Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Mejoramiento de la información zoosanitaria en África

Bajo los auspicios de la Oficina Internacional de Epizootías, el 28 de febrero de 2000, se reunieron los representantes de la Oficina Interafricana de Recursos Pecuarios de la Organización de la Unidad Africana (OUA-IBAR) y de la Conferencia de Ministros de Agricultura de África Occidental y Central (CMA-AOC), las principales organizaciones regionales que representan a los países africanos en el ámbito de la ganadería.

También asistieron a esta reunión, organizada por el Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo (Centre de Coopération Internationale en Recherche Agronomique pour le Développement (CIRAD), representantes de países que prestan asistencia al fomento de la producción animal y de organizaciones internacionales que cumplen una función importante en la vigilancia epidemiológica y la lucha contra las epizootias en África.

Al término de la reunión, los participantes firmaron la declaración de intenciones siguiente:

Hoy en día, las epizootias siguen siendo uno de los principales factores que limitan el desarrollo de la ganadería en África, en la medida en que generan graves pérdidas directas e indirectas en el ganado nacional.

Sus efectos negativos sobre la productividad ganadera son numerosos: mortalidad de los animales, pérdidas de peso, retrasos de crecimiento, disminución de la fertilidad y la fecundidad, abortos, pérdida de capacidad de trabajo. Las pérdidas económicas que inducen también se deben al costo de los programas de profilaxis que se deben llevar a cabo, y a las repercusiones de las enfermedades animales sobre la salud pública cuando se trata de zoonosis. Además, las epizootías generalmente traspasan las fronteras pues, en África, los desplazamientos de animales son muy frecuentes, ya sean desplazamientos trashumantes o nómadas relacionados con la búsqueda de pastizales y de agua en la estación seca o traslados de animales desde las zonas de producción a las zonas de consumo, a veces muy distantes.

Existen muchos métodos de lucha contra las enfermedades epizoóticas. No obstante, cualquiera que sea su objetivo, esto es, limitar las repercusiones de las enfermedades animales más importantes en un territorio nacional o una región, proteger a un país o zona libre de enfermedad contra la introducción de una nueva enfermedad, o impedir la aparición o reaparición de una enfermedad, el conocimiento de la situación epidemiológica es siempre su piedra angular. De hecho, no se puede emprender ninguna lucha o profilaxis si se desconocen los datos descriptivos (distribución geográfica, prevalencia, incidencia, etc.) o las condiciones de su propagación (factores de contagiosidad) o de perennidad (estado portador, y reservorios domésticos o salvajes). Es más, no se puede justificar ni llevar a cabo ningún programa de lucha si no se conocen los costos de la enfermedad y la relación costo-beneficio del programa, basados en un estudio epidemiológico.

La vigilancia epidemiológica es la clave de la detección precoz de las enfermedades, que permite dar una alerta rápida de un cambio en la situación sanitaria de una población animal. Por consiguiente, debe constituir la base de la elaboración de estrategias para el control gradual de las enfermedades animales transfronterizas (es decir, las epizootías), y debe ser parte integrante de la preparación nacional a las situaciones de emergencia creadas por esas enfermedades. Este principio se promueve activamente en el plano internacional por conducto del programa prioritario de la FAO denominado EMPRES (Sistema de Prevención de Urgencia para las Enfermedades Transfronterizas de los Animales y las Plantas).

Estas consideraciones preliminares son conocidas por todos los actores que participan en el desarrollo de la ganadería y la protección de los animales y la salud pública, al igual que se conocen los inmensos intereses que representa la producción animal. Su importancia económica en la producción agrícola de los países africanos ya es muy amplia, pero seguirá aumentando con el crecimiento demográfico, la urbanización y la creciente demanda de proteínas animales. Factor de durabilidad del sistema agrícola por los ingresos que genera y la función que cumple en la gestión de los recursos naturales, la producción animal tendrá que atenuar la pobreza, abastecer a las ciudades y desempeñar su papel de principal motor de la economía.

En este contexto, es imprescindible proteger contra las epizootias al ganado, herramienta de producción para las necesidades nacionales y fuente de divisas gracias a la exportación. Se adoptan numerosas medidas para luchar contra las epizootias y, en particular, para mejorar el conocimiento de las situaciones epidemiológicas nacionales, y organizar esta vigilancia es una de las prioridades del Estado y de sus Servicios Veterinarios.

Igualmente importante es la función que cumple el sector privado en la producción, los servicios destinados a la ganadería o el comercio, pero también en esa vigilancia sanitaria. La comunidad internacional ha adoptado medidas para facilitar el desarrollo del comercio de animales y productos de origen animal, protegiendo al mismo tiempo a los países importadores contra la introducción de epizootias.

La Oficina Internacional de Epizootias (OIE) ha sido designada por la Organización Mundial del Comercio como la organización científica internacional de referencia para la aplicación de la reglamentación zoosanitaria relacionada con el comercio internacional de animales vivos y de sus productos. Esta organización considera que la información zoosanitaria, basada en una vigilancia epidemiológica y un sistema de acopio y análisis de datos fiables, se ha convertido en un componente esencial del análisis y la gestión de riesgos vinculados al comercio internacional. La OIE obra, junto con los países africanos y sus organizaciones regionales, en particular la OUA-IBAR, varias organizaciones internacionales -en particular la FAO y la Comisión Europea, que aportan un apoyo considerable al programa PACE (Programa Panafricano de Lucha contra las Epizootias) de la OUA-IBAR – y proveedores de fondos multilaterales, como el Banco Mundial, y bilaterales, como Francia, a fin de acrecentar la eficacia de los sistemas nacionales de vigilancia epidemiológica.

Los representantes de la Oficina Interafricana de Recursos Pecuarios de la Organización de la Unidad Africana (OUA-IBAR) y de la Conferencia de Ministros de Agricultura de África Occidental y Central, principales organizaciones regionales que representan a los países africanos en el ámbito de la ganadería, se reunieron el 28 de febrero de 2000, bajo los auspicios de la Oficina Internacional de Epizootias. También asistieron a esta reunión representantes de países que prestan asistencia al fomento de la producción animal y de organizaciones internacionales que cumplen una función importante en la vigilancia epidemiológica y la lucha contra las epizootias en África.

Al término de la reunión, los signatarios convinieron en un objetivo común: seguir ayudando a los Servicios Veterinarios de los Ministerios encargados de la ganadería en los países africanos, con miras al establecimiento de sistemas nacionales de vigilancia epidemiológica más eficaces que estén en mejores condiciones para luchar contra las epizootias y producir la información zoosanitaria más completa y fiable posible. Los signatarios reconocieron que esta información se ha convertido en un requisito esencial para el desarrollo del comercio internacional de animales vivos y de sus productos.

Signatarios:

Dr. Adjoudji Hamadjoda
Ministro de Ganadería, Pesca y Industrias Pecuarias
de Cameroun. Representante de la Conferencia de Ministros de la Agricultura de áfrica Occidental y Central (CMA-AOC)

Dr. Jean Blancou
Director General de la Oficina Internacional de Epizootías (OIE)

Dr. Walter N. Masiga
Director de la Oficina Interafricana de Recursos Pecuarios de la Organización de la Unidad Africana
(OUA-IBAR)

M. Uwe Verblow
Representante de la Dirección General de Desarrollo de la Unión Européa

Dr. Yves Cheneau
Jefe del Servicio de la Sanidad Animal.
Representante del Director General de la
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

Dr. Bernard Vallat
Vicedirector General de la Alimentación. Representante del Ministro de Agricultura y Pesca

M. Bernard Bachelier
Director General del Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo (CIRAD)

Al principio