Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Actualización sobre los métodos de lucha contra la influenza aviar altamente patógena en asia, incluido el empleo de la vacunación

La OIE y la FAO han efectuado hoy una declaración conjunta sobre la actualización de los métodos de lucha contra la influenza aviar altamente patógena en Asia, incluido el empleo de la vacunación   Comunicado de prensa conjunto OIE/FAO:   La gripe aviar representa una crisis de repercusión mundial   La FAO y la OIE sostienen que el virus no será erradicado en un futuro inmediato – nuevas directrices de la FAO publicadas con el apoyo de la OIE

27 de septiembre de 2004, Roma – En una declaración conjunta, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) señalan hoy que la epidemia de influenza aviar en Asia es una “crisis de repercusión mundial” que seguirá exigiendo la atención de la comunidad internacional durante cierto tiempo.

De acuerdo con ambas organizaciones, los focos recientes en China, Vietnam, Camboya, Malasia y Tailandia muestran que el virus sigue circulando en la región y que tal vez no sea erradicado en un futuro inmediato.

Se requiere urgentemente más investigación dado que no se conoce completamente el papel que desempeñan la fauna silvestre, los patos y los cerdos domésticos en la transmisión del virus entre los animales. Existe una amenaza permanente para la salud de los animales y del hombre . .

Necesidad de mayores inversiones

A pesar de que se han realizado muchos avances en la detección y reacción precoces, los países aún necesitan reforzar las medidas proactivas de vigilancia y control. La FAO y la OIE han señalado que se requieren importantes inversiones para fortalecer los servicios veterinarios, en particular, para la vigilancia, alerta precoz, detección, notificación y respuesta, y para la rehabilitación y reestructuración del sector avícola .

En las recomendaciones para la prevención, control y erradicación de la influenza aviar altamente patógena en Asia (FAO Recommendations on the Prevention, Control and Eradication of Highly Pathogenic Avian Influenza (HPAI), publicadas recientemente por la FAO y preparadas en estrecha colaboración con la OIE , se examinan los factores que deben tenerse en cuenta para el diseño e implementación de los programas de control y se explica la manera como los países pueden adoptar una estrategia acorde a su situación individual.

En respuesta a las recientes controversias relativas a la vacunación contra la gripe aviar, la OIE y la FAO han reiterado que el sacrificio de los animales infectados es la menor manera de controlar y, en última instancia, de erradicar la enfermedad.

No obstante, han reconocido que esta política tal vez no sea práctica o adecuada en algunos países por razones sociales y económicas o a causa del desafío viral planteado por la infección en los pueblos, aves silvestres o aves acuáticas domésticas. En tales casos, los países que deseen erradicar la enfermedad pueden optar por la vacunación como una medida complementaria de la política de sacrificio sanitario.

Vacunación

Ambas organizaciones han hecho hincapié en que si se emplean las vacunas, se deberá actuar conforme a las directrices internacionales prescritas en el Manual de Pruebas de Diagnóstico y Vacunas para los Animales Terrestres.

El Código Terrestre de la OIE establece que un país puede ser considerado libre de la influenza aviar altamente patógena en ausencia del virus, independientemente de si se procede o no a la vacunación. Por tanto, ambas organizaciones confirman que el empleo de las vacunas no implica una pérdida automática de los mercados de exportación .

Se ha demostrado que la vacunación no sólo protege a las aves sanas de la enfermedad, sino que también reduce la carga de virus excretados por las aves infectadas y, por ende, la probabilidad de transmisión del virus a otras aves y a los humanos.

No obstante, la OIE y la FAO afirmaron que la decisión de emplear o no las vacunas compete a cada país basándose en su propia situación .

Los factores que deben considerar los países a la hora de tomar una decisión incluyen su capacidad para detectar la enfermedad y reaccionar tan pronto como sea posible y la necesidad de una notificación transparente y rapida ; para ello, deben contar con un sólido marco institucional y una legislación bien fundada que apoye a los servicios veterinarios.

Cualquier estrategia de vacunación ha de ser diseñada previa consulta con todas las partes interesadas, incluido el sector privado. Es preciso determinar y documentar claramente los tipos de aves de corral y los sectores de producción a los que se aplicará la vacunación. En cambio, no se vacunarán las aves infectadas ni aquellas en contacto con el virus.

Ambas organizaciones señalan que la vacunación debe llevarse a cabo bajo la supervisión de los Servicios veterinarios oficiales e ir acompañada de una estrategia de vigilancia paralela. Dicha estrategia incluiría la capacidad de los servicios veterinarios para identificar el virus circulante y llevar a cabo un seguimiento continuo, así como la respuesta a la vacunación, por medios tales como el uso de aves testigo sin vacunar y la aplicación de pruebas serológicas que permitan distinguir los animales infectados de los vacunados .

Al principio