Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Vínculos entre los sistemas de producción animal, el cambio climático y las enfermedades emergentes

Los expertos de la OIE confirman su extrema complejidad



París, 2 de septiembre de 2010 – La detección de los vínculos entre los sistemas de producción animal en el mundo, el cambio climático y la evolución epidemiológica de las enfermedades animales constituyó el tema central de una reunión organizada por la OIE con expertos de varios continentes.

“Los expertos han confirmado que los diversos factores que vinculan los sistemas de producción animal, la influencia del hombre sobre el medio ambiente, el cambio climático y las enfermedades emergentes están relacionados entre sí, y han insistido en que estas correlaciones implican mecanismos de gran complejidad, por lo que son muy difíciles de medir y restan valor a los pronósticos”, declaró el Dr. Gideon Brückner, de Sudáfrica, que presidió la reunión.

Los expertos enumeraron algunos de los efectos positivos de la cría de ganado, entre otros:

- el reciclaje de las plantas y la conversión de la energía solar en productos animales de alto valor añadido por medio del consumo de plantas por los herbívoros;
- los numerosos sistemas de producción de herbívoros que ayudan a mantener los ecosistemas silvopastorales, contribuyendo a la fijación del carbono y derivados del nitrógeno, a la biodiversidad y a una gestión favorable del agua en las cuencas fluviales;
- la contribución de estos métodos de cría al mantenimiento de un paisaje abierto.

Mencionaron además otros aspectos positivos que requieren una investigación más detallada, tales como las ventajas de los fertilizantes orgánicos naturales producidos por los animales. De hecho, estos fertilizantes naturales suelen ser un buen sustituto de los fertilizantes sintéticos producidos por la industria química.

No obstante, los expertos hicieron hincapié en que el análisis de estos beneficios debería realizarse siempre en paralelo a un análisis de las desventajas, sopesando los beneficios contra los efectos negativos, por ejemplo, las emisiones de gases con efectos de invernadero, tales como el metano y el óxido nitroso, en particular de los rumiantes.

El grupo de expertos también resaltó la importancia de la investigación en el desarrollo y aplicación de métodos para reducir las emisiones de gases con efectos de invernadero.

Seguridad alimentaria e importancia de los animales en la sociedad

La producción animal es un componente importante de la seguridad alimentaria. Los productos de origen animal, tales como leche, huevos y carne son valiosos preciosos nutrientes y son parte inherente de cualquier política mundial de seguridad alimentaria: la demanda mundial de estos productos es elevada y  tiende a crecer sustancialmente.

La cría de ganado también aporta otros productos esenciales no alimentarios, tales como lana y cuero, así como importantes servicios como el transporte (en todo el mundo, alrededor de 250 millones de animales sirven como medio de locomoción y fuerza de trabajo en lugar de las máquinas que funcionan con energía fósil.)

Los animales domésticos también representan el único medio de subsistencia para centenares de millones de familias en todo el mundo. Se calcula que mil millones de personas, de las cuales 700 millones son pobres, dependen de sus animales en términos de alimentación, ingresos o como fuerza de tiro.

Cambio climático y enfermedades emergentes o reemergentes

El impacto humano sobre el medio ambiente y el cambio climático repercuten en la evolución epidemiológica de ciertos patógenos que pueden causar enfermedades animales y/o humanas. En la actualidad, se asiste a una aceleración de la emergencia o reemergencia de eventos epidemiológicos inesperados. Por ejemplo, cada año aparece al menos una nueva enfermedad.

Los expertos de la OIE recomendaron invertir aún más en la investigación para confirmar o descartar los vínculos entre el cambio climático y la emergencia o reemergencia de enfermedades.

“Durante varios años, la OIE ha venido implementando políticas encaminadas a ayudar a sus Países Miembros a estar mejor preparados para hacer frente a las consecuencias de una producción animal intensificada. El objetivo es satisfacer la demanda mundial y estar listos para afrontar nuevos eventos epidemiológicos, la mayor parte de los cuales se hallan relacionados con los cambios ambientales ocasionados por el hombre”, señaló el Dr. Vallat, Director General de la OIE.

A estos efectos, la OIE apoya a sus Países Miembros ayudándoles a fortalecer sus Servicios Veterinarios mediante un procedimiento conocido como PVS (Prestaciones de los Servicios Veterinarios). En todo el mundo, estos servicios son los principales artífices, junto a los productores pecuarios, en asegurar la detección temprana y una respuesta rápida ante los eventos sanitarios que implican una amenaza para los animales y los humanos.

La OIE recomienda encarecidamente el desarrollo constante de programas de investigación destinados al diseño de sistemas de producción animal respetuosos del medio ambiente así como de métodos adecuados de bioseguridad para garantizar una mejor prevención y control de las enfermedades.

 

Al principio