Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Brotes de fiebre aftosa en Corea del Norte: poco riesgo de extensión El país deberá permanecer alerta

4 de abril de 2007 , Roma – El brote reciente de fiebre aftosa, enfermedad altamente contagiosa, en la República Democrática Popular de Corea, fue probablemente un episodio aislado y parece estar bajo control, según afirmaron hoy la FAO y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) tras el regreso de una misión que ha pasado una semana en el país asiático.

El brote comenzó el pasado enero en una granja en Sangwon, cerca de la capital Pyongyang, y se originó a través de llegada al país de un transporte de animales vivos. Se trataba del primer brote de fiebre aftosa en Corea del Norte desde 1960.

“Tras la visita de la misión a las zonas infectadas y las discusiones con las autoridades veterinarias norcoreanas, consideramos que existe un riesgo limitado de que se produzcan nuevos brotes. Sin embargo, Corea del Norte deberá permanecer alerta”, aseguró Joseph Domenech, Jefe de los servicios veterinarios de la FAO.

“Las autoridades veterinarias, que habían requerido nuestra ayuda, fueron muy transparentes y cooperativas”, añadió Domenech.

Desde el inicio del brote, las autoridades han sacrificado cerca de 400 vacas y unos 2 600 cerdos infectados, además de aplicar las medidas habituales de control de la enfermedad.

Para evitar futuros brotes de fiebre aftosa, la FAO está diseñando un proyecto para ayudar al país asiático a importar vacunas de alta calidad, desarrollar un plan de contingencia y mejorar la formación y las infraestructuras de los laboratorios. En particular, debería fortalecerse la identificación y el registro del ganado, el proceso de cuarentena, la vigilancia activa y pasiva en las rutas de transporte y la capacidad de diagnóstico.

La fiebre aftosa es muy contagiosa y en ocasiones es una enfermedad vírica mortal para vacas, ovejas, cabras y otros animales ungulados, causando ampollas en boca, nariz, morro y pezuñas. La enfermedad provoca graves pérdidas en la producción ganadera, aunque no supone una amenaza para la salud humana.

La misión a Corea del Norte estuvo organizada por el Centro de Gestión de Crisis (CMC) FAO/OIE.

Al principio