Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

La OIE y CITES llegan a un acuerdo para contribuir a la salvaguarda de la biodiversidad, de la sanidad animal y de la salud humana a nivel mundial

El 1 de diciembre, el Dr. Bernard Vallat, Director General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), y el Sr. John Scanlon, Secretario General de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), firmaron un acuerdo formal de colaboración entre ambas instituciones. Este acuerdo sienta las bases para ampliar la comunicación, la cooperación y la colaboración entre ambos organismos con el fin de proteger a las especies amenazadas y conservar la biodiversidad, garantizando al mismo tiempo una eficiente aplicación de las medidas de vigilancia y control de las enfermedades, que son necesarias para proteger la sanidad animal y la salud humana a nivel mundial.


                                                                                                    ©A.Thierman

Ginebra/París, 3 de diciembre de 2015 - La rabia, el Ébola, la fiebre del Nilo Occidental, la influenza aviar, la brucelosis o la fiebre aftosa son solo algunos ejemplos de enfermedades conocidas, ya sean emergentes o reemergentes, que se originan o que circulan en los animales silvestres y que pueden llegar a tener graves consecuencias de tipo sanitario, tanto para las personas como para los animales, o de tipo socioeconómico. Teniendo en cuenta que más de un 60% de los agentes patógenos responsables de las enfermedades humanas son de origen animal y que la mayor parte de estos agentes patógenos procede de animales silvestres, la prevención, el seguimiento y el control de las enfermedades de los animales silvestres se consideran cruciales para salvaguardar la biodiversidad y la salud de personas y animales a nivel mundial.

“El papel que desempeñan los Servicios Veterinarios de cada país es fundamental para la detección temprana, la prevención y la vigilancia de estas enfermedades. La transmisión de las mismas puede alcanzar a los animales silvestres debido al comercio internacional y puede conducir a brotes de enfermedades en las personas, así como amenazar la producción pecuaria y los medios de vida rurales, las poblaciones de animales silvestres autóctonas y la salud de los ecosistemas”, explicó el Dr. Bernard Vallat.

En consecuencia, el hecho de que la comunidad internacional, a través de la estrategia de colaboración que supone el concepto “Una Salud”, pueda prestar mayor atención a las enfermedades en las que los animales silvestres actúan como reservorio o centinela, es una medida de interés público.

En el marco del mandato general de mejorar la sanidad y el bienestar animal, la OIE ayuda a sus 180 Países Miembros a abordar el impacto de las enfermedades en los animales silvestres. Así, un Grupo de Trabajo permanente, formado por expertos de renombre internacional, lleva dedicándose a las enfermedades de los animales silvestres desde 1994.

Además, según el 6.º Plan Estratégico (2016-2020), resulta de vital importancia influir en la elaboración de políticas, la educación, la investigación y la gobernanza relativas a cuestiones de alcance mundial, lo cual incluye la interfaz entre la salud de los ecosistemas y la sanidad animal, la protección de las especies animales amenazadas y las consecuencias que la pérdida de biodiversidad tiene en cuanto a aparición de enfermedades.

Este objetivo está estrechamente relacionado con los de la CITES, un acuerdo jurídicamente vinculante con 181 Estados Partes, de proteger a las especies de la lista, conservar la biodiversidad y contribuir a un uso sostenible de la misma, garantizando al mismo tiempo que ninguna especie de fauna o flora silvestre devenga o permanezca sujeta a una explotación insostenible a través del comercio internacional.

En este contexto, el acuerdo que hoy han firmado la OIE y la CITES tiene por objetivo reforzar la colaboración entre ambas instituciones desarrollando y difundiendo normas, directrices y recomendaciones pertinentes y de base científica relativas a la prevención, la detección y el control de enfermedades, así como medidas para un comercio seguro, además de la elaboración de políticas sostenibles e interoperacionales relativas a la gestión del riesgo de enfermedad en la interfaz entre los animales silvestres, los animales domésticos y el ser humano. Esta cooperación será aplicable a ámbitos como el comercio y el transporte internacional seguros y legales de animales silvestres de la lista de la CITES,  el transporte seguro y rápido de muestras biológicas de estos animales destinadas al diagnóstico o a la identificación, en concreto las que vayan a la red de Centros de Referencia de la OIE, la prevención y el control de especies no autóctonas invasivas, y la lucha contra el comercio ilegal de animales silvestres.

