Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Sanidad Animal en el Mundo > El Sistema Mundial de Información Sanitaria > Búsqueda activa

Búsqueda activa
de informaciones zoosanitarias no oficiales

Uno de los principales mandatos de la OIE es garantizar la transparencia de la situación zoosanitaria mundial. Con el fin de alcanzar este objetivo, la OIE recopila las notificaciones oficiales de sus Países Miembros relativas a las enfermedades animales, incluidas las zoonosis (enfermedades animales transmisibles al hombre), para luego difundir esta información a la comunidad internacional.

Para mejorar la eficacia de su sistema de información zoosanitaria y conocer del modo más exhaustivo posible la situación sanitaria mundial, la OIE emprendió en el 2002 acciones de búsqueda activa de informaciones no oficiales y de rumores relativos a la sanidad animal y a la salud pública. Dichas informaciones se evalúan según la situación sanitaria en el país o la región en cuestión y se verifican, llegado el caso, con los Países y Territorios Miembros para su posterior confirmación oficial y su eventual publicación.

Los Países y Territorios Miembros han autorizado a la Sede de la OIE a contactar directamente a sus Delegados nacionales acerca de informaciones sanitarias difundidas por los medios de comunicación u otras fuentes no oficiales y que pudieran resultar ser eventos que deban ser legalmente notificados de inmediato a la OIE.

El procedimiento de búsqueda activa aplicado por la OIE consiste en:

  • Buscar informaciones sanitarias no oficiales y rumores difundidos por los medios de comunicación o redes como GPHIN (de sus siglas en inglés, Global Public Health Intelligence Network) del Organismo de salud pública de Canadá y ProMed así como por revistas y publicaciones científicas, etc. Recolectar los informes de los Laboratorios de referencia de la OIE, cuyo mandato incluye informar al Delegado ante la OIE del país correspondiente así como a la OIE de cualquier resultado positivo de una enfermedad perteneciente a la lista de la OIE.
  • Identificar el evento sanitario encontrado: enfermedad sospechada, signos clínicos (por ejemplo, alta mortalidad), localización geográfica (región(es), país, pueblo, etc.), especies animales afectadas, etc.
  • Analizar la credibilidad de la fuente.
  • Analizar la pertinencia de la información y situarla dentro del contexto sanitario del país y con relación al cumplimiento por parte de los Países Miembros de sus obligaciones legales de notificación a la OIE.
  • Establecer si la información es relativa a un evento excepcional y debe ser objeto de una acción inmediata que conduciría, en caso de confirmación oficial, a una notificación inmediata. En caso contrario, si se trata de una información relativa a una enfermedad presente o a casos humanos de zoonosis, habrá que guardar esta información con el fin de cerciorarse de la exhaustividad al respecto de los informes semestrales o anuales correspondientes.
  • Según el análisis anterior, contactar al Delegado nacional del País o Territorio Miembro en cuestión e informarle del evento identificado y de su pertinencia. Si el evento ha sido confirmado y no ha sido comunicado todavía, pedir una notificación oficial del País o Territorio Miembro a la OIE.

 

 

La información se vuelve oficial una vez confirmada por el Delegado. La OIE considera que el procedimiento de validación de la información por las Autoridades veterinarias nacionales es indispensable para su notificación oficial mediante el uso de informes estandarizados y es un requisito previo para su difusión oficial.

 

 

 

Procedimiento de búsqueda activa y de verificación

Además, invalidar rumores e informaciones no oficiales o establecer un diagnóstico diferente al que se sospechaba en un principio aporta un valor añadido y mejora el análisis del riesgo. Esto demuestra que toda publicación no oficial de información sanitaria, incluso verídica, no está asociada sistemáticamente a un evento epidemiológico excepcional y debe ser tratada con precaución.

Desde que se inició en enero de 2002 esta actividad de búsqueda activa de rumores e información no oficial, el número de notificaciones inmediatas publicadas aumentó al principio, lo que respondía al principal objetivo que se buscaba al implementar esta actividad, esto es, contribuir a la mejora del sistema de alerta precoz de la OIE. Seguidamente, las solicitudes de verificación dirigidas a los países se fueron estabilizando para disminuir ligeramente. Esto demuestra una mejor comprensión de las razones de notificación de los eventos excepcionales y una mayor transparencia de los países. Además, también hay que relacionar esto con la disminución de las notificaciones por influenza aviar en el mundo y con una situación sanitaria mundial en general más estable en los animales en comparación con la crisis de la influenza aviar.

El siguiente gráfico ilustra los resultados de esta actividad a través, al principio, del aumento del número de notificaciones oficiales obtenidas, contribuyendo así a la mejora de la transparencia y de los conocimientos de los que se dispone acerca de los eventos epidemiológicos excepcionales que ocurren en el mundo y, por lo tanto, de la situación zoosanitaria mundial. Muestra además que, a partir de 2008, el número de notificaciones oficiales a raíz de la verificación por parte de la OIE ha disminuido en comparación con el número de notificaciones inmediatas recibidas, lo que indica una mejora de la notificación de los países por sí mismos en cuanto a los eventos excepcionales.

Gráfico 1: Número de mensajes de alerta publicados

 

 

 

 

Las actividades de búsqueda activa no se han limitado a los eventos excepcionales, sino que también han tenido en cuenta las informaciones sobre las enfermedades de la lista de la OIE o las zoonosis en el hombre, las cuales se verifican al recibir el informe semestral o el informe anual en cuestión. Esta diversificación de la actividad de búsqueda activa aumentó mucho en 2008 con respecto a años anteriores. El siguiente gráfico ilustra el crecimiento global desde 2002 de las actividades de búsqueda activa de información no oficial así como su diversificación en 2008 hacia la verificación de la notificación de informaciones sanitarias sobre las enfermedades de la lista de la OIE que deben notificarse en los informes semestrales y en los informes anuales (zoonosis en el hombre).

Gráfico 2: Distribución de las actividades de búsqueda activa y verificación desde 2002

 

 

 

 

 

 

 

 

Iniciativa conjunta FAO/OIE/OMS: GLEWS

Con el fin de afianzar los sistemas de alerta precoz, la OIE colabora con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la elaboración de un Sistema mundial de alerta y respuesta rápidas, el GLEWS (de sus siglas en inglés Global Early Warning and Response System). Su principal objetivo es compartir informaciones sanitarias, en particular las procedentes de la búsqueda activa. Las informaciones relativas a 25 enfermedades prioritarias (19 zoonosis y 6 enfermedades estrictamente animales) se difunden en el seno de la red GLEWS, que está formada por las tres organizaciones, las cuales comparten sus mecanismos de búsqueda activa y sus redes de verificación de la información, según sus mandatos respectivos, así como los resultados obtenidos.

La colaboración entre estas tres organizaciones internacionales en el marco del GLEWS ha conducido a la creación de una plataforma común destinada a compartir las informaciones no oficiales y los resultados de sus verificaciones así como de herramientas analíticas que permitan predecir la aparición y la propagación de enfermedades y aportar, en caso de necesidad, una respuesta coordenada de cada una de las tres organizaciones ante urgencias sanitarias.

 

 

Al principio