Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Actualizacion Enero de 2014 - Preguntas y respuestas: Síndrome respiratorio de Oriente Medio por coronavirus (MERS-CoV)

¿Qué es el MERS-CoV?

Es una cepa particular de coronavirus sospechosa de causar el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), una enfermedad de las vías respiratorias que afecta a los humanos. El MERS-CoV no se había observado en el hombre antes de septiembre de 2012, pero desde entonces, se han registrado brotes esporádicos con casos humanos en 9 países. Según un informe reciente de la OMS publicado el 31 de diciembre de 2013, se han notificado en total 176 casos humanos confirmados en el laboratorio desde septiembre de 2012, incluidos 74 decesos.

¿Qué son los coronavirus?

Los coronavirus son una especie de virus ARN (ácido ribonucleico). Su denominación se debe a que, al microscopio electrónico, el virus aparece rodeado de una corona o aureola característica. Existen varias especies y cepas de coronavirus de características diferentes que ocasionan una serie de síntomas, desde la enfermedad leve hasta grave, en los humanos y en diferentes especies animales. Hay varias especies distintas de coronavirus que pueden infectar tanto a los animales como al hombre.

¿Cuál es el origen del MERS-CoV?

La OIE junto con las instituciones aliadas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y las autoridades nacionales de sanidad animal de los países afectados siguen de cerca las investigaciones de un posible origen animal del MERS-CoV. La investigación epidemiológica en curso abarca la búsqueda de las fuentes potenciales de exposición al virus, que son numerosas e incluyen, además de los seres humanos, el medio ambiente, la comida y el agua, así como los animales. Una información pormenorizada suministrada por los familiares y otras personas en contacto con los pacientes infectados por MERS-CoV puede ser útil para proporcionar indicios importantes sobre el origen de la infección.

Según la información disponible, en la mayor parte de los casos humanos del síndrome respiratorio de Oriente Medio no se señala un contacto con los animales.

¿Los animales pueden resultar infectados por el MERS-CoV?

Los análisis llevados a cabo en noviembre de 2013 por un laboratorio de los Países Bajos ofrece, al parecer, pruebas incontestables de que el MERS-CoV se ha aislado en muestras de 3 camellos de una explotación de Qatar, en vinculación con dos casos humanos de MERS. Con respecto a este evento, se desconoce la fuente de exposición de los humanos y de los camellos (y posiblemente otros animales), es decir, no se conoce la dirección de la transmisión entre las dos especies, ni si los animales o los humanos estuvieron expuestos a otra fuente de infección. Se requieren investigaciones ulteriores para evaluar las implicaciones de estos hallazgos.

¿Los animales son responsables de las infecciones humanas por MERS-CoV?

Se necesitan más investigaciones para evaluar la presencia de MERS-CoV en la población animal y determinar las fuentes potenciales y los modos de transmisión. No obstante, podría ser difícil conducir una encuesta amplia, ya que no se cuenta con pruebas de diagnóstico validadas disponibles a gran escala, y los animales solo pueden excretar el virus por periodos de tiempo relativamente breves. Se necesitan investigaciones adicionales conjuntas en los sectores de la salud humana y la sanidad animal para poder determinar la fuente de exposición para las infecciones humanas por MERS-CoV, cuando no se ha identificado una fuente humana. Hasta ahora, la OMS ha identificado tres patrones de infección: 

  • Casos adquiridos en la comunidad (las fuentes de exposición son desconocidas y podrían incluir una fuente animal, alimentaria o ambiental)
  • Infecciones adquiridas en el hospital
  • Infección adquirida por contacto estrecho entre humanos (en el hogar).

¿El MERS-CoV proviene de los murciélagos?

Aunque ya se había detectado un virus similar en los murciélagos y hace poco se ha hallado un fragmento de materia genética viral correspondiente al MERS-CoV en un murciélago de Arabia Saudita, se necesitan más pruebas para establecer un vínculo directo entre el MERS-CoV y los murciélagos u otra especie animal.

¿Se han confirmado las sospechas de que los camélidos y otros animales están implicados en el síndrome respiratorio de Oriente Medio?

Aunque los resultados recientes de un laboratorio en los Países Bajos ofrecen, al parecer, pruebas de que 3 camellos fueron infectados por MERS-CoV, se necesitan investigaciones ulteriores para poder interpretar el significado de estos hallazgos y evaluar la función potencial de los camellos y posiblemente de otros animales en el síndrome respiratorio de Oriente Medio. Ulteriormente, las muestras recogidas del mismo rebaño y sometidas a pruebas utilizando la misma técnica arrojaron resultados negativos. Se está poniendo en práctica una importante vigilancia del MERS-CoV en los animales para comprender mejor la epidemiología y el mismo rebaño es sometido nuevamente a pruebas sistemáticas.

