Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Editoriales

180 países comprometidos con la promoción mundial de la sanidad y el bienestar animal

Por 82.a vez, la Asamblea mundial de los Delegados nacionales de la OIE se reunió el pasado mes de mayo con el fin de examinar y adoptar las nuevas normas y directrices intergubernamentales que, cada día, contribuyen a la mejora del bienestar y la sanidad animal en el mundo. La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), que festeja su 90.o aniversario, ahora más que nunca se proyecta hacia el futuro y se declara dispuesta a enfrentar los desafíos mundiales que se avecinan, en estrecha colaboración con su amplia red de dirigentes nacionales, científicos de alto nivel y socios del sector.

Desde 1924, la OIE se dedica a la mejora permanente de la sanidad y el bienestar animal. Con el correr del tiempo, la evolución en materia de vigilancia, prevención y control de las enfermedades, y los numerosos desafíos relativos a la seguridad sanitaria han revelado la creciente necesidad de entablar una sólida cooperación entre los sectores de la sanidad animal, la salud pública y el medio ambiente. Símbolo categórico de la poderosa colaboración tripartita forjada durante la última década bajo el concepto «Una salud», los directores generales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Dra. Margaret Chan y el Sr. José Graziano da Silva, participaron en la ceremonia de apertura de la 82.a Sesión General de la OIE. Alrededor de 900 participantes estuvieron presentes en el evento, en particular S. A. R. la Princesa Haya, embajadora de buena voluntad de la OIE, y más de cincuenta personalidades políticas y directivos institucionales de alto nivel, entre ellos, más de treinta ministros de los Países Miembros de la OIE.

Al cabo de una semana de trabajo intensivo, la Asamblea mundial de Delegados nacionales de la OIE adoptó 40 resoluciones.

Los logros observados en el área de la sanidad y el bienestar animal en el mundo fueron numerosos este año. La erradicación de la peste bovina (2011) ilustra perfectamente el trabajo de larga data realizado por la OIE, sus socios y el conjunto de Países Miembros en materia de estrategias mundiales de prevención y control de las enfermedades animales en el mundo. En mayo de 2014, se abre una nueva etapa con la voluntad de inmortalizar este éxito histórico. La Asamblea mundial de Delegados de la OIE adopta una resolución elaborada junto con la FAO por la que se crea un marco legal que permitirá, a partir de 2015 y en condiciones muy específicas, que ciertos establecimientos conserven stocks residuales del virus o de las vacunas de la peste bovina. Los Países Miembros de la OIE ya se habían comprometido desde 2011 a notificar, destruir o conservar, las existencias del virus en un número restringido de estructuras protegidas.

Este logro constituye un mensaje de esperanza dentro de la lucha contra las principales enfermedades que aún siguen causando estragos como la rabia, la fiebre aftosa o la peste de pequeños rumiantes (PPR). La fructífera estrategia implementada para permitir la erradicación de la peste bovina seguirá siendo un modelo que plasma los esfuerzos continuos de cooperación a largo plazo y de coordinación a escala mundial, regional y nacional.

Los programas mundiales en curso de elaboración para  la erradicación de la peste de los pequeños rumiantes (PPR) se inspiran de este modelo. La PPR es una enfermedad con consecuencias devastadoras no sólo para la sanidad de los pequeños rumiantes, sino también para la viabilidad económica de numerosos establecimientos familiares pobres. Con el fin de poner freno a la propagación de esta enfermedad presente en la actualidad en gran parte de África, Medio Oriente y Asia, la OIE determinó que la peste de los pequeños rumiantes sea considerada como una enfermedad altamente prioritaria para sus trabajos de investigación presentes y futuros. Este año, la Asamblea mundial adoptó una resolución relativa a su control y estrategia de erradicación en el mundo. El lanzamiento oficial de esta estrategia, iniciativa conjunta FAO/OIE dentro del programa GF-TADs1, está previsto para marzo de 2015 durante una conferencia mundial de la Organización.

En paralelo, por primera vez, se reconoció el estatus oficial ‘libre de PPR’ a 48 países. Iniciado hace tres lustros, este procedimiento de reconocimiento oficial de la OIE del estatus de los Países Miembros con respecto a algunas enfermedades consideradas prioritarias reviste una importancia mayor para el control mundial de las enfermedades y la seguridad sanitaria del comercio internacional de animales y de sus productos derivados. El procedimiento también se aplica a la encefalopatía espongiforme bovina, la fiebre aftosa, la perineumonía contagiosa bovina (PCB), la peste equina, la peste porcina clásica y la validación de los programas nacionales oficiales de control de la fiebre aftosa, PCP y PPR.

Este año, la OIE reafirmó también el compromiso de respaldar los sistemas de pastoreo como factores de desarrollo, de lucha contra la pobreza y de gestión sostenible de las tierras. Un control eficaz de las enfermedades infecciosas en estas zonas resulta esencial para reducir los riesgos sanitarios y garantizar la protección de la población de animales de cría y el seguimiento de las poblaciones que soportan condiciones de vida extremas, para facilitar el acceso a los mercados exteriores para los animales y los productos de origen animal, y, por último, para transmitir confianza a posibles inversores.

