Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Eliminar la rabia en los perros como método de control óptimo para prevenir la propagación de la enfermedad

La vacunación canina y el control de las poblaciones de perros errantes son más eficaces y rentables que el tratamiento de los humanos tras mordedura

París, 13 de marzo de 2009 – La prevención en la fuente animal es la clave óptima para hacer frente a zoonosis prevalentes y continuas como la rabia. El control de la infección de rabia canina en la fuente, incluido el control de las poblaciones excesivas de perros errantes, debe ser una prioridad de las autoridades nacionales de salud pública y animal en los países en desarrollo para prevenir con eficacia la mortalidad en el hombre y los animales .

“El tratamiento de una persona tras mordedura supone un coste entre veinte y cien veces superior al de vacunar a un perro”, explica el Dr. Bernard Vallat, Director General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). «Hoy día, con sólo el 10% de los recursos financieros utilizados a nivel mundial para tratar a la gente tras una mordedura de perro, los Servicios Veterinarios podrían erradicar la rabia de los animales y poner fin a casi todos los casos humanos”, añadió.

La vacunación animal sigue siendo el método de elección para controlar y erradicar la rabia. Por razones éticas, ecológicas y económicas, la OIE desaconseja emplear como único método de control y erradicación de la enfermedad, la matanza de los animales potencialmente infectados . Se ha demostrado repetidas veces que las campañas de erradicación de la rabia en los países en desarrollo dan buenos resultados cuando incluyen programas de control del exceso de perros errantes y la vacunación sistemática de los perros con propietario.

Los Servicios Veterinarios nacionales constituyen una muralla entre la fuente animal y las infecciones humanas

La principal responsabilidad de los veterinarios es aplicar sus conocimientos y habilidades en el control de las enfermedades animales para romper el vínculo entre la fuente animal de la enfermedad y la infección de los humanos sensibles .

Una buena gobernanza de los servicios veterinarios, una mejor capacidad de los laboratorios de diagnóstico y campañas bien estructuradas de vacunación de los animales domésticos y salvajes resultan esenciales. También debe ponerse énfasis en informar al público sobre la rabia y la necesidad de colaborar con los demás profesionales involucrados, a saber, el sector de la salud pública.

Rabia canina y rabia de los animales salvajes: diferentes problemas en diferentes partes del mundo

La causa más común de las infecciones de rabia humana a nivel mundial es la mordedura del perro, pero los reservorios animales de la enfermedad difieren de una región a otra.

En los países en desarrollo, el principal reservorio de la rabia es el perro. Extremo Oriente y África son hoy las regiones del mundo más afectadas por la rabia canina, donde se registran las tasas más altas de infección humana y de muertes humanas y de animales por rabia.

En el Hemisferio Norte, donde la rabia canina ha sido prácticamente eliminada, el principal problema es la rabia en los animales salvajes. En los países de Europa del Este, el zorro rojo es el principal reservorio de la enfermedad y la rabia vulpina (del zorro) representa la mayor parte de casos.

La rabia es una zoonosis que, sin embargo, se descuida y que no se notifica suficiente en los países en desarrollo, aunque se calcula que cada año mueren entre 50 000 y 60 000 personas, en su mayor parte niños, víctimas de terribles sufrimientos, y un número mucho mayor de animales.

La OIE presta su apoyo al Día Mundial de la Rabia el 28 de septiembre de cada año .

Al principio