Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

La herramienta más efectiva para prevenir la diarrea epidémica porcina (DEP) es el rigor en la bioseguridad y en la gestión de la explotación

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) ha emitido una ficha técnica sobre la infección por el virus de la diarrea epidémica porcina (VDEP), en el que se describen las observaciones epidemiológicas, los métodos de prevención y control y la investigación realizada hasta ahora en cuanto a esta enfermedad.



París, 9 de octubre de 2014 –
En respuesta a las recomendaciones realizadas por la Asamblea Mundial de Delegados durante la 82ª Sesión General, celebrada este año, la OIE, con el fin de estudiar la prevalencia mundial del VDEP convocó a un Grupo ad hoc de expertos de alto nivel científico a nivel internacional, que en la reunión de septiembre fue respaldado por la Comisión Científica de la OIE para las Enfermedades de los Animales. Este Grupo ad hoc intercambió puntos de vista sobre la actual prevalencia mundial del VDEP, los hallazgos científicos más recientes y posibles prioridades de la respectiva investigación. Las conclusiones se resumen en un ficha técnica preparada para informar a la comunidad mundial. 

La DEP es una enfermedad vírica porcina contagiosa causada por un coronavirus y clínicamente similar a otros tipos de gastroenteritis porcina. En los países endémicos no tiene demasiadas repercusiones, pero en las poblaciones que llevan poco tiempo expuestas al virus, la DEP puede causar una morbilidad y una mortalidad altas, lo cual comporta pérdidas económicas que pueden resultar considerables. Desde 2011, se han descrito aumentos en la prevalencia de esta enfermedad en países que llevan poco tiempo infectados, y en 2013 y 2014 se ha registrado un aumento del número de casos, sobre todo en EE.UU., Canadá, Japón, México y Taipei Chino.

Los expertos llegaron a la conclusión de que el VDEP puede transmitirse directamente por la ingesta de heces contaminadas por el virus o bien indirectamente por el contacto con vehículos, personal, equipo u otros materiales contaminados por heces, como el alimento. En estudios realizados en determinados países se ha sospechado de ciertos productos de la sangre de los cerdos, como el plasma deshidratado por spray que se incluye en la ración de los animales. No obstante, el Grupo ad hoc, respaldado por la Comisión Científica, considera que no es probable que este tipo de productos constituya una causa de infección siempre que se apliquen unas buenas prácticas de fabricación a la formulación de la ración de los animales y a los protocolos de producción de plasma deshidratado por spray. 

Una bioseguridad estricta es en cualquier situación la medida más efectiva para prevenir la introducción y propagación del virus.

La DEP no es una zoonosis y no supone ningún riesgo para la salud humana ni para la seguridad sanitaria de los alimentos.
Como enfermedad emergente con tasas de morbilidad y de mortalidad considerables, los Países Miembros están obligados a declarar todos los casos a la OIE. 

La OIE seguirá informando periódicamente y ofreciendo orientación a sus 180 Países Miembros y al público en general para apoyar las estrategias basadas en los hallazgos científicos, destinadas a controlar y prevenir la enfermedad.

Consúltese la ficha técnica de la OIE sobre la DEP.


A lo largo de las próximas semanas se publicará en la página web de la OIE el Informe de la Comisión Científica para las Enfermedades de los Animales, bajo el encabezado “Normas Internacionales”. También se publicará el informe de la reunión del Grupo ad hoc sobre el VDEP, a modo de anexo.

Al principio