Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Aunar fuerzas contra la resistencia antimicrobiana

La Haya, 26 de junio de 2014 - El 25 y 26 de junio de 2014, los ministros de salud y agricultura y los representantes de los Países Miembros de la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE), junto con los directores generales de la OMS y la FAO, se reunieron en La Haya (Países Bajos), para debatir la manera de enfrentar los desafíos planteados por la amenaza de la resistencia a los agentes antimicrobianos.

Los participantes reconocieron la necesidad de una acción común contra la resistencia antimicrobiana, la cual  requiere políticas tanto de salud humana como de agricultura. Los debates reflejaron la voluntad común de estructurar dicha acción como un enfoque progresivo, que permita la reducción de la prevalencia de la resistencia antimicrobiana sin poner en peligro el suministro de alimentos y el sistema económico.

Los antimicrobianos son un bien público, esenciales para la sanidad animal y la salud del hombre.

Con el fin de luchar contra la amenaza de la resistencia antimicrobiana, la OIE, a través de sus normas intergubernamentales*, promueve el uso prudente y responsable de los agentes antimicrobianos para preservar su eficacia terapéutica en los animales y en el hombre, así como la implementación de medidas de evaluación del riesgo.

En la actualidad, en muchos países, los antimicrobianos están a disposición, directa o indirectamente, de cualquier persona sin restricción alguna e, incluso, circulan como mercancías normales sin control y, a menudo, se adulteran.

Su uso inapropiado, sin el control de profesionales correctamente formados, también es muy frecuente en el sector de la salud pública y la sanidad animal, al igual que en las prácticas de protección fitosanitaria.

En La Haya, el Dr. Vallat, director general de la OIE, explicó que en este campo resultaba esencial el compromiso mundial de las autoridades públicas, tanto de los servicios de salud pública como de los servicios veterinarios. Hizo hincapié en la importancia fundamental del desarrollo del concepto “Una Sola Salud”, la puesta en aplicación de las normas intergubernamentales de la OIE sobre la buena gobernanza veterinaria, el uso prudente y responsable de antimicrobianos, la colecta de información y los intercambios comerciales seguros.

Además, la ausencia de sistemas de vigilancia armonizados que permitan la transparencia en el uso y circulación de los antimicrobianos e impidan la prevalencia de la resistencia, constituye un obstáculo importante para la elaboración de medidas mundiales contra la resistencia antimicrobiana. La recopilación mundial y armonizada de la información lo más pronto posible a cargo del sistema de información sanitaria de la OIE deberá considerarse como una prioridad.

En el encuentro, se enfatizó la necesidad de implementar nuevas e innovadoras formas de lucha, a través de asociaciones privadas encaminadas a facilitar el desarrollo de nuevos antimicrobianos y otras tecnologías innovadoras. Se incluye el desarrollo de pruebas de diagnóstico, vacunas y enfoques alternativos.

“En el área de la resistencia a los agentes antimicrobianos, el sector de la sanidad animal no debe considerarse como un chivo expiatorio”, explicó el Dr. Vallat. “Sin embargo, el sector posee una función clave a la hora de evitar el desastre de un mundo sin antibióticos eficaces en animales y humanos. Para esto, es indispensable una formación específica y armonizada de los veterinarios en todo el mundo, un sólido vínculo con los productores y el refuerzo de los organismos veterinarios estatutarios. Los veterinarios no son el problema, sino que forman parte de la solución.”


*Existen cuatro capítulos relevantes en Código Terrestre y una lista de antimicrobianos de importancia crítica para uso veterinario. En 2007, la Asamblea mundial de Delegados de la OIE adoptó estas normas, además de la lista de agentes antimicrobianos de importancia veterinaria que fue actualizada en 2013 para tomar en consideración temas de salud humana. Las normas para propósitos analíticos están disponibles en el Manual Terrestre.

Al principio