La CITES es una convención relativa tanto al transporte como a la conservación que emplea medidas relacionadas con el comercio para lograr sus objetivos de conservación. También es la primera convención mundial, y posiblemente siga siendo la única, que aborda directamente aspectos de bienestar y sanidad de los animales silvestres, aunque relacionados con pocos temas, y principalmente sobre el transporte de ejemplares vivos con los que se comercie. El término “salud” aparece 9 veces en el texto de la Convención, principalmente en el contexto de la preparación y el envío de especies que sean objeto de comercio.

Al comentar la importancia del acuerdo firmado, el Secretario General de la CITES, el Sr. John E. Scanlon, afirmó que “Este acuerdo constituye una magnífica oportunidad para el Secretariado de la CITES de trabajar más estrechamente con la organización mundial que se dedica a mejorar la sanidad animal, lo cual tiene implicaciones directas en la salud humana y en el bienestar animal a nivel mundial. Estos son los tipos de colaboraciones prácticas que se precisan para aplicar la CITES de forma más eficaz, en este caso, garantizando que maximizamos las relaciones entre las medidas que la CITES impone al comercio y las normas, aceptadas a nivel internacional, que aplican los 180 Países Miembros de la OIE relativas tanto a la regulación jurídica del comercio como a la lucha contra el comercio ilegal de animales silvestres”.

Más información:


Para más información, por favor póngase en contacto con:

  • Catherine Bertand-Ferrandis, Jefe del Departamento de Comunicación de la OIE: e-mail: media@oie.int
  • Liu Yuan, del Secretariado de la CITES: +41 22 917 8130 o yuan.liu@cites.org

 

OIE

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) es una organización intergubernamental que reúne 180 Países Miembros y cuyo mandato consiste en mejorar la salud y el bienestar animal en el mundo. Según la Organización Mundial del Comercio, la OIE es la organización normativa de referencia para garantizar la transparencia de la situación de las enfermedades animales en el mundo, incluidas aquellas transmisibles al hombre, publicar métodos de prevención y control de las enfermedades así como garantizar la seguridad sanitaria del comercio mundial de animales y de sus productos y la inocuidad alimentaria en la fase de producción. Desde el año 2000 la organización publica también normas relativas al bienestar animal.

La OIE trabaja con el apoyo permanente de 301 Laboratorios de Referencia y Centros Colaboradores y 13 Oficinas Regionales y Subregionales en el mundo.
Síguenos en:
Twitter - Facebook - Youtube - Flickr

CITES
Con las 181 Partes, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) sigue siendo uno de los organismos más potentes del mundo dedicados la conservación de los animales silvestres a través de la regulación del comercio. Miles de especies se venden en todo el mundo y las utilizan las personas en sus vidas diarias para el consumo, con fines sanitarios o como mascotas, suvenires, cosméticos o artículos de moda.

La CITES regula el comercio internacional de más de 35 000 especies de plantas y animales, incluidos sus productos y derivados, para asegurar su supervivencia en la naturaleza, lo cual repercute en ventajas para los medios de subsistencia de las poblaciones autóctonas y para el medio ambiente a nivel mundial. El sistema de la CITES pretende asegurar que el comercio internacional de las especies de su lista sea sostenible, legal y fácil de seguir.
La CITES se firmó en Washington D.C. el 3 de marzo de 1973 y entró en vigor el 1 de julio de 1975.    
Para más información sobre la CITES, puede visitar www.cites.org o seguirla en:
Twitter - Facebook - Youtube - Flickr

 

            

                  

Al principio