Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Sanidad Animal en el Mundo > Autodeclaración de estatus para una enfermedad

Autodeclaración

 

Las autodeclaraciones sobre la situación sanitaria de un país o zona

Antes de formular una autodeclaración, los Delegados ante la Organización deben consultar el Código Sanitario para los Animales Terrestres o el Código Sanitario para los Animales Acuáticos a efectos de informarse sobre la existencia de requisitos específicos aplicables a una enfermedad particular. Al presentar las pruebas epidemiológicas pertinentes, los Países Miembros de la OIE pueden demostrar a los países importadores interesados que todo su territorio, o una de sus zonas, cumplen las disposiciones del capítulo sobre la enfermedad del caso. Todas las autodeclaraciones deben basarse en pruebas sólidas que confirmen el respeto de los requisitos aplicables a la situación sanitaria de la enfermedad de conformidad con las normas de la OIE.

Las autodeclaraciones, firmadas por los Delegados de los Países Miembros interesados ante la OIE, se someten a la Sede de la Organización ( self-declaration@oie.int ) junto con los datos que demuestran el cumplimiento de los requisitos estipulados en los capítulos pertinentes de los Códigos Terrestre o Acuático, según corresponda. A solicitud de los Delegados ante la OIE, las autodeclaraciones pueden publicarse íntegramente, o bien en una versión resumida, en el Boletín de la Organización a efectos de informar a todos sus Países Miembros al respecto. Todas las autodeclaraciones publicadas por la OIE pueden consultarse hojeando los Boletines en línea de la OIE.

Los Países Miembros del caso asumen la plena responsabilidad de la autodeclaración. La OIE no se hace responsable de las inexactitudes que puedan figurar en las autodeclaraciones sobre la situación sanitaria de un país o zona, ni de las modificaciones que puedan registrarse al respecto posteriormente.

 

Autodeclaración sobre la ausencia de una enfermedad de la Lista de la OIE
en un compartimiento

El objetivo final de los Países Miembros de la OIE debe consistir en liberar la integralidad de sus territorios de determinadas enfermedades e impedir su reaparición. No obstante, debido a las dificultades para lograrlo en todo el territorio de un país, en particular respecto de las enfermedades altamente contagiosas, puede resultarles conveniente establecer y mantener compartimientos libres de ciertas patologías con vistas a controlarlas, así como a facilitar el comercio internacional.

La compartimentación es un procedimiento que implica, fundamentalmente, una gestión y una cría basadas en prácticas de bioseguridad y que los Países Miembros aplican para circunscribir subpoblaciones con diferentes situaciones sanitarias dentro de sus territorios. Para ello, es preciso respetar plenamente las normas al respecto estipuladas en los Capítulo 4.3. y 4.4. del Código Terrestre y en los Capítulos 4.1. y 4.2. del Código Acuático sobre las enfermedades de los animales terrestres y acuáticos respectivamente, así como los requisitos para la compartimentación que figuran en los capítulos sobre cada enfermedad.

Las Autoridades Veterinarias nacionales son quienes otorgan, suspenden o revocan la situación sanitaria de un compartimiento. Cuando estos se establecen para facilitar el comercio internacional, es preferible que los socios comerciales logren un acuerdo (basado en los procedimientos estipulados en los CódigosTerrestre o Acuático) antes de que se registren brotes de la enfermedad.

De conformidad con el Artículo 4.4.8. del Código Terrestre y el Artículo 4.2.8. del Código Acuático: “La Autoridad Veterinaria deberá asegurarse de que los países importadores tengan acceso a toda la información.” A solicitud de los Países Miembros, la OIE proporciona información sobre los compartimientos.

La creación y evaluación de los compartimientos han de realizarse conforme a los principios estipulados en los Códigos. Los Países Miembros deben demostrar que el compartimiento se estableció en base a un plan de bioseguridad fiable y preciso, formulado por las Autoridades Veterinarias y el sector privado correspondiente en estrecha colaboración.

A solicitud de los Delegados interesados la OIE puede publicar, en su Boletín o sitio Web, los enlaces a documentos y las direcciones URL de sitios en Internet dedicados a las autodeclaraciones sobre compartimientos de los Países Miembros (comprendidas las señas de su servicio de información al respecto).

Al igual que en el caso de un país o zona, los Países Miembros interesados asumen la plena responsabilidad de las autodeclaraciones de compartimientos. La OIE no se hace responsable de las inexactitudes que puedan figurar en las autodeclaraciones sobre compartimientos, ni de la ausencia de datos que permitan comprobar el respeto de las normas de la Organización en dicho territorio, así como tampoco del mantenimiento de su situación sanitaria. La OIE tampoco se hace responsable del contenido de las publicaciones o sitios Web situados en las direcciones URL comunicadas debido a que pueden actualizarse o modificarse en todo momento sin aviso previo a la Organización . Esa responsabilidad incumbe plenamente a los Países Miembros del caso y todas las solicitudes de información deben dirigirse al servicio de información que estos hayan indicado.

 Lista para comprobar la aplicación práctica de la compartimentación para la influenza aviar y la enfermedad de Newcastle