Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Sanidad Animal en el Mundo

Portal sobre la fiebre aftosa

Prevención y control

Las medidas de la estrategia global de lucha contra la fiebre aftosa son en primer lugar los sistemas de detección y alerta temprana y el establecimiento de medidas y mecanismos de prevención y de respuesta rápida, lo que posibilita el seguimiento y control de la aparición, prevalencia y caracterización de los virus de fiebre aftosa.

La protección de los países o zonas libres de fiebre aftosa se refuerza con medidas estrictas de control del movimiento de los animales sensibles en las fronteras y de vigilancia sobre las importaciones.

En los países o zonas infectadas, es esencial que los propietarios y productores ganaderos mantengan sólidas prácticas de bioseguridad para prevenir la introducción o propagación del virus. Las medidas recomendadas en las explotaciones incluyen:

  • control del acceso de las personas y equipos al ganado;
  • control de la introducción de nuevos animales en la cabaña existente;
  • mantenimiento sanitario de los corrales, edificios, vehículos y equipos;
  • monitorización y seguimiento de la enfermedad;
  • eliminación adecuada del estiércol y de los cadáveres.

 

Un planeamiento de contingencia en caso de eventuales focos identificará los elementos para la erradicación de la enfermedad, tales como:

  • sacrificio de todos los animales infectados, recuperados y en contacto con los focos de la enfermedad y que son sensibles a la fiebre aftosa;
  • eliminación adecuada de las canales y de todos los productos animales;
  • vigilancia y rastreo del ganado eventualmente infectado o expuesto;
  • cuarentena estricta y controles del movimiento del ganado, equipos, vehículos; y
  • desinfección completa de los locales y de todo el material infectado (implementos, coches, prendas de vestir, etc.)

 

En las zonas endémicas, la eliminación selectiva podrá complementarse con la vacunación del ganado susceptible. Las vacunas usadas deben proteger contra la cepa particular del virus prevalente en la zona.

Al principio