Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Establecimiento de normas internacionales en el ámbito de la sanidad y el bienestar animal: misión primordial del mandato de la OIE

Históricamente, los desplazamientos de animales y de sus productos, tanto de manera comercial como durante la trashumancia de rebaños, han originado la propagación de las enfermedades. A la hora en que la peste bovina se propagaba mundialmente como un reguero de pólvora a través de las rutas comerciales, los países fundadores de la OIE decidieron unirse para establecer normas sanitarias internacionales destinadas a garantizar, siempre y cuando sean aplicadas correctamente, el intercambio de animales y productos de origen animal sin riesgo para la salud pública y la sanidad animal. Asociado a una obligación de notificación de los episodios sanitarios observados en los Países Miembros, este mandato conferido a la OIE sigue siendo un pilar fundamental de la Organización.

Relacionados con la aplicación de barreras sanitarias arbitrarias o injustifi cadas presentan consecuencias socioeconómicas considerables en un mercado globalizado, la confi anza otorgada a la calidad de las normas intergubernamentales de la OIE es esencial y la credibilidad de la Organización es un valor que debe resguardarse a través del respeto de principios intangibles: la excelencia científica, la rigurosidad de los procedimientos y la transparencia.

Es por ello que, en el marco de los Textos fundamentales vigentes, la OIE lleva a cabo una tarea de modernización de sus procedimientos y modalidades de trabajo en función de los principales enfoques a continuación.

La selección de expertos primero. De conformidad con los Textos fundamentales de la OIE, las normas son elaboradas por expertos independientes seleccionados por sus capacidades científi cas y tomándose en cuenta una representación geográfi ca equilibrada. Miembros de una de las cuatro Comisiones Especializadas, estos expertos son elegidos por la Asamblea Mundial de Delegados reunida en Sesión General. Al igual que el resto de las grandes organizaciones internacionales o las agencias científi cas de renombre, ahora la OIE debe hacerse con un procedimiento escrito que detalle explícitamente las etapas que van desde el llamado a candidatura hasta la preselección de candidatos antes de la sumisión de sus candidaturas a votación ante la Asamblea. En ese sentido se presentará una propuesta en la Sesión General de mayo de 2017 en vista de la preparación de las próximas elecciones que tendrán lugar en mayo de 2018.

Serán incorporados procedimientos de trabajo armonizados y transparentes entre las cuatro comisiones especializadas. 

Estos procedimientos también servirán de referencia para el funcionamiento de los Grupos de trabajo y los Grupos ad hoc. En ese sentido, las modalidades de tratamiento de los comentarios de los Delegados así como el seguimiento de las declaraciones de confidencialidad y de los posibles confl ictos de interés serán reexaminados, al igual que las reglas de redacción de los informes de las reuniones. En efecto, a pesar de que el consenso predomina al momento de la adopción de las conclusiones de los trabajos de los distintos Grupos y Comisiones, el refl ejo de los debates, de las incertidumbres científi cas así como la inclusión de las posturas minoritarias, son elementos útiles que deben ser del conocimiento de los Delegados y demás partes interesadas, invitados a comentar sobre los proyectos de normas que les sean presentados previo a la adopción.

Finalmente, la capacitación profesional de los secretariados será establecida. Además de las funciones logísticas y administrativas en las Comisiones y Grupos de expertos, los secretariados también deben brindar apoyo científi co para una mayor participación en la preparación de los expedientes evaluados por los expertos. Esto se justifi ca principalmente para la tramitación de las solicitudes de reconocimiento de los estatus oficiales que requieren de un tiempo considerable de análisis para cada caso. La sobrecarga en las agendas de las reuniones de las Comisiones, los Grupos de trabajo y ad hoc, ya no puede ser manejada sin que se prevean otras modalidades de trabajo.

La potenciación de los secretariados con la fi nalidad de convertirlos en verdaderos secretariados científi cos es una opción que será desplegada gracias a la ejecución de un plan de capacitación adaptado a los agentes pertinentes de la OIE. La distribución de las funciones será determinada en conjunto con los Presidentes de dichas Comisiones y Grupos para que los criterios de independencia y neutralidad del peritaje sean respetados.

Siendo la elaboración de normas sanitarias una de las principales misiones de la OIE, la Organización no puede desinteresarse de las condiciones de aplicación de las mismas por parte de los Servicios Veterinarios de los Países Miembros. El aprendizaje adquirido gracias a las conclusiones de los paneles sostenidos durante los últimos años ha sido muy instructivo respecto de las consecuencias de una interpretación errónea o de una aplicación inapropiada de las normas de la OIE1.

Con el objetivo de mejorar la gobernanza sanitaria, desde hace casi diez años la OIE propone a sus Países Miembros un programa para mejorar y reforzar su efi ciencia a través de la puesta en conformidad de los Servicios Veterinarios nacionales con las normas en materia de calidad: se trata del Proceso PVS en el que cerca de 130 países participan. La herramienta utilizada permite evaluar 47 competencias críticas que incluyen en particular el nivel de implicación de los Servicios Veterinarios para comentar los proyectos de normas antes de que la OIE los someta a su aprobación ante la Asamblea Mundial de Delegados.

Mejorar el nivel de contribución de los Países Miembros al ser consultados sobre los proyectos de normas implica mejorar el entendimiento de las normas y de los conceptos que las fundamentan. Esto debe contribuir a un mayor respeto de su aplicación en vista de una regulación del comercio proporcional a los riesgos sanitarios que deben controlarse.

De esta manera, la OIE elabora actualmente un programa específi co de capacitación y de información para los Delegados y sus colaboradores responsables de las reglas de intercambios internacionales: se organizarán talleres prácticos, se desarrollarán herramientas de comunicación, se redactarán documentos y artículos. Este programa
completará signifi cativamente las acciones realizadas anteriormente, en especial las notas informativas disponibles en el sitio web de la OIE2.

Gracias a una sólida historia y excelentes resultados en las acciones llevadas a cabo a lo largo de los últimos años, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) es indiscutiblemente reconocida en la escena internacional. Orgullosa de sus logros, ahora soy responsable de conducir los cambios que preservarán la imagen de la OIE. Ese es el sentido de las propuestas que se presentarán formalmente ante la Asamblea en la 84.ª Sesión General en mayo de 2016.


Monique Éloit
Directora General


[1] Ver el artículo de la Dra. Sarah Kahn en el boletin (págs. 82-93)
[2] Comercio Internacional: derechos y obligaciones de los Países Miembros de la OIE

Al principio