya el consenso científico de que las infecciones de influenza aviar causadas por virus del subtipo H5N1 siguen siendo preocupantes para la sanidad animal y que la vigilancia continua, la detección y la notificación oportunas son esenciales para entender la evolución de la situación”, afirmó el Dr. Gideon Brückner, Director General Adjunto de la OIE. Recalcó además que este incidente no era causado por una nueva cepa del virus y que no se había evidenciado que la introducción de esta cepa en África entrañase un incremento de los riesgos para la salud humana.

Al principio