Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas

Una sola salud

Mejorar el control de los riesgos sanitarios a nivel mundial

En un contexto de creciente mundialización del comercio, el control y la gestión de los riesgos sanitarios sólo se pueden contemplar de manera intersectorial, según un enfoque que valoriza la prevención gracias a sistemas de salud estructurados y resilientes.

Riesgos sanitarios a nivel mundial y desafíos futuros

Las enfermedades de origen animal a las que el hombre es sensible, como la influenza aviar, la rabia, la fiebre del Valle del Rift o la brucelosis, representan riesgos mundiales para la salud pública que es indispensable prevenir y combatir.

Los patógenos de origen animal no transmisibles al hombre, pero que tienen consecuencias negativas sobre la producción de proteínas de origen animal no deben descuidarse, en particular en los países en desarrollo. Estos patógenos pueden originar caídas de producción y, por consiguiente, una disminución de los alimentos disponibles, ocasionando graves problemas de salud pública debido a la escasez y las deficiencias ocasionadas.

Estos riesgos aumentan con la mundialización del comercio y los cambios climáticos y de comportamiento humano, que multiplican las oportunidades para que los patógenos colonicen nuevos territorios y evolucionen bajo nuevas formas.

Prevenir y controlar los patógenos en su fuente animal

En el transcurso de las décadas pasadas, aprendimos que la prevención de las enfermedades en su origen sigue siendo la solución más eficaz y económica para proteger al hombre. Necesitamos nuevos paradigmas de detección temprana, de prevención y control en la interfaz entre humanos y animales para reducir las amenazas mundiales persistentes de la influenza y otras enfermedades zoonóticas emergentes. Dada la complejidad de la emergencia de estas enfermedades y su propagación en un contexto de mundialización creciente, debemos identificar estrategias eficaces para controlarlas en su origen con el fin de reducir el impacto sanitario potencialmente devastador, teniendo en cuenta los éxitos del pasado e incorporando nuevos métodos de lucha y nuevas formas de colaboración para reducir las amenazas futuras.

Por su actividad de normalización de la sanidad y el bienestar animal, y su mandato de transparencia de la sanidad animal a nivel mundial, la OIE desempeña un papel esencial en la prevención y el control de los riesgos sanitarios a nivel mundial.

La cooperación intersectorial a niveles nacional, regional y mundial, es un elemento fundamental para el éxito de los esfuerzos realizados.

A través de sus acciones, la OIE respalda sólidamente las actividades orientadas a expandir la base científica de una colaboración intersectorial eficiente y a identificar cómo aplicar el concepto de «Una sola salud» en la política y en la práctica.

Crear una red de pericia científica internacional

La identificación rápida y precisa de los agentes patógenos responsables de las zoonosis es un componente esencial de la detección precoz de enfermedades. Por consiguiente, las capacidades y la credibilidad de los laboratorios veterinarios nacionales desempeñan un papel clave en el control de las enfermedades.

Desde hace ya varios años, la OIE se compromete a reforzar las capacidades y la interconexión de los laboratorios veterinarios. Asimismo, pone a disposición de sus Países Miembros las competencias de más de 320 centros de pericia internacionales, así como programas de refuerzo de capacidades de los laboratorios nacionales principalmente a través de su programa de hermanamiento entre laboratorios y la implementación de talleres educativos.

 

 

 

Al principio