Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Primer caso de EEB en Canadá

La Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos (CFIA, Canadian Food Inspection Agency) ha puesto en cuarentena una explotación de Alberta durante la investigación de un caso único de encefalopatía espongiforme bovina (EEB), comúnmente conocida como "enfermedad de las vacas locas". Este caso que afecta a una vaca de carne de 8 años se detectó en el marco del programa de vigilancia de EEB en curso en Canadá. La vaca formaba parte de una explotación comercial de rebaño de cría y terneros destetados de Alberta constituida por 150 cabezas. El rebaño de origen tenía sólo 3 años de existencia. Los bovinos habían sido adquiridos a 2 proveedores cuyos registros indican 3 explotaciones de procedencia. Dado que hace 3 años el Canadá no exigía la identificación individual de bovinos, los oficiales veterinarios canadienses se basan en las marcas para intentar rastrear la explotación de nacimiento del animal positivo para EEB. Las Autoridades han puesto la explotación en cuarentena, se han recogido muestras para las investigaciones epidemiológicas complementarias y se ha empezado la despoblación del rebaño.

Las investigaciones de rastreo han permitido identificar la cohorte de 211 animales que habían salido de la explotación, mientras tanto prosigue la investigación sobre el origen del caso de EEB. La vaca fue sacrificada el 31 de enero de 2003. Se trataba de una eliminación rutinaria de "vaca caída"; en el matadero se observó una pérdida extrema de peso y se diagnosticó que sufría de neumonía, después fue sometida al examen rutinario de vigilancia de EEB. Así que los oficiales del departamento de Agricultura de Alberta sometieron a pruebas una vaca que había sido condenada en el sacrificio y retirada del sistema alimentario. Las pruebas preliminares efectuadas en un laboratorio provincial y en el Centro Nacional de Enfermedades Animales Exóticas de la CFIA no permitieron descartar la EEB. La CFIA envío entonces muestras al Laboratorio Mundial de Referencia de Pirbright, Reino Unido, donde se ha comprobado la presencia de EEB mediante técnicas de histopatología y de inmunoquímica.

La CFIA y la Provincia de Alberta están investigando el origen del animal y la manera como se procesaron los restos. Según las informaciones disponibles, el riesgo para la salud humana y la posibilidad de transmisión a otros bovinos canadienses a partir de este caso serían escasos. La vaca fue procesada en la planta Northern Alberta Processors el 3, 7 ó 14 de febrero. Este establecimiento de aprovechamiento de grasas animales mantiene un registro de conformidad y ha tenido inspecciones anuales. La empresa abastece a 16 administradores de piensos y el material procesado puede haber sido utilizado en el pienso para especies distintas de los rumiantes. El Canadá prohíbe la utilización de residuos de rumiantes en la elaboración de piensos para rumiantes. Lyle Vanclief, Ministro de Agricultura y Agroalimentos, señaló que se habían tomado acciones inmediatas para proteger a los consumidores canadienses y la población ganadera canadiense. Añadió que los oficiales federales, en cooperación con sus interlocutores provinciales e industriales, habían emprendido una investigación exhaustiva y dispuesto las medidas necesarias para controlar la situación. "Tenemos confianza en nuestra industria de la carne y en el sector ganadero y apoyaremos a la CFIA y al sector ganadero en la eliminación de esta enfermedad del Canadá" -declaró Shirley McClellan, Primera Ministra Adjunta y ministra de Agricultura, Alimentación y Desarrollo Rural. Una vez que se hayan obtenido las muestras necesarias para los fines de la investigación en curso, se procederá a la despoblación del rebaño afectado. Y en el caso de que la investigación revele otros rebaños en riesgo, se adoptará la misma medida.

Se lleva a cabo una investigación exhaustiva para rastrear el origen de la vaca y determinar cómo fue procesada, lo que proporcionará información para controlar cualquier difusión potencial de la enfermedad. La investigación implica el examen minucioso de los registros llevados en la explotación y en el matadero, en la planta de aprovechamiento de grasas animales y en las fábricas de piensos.

Al principio