Sin embargo, si bien la OIE trabaja en estos programas a largo plazo, también debe brindar a sus Países Miembros un espacio de debate sobre las amenazas sanitarias más recientes que requieran la instauración de medidas inmediatas. De esta forma, la Sesión general permitió este año a los Países Miembros analizar la situación mundial global en la esfera de la sanidad animal, intercambiar información sobre los recientes focos del síndrome respiratorio de Oriente Medio por coronavirus (MERS-CoV), de encefalopatía espongiforme bovina (EEB) en Brasil, influenza H7N9 y H5N8 en Asia, rabia en Taipéi Chino, e incluso de peste porcina africana en Europa del Este. La concertación sobre los focos de diarrea epidémica porcina (DEP) en algunos países de América y Asia, por su parte, impulsó a la OIE a constituir un grupo ad hoc de expertos internacionales, con el fin de efectuar un seguimiento de la evolución de la enfermedad en el mundo y analizar los métodos de control y los riesgos relativos a los intercambios internacionales de cerdos y de productos a base de cerdos. Como resultado del trabajo del grupo, se puede consultar en línea una ficha técnica sobre esta enfermedad.

Asimismo, la Sesión general de 2014 representó la oportunidad de proseguir las tareas en los ámbitos de acción prioritarios de la OIE. Por ejemplo, se reforzaron las normas adoptadas sobre la resistencia a los agentes antimicrobianos y el bienestar animal en los sistemas de producción. Se encuentran en preparación normas de bienestar animal para las vacas lecheras y los animales de trabajo.

Cabe destacar la adopción, por primera vez, de una norma destinada a facilitar los desplazamientos internacionales de los caballos de competición, a partir del concepto de supervisión específica de una subpoblación de caballos de élite con un excelente estado sanitario. Su elaboración constituye la primera etapa de un plan de trabajo establecido en el marco de una colaboración entre la OIE, la Federación Ecuestre Internacional (FEI) y la Federación Internacional de Autoridades Hípicas (IFHA) y sus representaciones nacionales.

La firma de seis nuevos acuerdos adicionales de cooperación con diversas instituciones regionales y mundiales, tanto públicas como privadas, presagia un buen pronóstico para el futuro y debe servir de ejemplo para el desarrollo de este tipo de colaboración. En efecto, aceptar los futuros desafíos de sanidad animal requerirá una movilización mundial y coordinada de todas las partes.

La excelencia de la red científica de alto nivel de la OIE también representa una piedra angular del dispositivo que garantiza la eficacia de las iniciativas de la OIE. Esta red de excelencia se ha consolidado en forma progresiva, para lograr hoy un alcance único y nunca igualado. El pasado mes de mayo, la Asamblea mundial designó nueve Laboratorios de Referencia y seis Centros Colaboradores, lo que aumenta el número de  Centros de Referencia a 296, distribuidos en los cinco continentes.

Ahora más que nunca, esta pericia científica y su difusión en todo el mundo constituyen las bases fundamentales de la buena gobernanza mundial, regional y nacional de sanidad pública veterinaria, y de protección de las poblaciones, tanto animales como humanas. La pericia científica de la OIE respalda a sus 180 Países Miembros, gracias a la adhesión  de Liberia y Sudán del Sur.

Esta red de países, de conocimientos y de partes interesadas constituye hoy una garantía de excelencia y permite que la OIE cumpla con su compromiso permanente de favorecer el refuerzo de capacidades de los principales responsables de sus Países Miembros en el ámbito de la sanidad y el bienestar animal. Asimismo, se destaca la evolución constante de  distintos programas destinados a incrementar la solidaridad entre países. Los proyectos de hermanamiento entre laboratorios se instauraron en 2006. Esta iniciativa impulsa el intercambio de competencias y experiencias entre los países que cuentan con Centros de Referencia de la OIE y los laboratorios candidatos en los países en desarrollo. Hasta la fecha, se han finalizado 20 proyectos de hermanamiento y están en curso de preparación otros 36. Gracias a esta primera experiencia exitosa, la OIE desarrolla también desde 2013 proyectos de hermanamiento entre establecimientos de enseñanza veterinaria y entre organismos veterinarios estatutarios.

El camino recorrido por la OIE desde hace 90 años le ha permitido consolidarse como  organización mundial de referencia en materia sanitaria. La utilización del proceso de mejora de las prestaciones de los servicios veterinarios, «Proceso PVS» desarrollado por la OIE, figura en la actualidad en la Global Health Security Agenda propuesta al mundo entero por los Estados Unidos de América como una de las herramientas esenciales para lograr el objetivo de un mundo sano para todos, libre de la amenaza de enfermedades infecciosas, tanto humanas como animales.

Proteger a los animales es preservar nuestro futuro. Les damos cita en mayo de 2015.


1GF-TADs:  Plan-marco mundial para la lucha progresiva contra las enfermedades animales transfronterizas 

Contact : media@oie.int

Al principio