Mientras no se disponga de más información, es importante tener en cuenta todas las fuentes potenciales de exposición para los casos humanos y animales.

¿Existen pruebas serológicas, o pruebas de detección y aislamiento del virus en los animales?

Las pruebas serológicas tiene por objeto detectar los anticuerpos generados por el animal contra el virus, y no investigar la presencia del propio virus. Con frecuencia es difícil, a veces imposible, distinguir entre anticuerpos para diferentes especies o cepas de virus que presentan similitudes genéticas o antigénicas, debido a la llamada “reactividad serológica cruzada”.

Las pruebas serológicas para el MERS-CoV aún no han sido validadas en los animales y es posible que no sean fiables. Si estas pruebas, que aún no son suficientemente específicas, se utilizan en los animales, existe el riesgo de que arrojen resultados “falsos positivos”, ya que tal vez no sea posible diferenciar entre los anticuerpos para el MERS-CoV y los anticuerpos para otros coronavirus, comúnmente registrados en los animales.

Por ello, las pruebas confirmatorias en los animales deben concentrarse en el aislamiento e identificación del virus en sí.

A este efecto, es posible utilizar técnicas para amplificar las secuencias genómicas con la reacción en cadena de la polimerasa, (RT-PCR), confirmada por la secuenciación de los amplicones, o aislar el virus en sí mediante un cultivo vírico. Debido a las similaridades genéticas con otras cepas, para confirmar la presencia del MERS-CoV, los análisis deben identificar la especie en cuestión (MERS-CoV), no solo el género (betacoronavirus). A la fecha, debido a la novedad de esta cepa vírica, la utilización de la prueba PCR en los humanos podría dar resultados falsos positivos como consecuencia de que haya cepas cercanas en circulación en los animales. De manera que, la secuenciación completa del genoma o el aislamiento del virus siguen siendo los métodos más fiables para confirmar la presencia del MERS-CoV.

¿Qué ocurriría si se identifica el MERS-CoV en los animales?

Si los informes de las investigaciones de salud pública identifican un posible origen animal, la OIE brindará su apoyo para proseguir las investigaciones conjuntas.

Los Países Miembros de la OIE tendrían la obligación de declarar a la Organización cualquier caso confirmado del síndrome respiratorio de Oriente Medio en los animales, como "enfermedad emergente", en virtud del artículo 1.1.3 del Código Sanitario para los Animales Terrestres de la OIE. No obstante, si se identificara el virus MERS-CoV en un animal, esto no significaría necesariamente que dicho animal sea una fuente de infección humana. Se necesitarían investigaciones minuciosas para comprender la relación entre los casos animales y los casos humanos y si un hallazgo en los animales sería significativo para la infección humana.

¿Qué está haciendo la OIE?

Tras los recientes hallazgos del laboratorio de los Países Bajos sobre las muestras animales recogidas en Qatar, la OIE está trabajando en estrecha colaboración con la OMS y con Qatar para obtener más información sobre la posible situación de la enfermedad en los animales y evaluar las implicaciones posibles para la sanidad animal y la salud humana.

Por otra parte, un experto de la OIE participó en una misión de la OMS en el Reino de Arabia Saudita, en junio de 2013, para investigar el origen del virus MERS-CoV. La OIE cuenta también con una red informal mundial de expertos en coronavirus en animales que vigila la situación de cerca.

La OIE desarrolla y publica normas y directrices internacionales sobre la prevención y control de las enfermedades animales, incluidas las zoonosis (enfermedades animales transmisibles a los humanos). Estas normas basadas en la ciencia proporcionan pautas sobre las mejores medidas de control que deben aplicarse, llegado el caso, a fin de poder controlar una infección en la fuente animal identificada.

La OIE es la organización de referencia para las normas internacionales relativas a la sanidad animal y las zoonosis en virtud del Acuerdo sobre las Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (Acuerdo MSF) de la Organización Mundial del Comercio. Las decisiones relativas al comercio seguro de los animales terrestres y los productos de origen animal deben respetar las normas, recomendaciones y directrices contempladas en el Código Sanitario para los Animales Terrestres de la OIE.

 

Al principio