Rabia

La rabia es una enfermedad viral que afecta el sistema nervioso central de los mamíferos, entre ellos el del hombre. El virus está presente sobre todo en la saliva y el cerebro de los animales infectados. Se transmite a través de la saliva de un animal enfermo, en la mayoría de los casos, la de un perro. El periodo de incubación es variable, y fluctúa de varios días a algunos meses. Cuando aparecen los síntomas, la enfermedad es mortal, tanto en los animales como en el hombre. La rabia sigue presente en el mundo, con las dos terceras partes de los países todavía infectados. La mitad de la población mundial vive en zona endémica, y más del 80% de los fallecimientos se producen en zonas rurales con poco o ningún acceso a las campañas de información sanitaria y a los cuidados tras una mordida. África y Asia son los continentes con el más alto riesgo de mortalidad humana, con más del 95% de los casos mortales en el mundo . La rabia canina también está menos controlada en estas regiones. Alrededor del 99% de los casos de rabia en el hombre se deben a mordeduras de perros infectados. Controlar y erradicar la rabia significa combatirla en su fuente animal.

La rabia sigue matando

Alrededor del 99% de los casos de rabia en el hombre se deben a mordeduras de perros infectados y, a diferencia de otras enfermedades, disponemos de todas las herramientas necesarias para erradicarla.

La rabia es una de las zoonosis más mortíferas en el mundo. Cada año, causa la muerte de alrededor de 59.000 personas, en su mayoría niños, en los países en desarrollo

Prevenir la rabia en humanos eliminando la rabia canina

Tres formas clave de prevenir la rabia en humanos:

  • La vacunación masiva de los perros en zonas infectadas, la única manera de romper durablemente el ciclo de transmisión de la enfermedad del animal al hombre
  • La vacunación humana, preventiva
  • La administración de suero antirrábico tras la mordida por un perro sospechoso.

La vacunación masiva de los perros es el método ideal, ya que es el único medio que permite una interrupción real del ciclo de transmisión de la enfermedad del animal al hombre. Se estima que al vacunar al  70% de la población canina existente en los países todavía infectados, se podría erradicar la rabia en los perros y el número de casos en los humanos acercarse muy pronto a cero. En la actualidad, existen excelentes vacunas contra la rabia canina, fabricadas según las normas de la OIE.

Colaboración global

La realización de una estrategia de control eficaz de la rabia sólo se puede llevar a cabo a partir de una coordinación eficaz entre las partes interesadas que utilizan las mismas estrategias.

La OIE trabaja en forma mancomunada con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y otros en pos del desarrollo de recomendaciones internacionales para una mejor colaboración intersectorial y la implementación a nivel mundial de las estrategias más adecuadas.

United Against RAbies Forum/Foro Unidos contra la Rabia

En respuesta a un llamado a la acción global realizado en 2015, la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Alianza Global para el Control de la Rabia (GARC) desarrollaron Zero by 30: centrado en el país: el plan estratégico mundial para poner fin a las muertes humanas por rabia transmitida por perros para 2030. El primer informe anual describió un gran progreso, pero también destacó la necesidad de adaptar y hacer crecer el enfoque en respuesta a las lecciones aprendidas.

Posteriormente, y para construir sobre la base sólida establecida en Zero by 30, el Tripartito (compuesto por la FAO, la OIE y la OMS) lanzó el Foro Unidos contra la Rabia (el Foro) en 2020. El Foro es una red inclusiva que reúne a las partes interesadas de diversos antecedentes para compartir conocimientos, experiencias e ideas que ayudarán a los países y regiones a desarrollar e implementar programas efectivos de eliminación de la rabia.

Los Grupos de Trabajo del Foro crean resultados útiles que apoyarán la implementación de programas de eliminación de la rabia, ayudarán a los países a desarrollar estrategias nacionales y desarrollar estrategias de promoción y movilización de recursos. El Foro proporciona una plataforma central donde las partes interesadas pueden acceder fácilmente a estos recursos, mientras que las reuniones anuales de partes interesadas tienen como objetivo fomentar redes y relaciones para que podamos superar colectivamente los desafíos de lograr la eliminación de la rabia humana transmitida por perros.

Visite el sitio web del Foro Unidos contra la Rabia aquí (en inglés)

Recursos clave


Actividades Tripartitas

Además del trabajo con el Foro Unidos contra la Rabia, la OIE está trabajando en asociación con la OMS y la FAO (el tripartito) para minimizar el impacto sanitario, social y económico de la rabia mediante la coordinación de actividades en todo el mundo.

La rabia es una de las cuestiones identificadas como prioritarias por el tripartito en el marco del enfoque conjunto de Una sola salud desarrollado a través de la Alianza Tripartita.


El Banco de Vacunas antirrábicas de la OIE

Al proporcionar vacunas de alta calidad, el Banco de Vacunas antirrábicas de la OIE ayuda a los países a implementar campañas de vacunación y contribuir a la eliminación de la rabia humana transmitida por perros.


Día Mundial de Lucha contra la Rabia

#rabiesendshere  #Rabies  #Zeroby30  #WorldRabiesDay

Cada año,el 28 de septiembre, la comunidad internacional se reúne para promover la lucha contra la rabia. El Día Mundial de Lucha contra la Rabia representa una jornada de acción y sensibilización. Es su oportunidad para unirse al movimiento mundial. Usted puede organizar o participar en cualquier  evento, ya sea virtual o cerca de su domicilio. Consulte la caja de herramientas para obtener material útil para su evento.

Normas y redes internacionales de la OIE

La OIE proporciona normas, directrices y recomendaciones con base científica para el control de la enfermedad en los animales y para prevenir su propagación, así como normas para el diagnóstico de la rabia y la producción de vacunas veterinarias de alta calidad.

Las normas científicas de la OIE se actualizan periódicamente e incluyen:

  • la prevención y control de la rabia, incluyendo disposiciones para los programas oficiales de control de la rabia transmitida por los perros validados por la OIE

OIE Código Sanitario para los Animales Terrestres Capítulo 8.14 ‘Infección por el virus de la rabia’

  • la gestión de las poblaciones de perros vagabundos

OIE Código Sanitario para los Animales Terrestres Capítulo 7.7 ‘Control de las poblaciones de perros vagabundos’

  • los desplazamientos internacionales de perros y gatos provenientes de países infectados por la rabia

OIE Código Sanitario para los Animales Terrestres Capítulo 5.11 ‘Modelo de certificado veterinario para desplazamientos internacionales de perros, gatos y hurones procedentes de países considerados infectados de rabia’

  • los métodos de diagnóstico y producción de vacunas de calidad de uso veterinario

OIE Manual de las Pruebas de Diagnóstico y las Vacunas para los Animales Terrestres Capítulo 2.1.13 ‘Rabies’

Estas normas son adoptadas por consenso por los Países Miembros de la OIE.

Guia

  • Procedimiento para el reconocimento oficial de un estatus/ validación de programa oficial
  • Cuestionario para orientar a los Miembros de la OIE en la preparación de sus expedientes para la aprobación de los programas oficiales de control de la rabia transmitida por perros.

Red científica mundial de la OIE

A través de su red mundial de más de 300 Laboratorios de Referencia y Centros Colaboradores (colectivamente, “Centros de Referencia”), la OIE proporciona asesoramiento sobre políticas, diseño de estrategias y asistencia técnica para el diagnóstico, control y erradicación de la rabia.

Los Laboratorios de Referencia especializados en rabia de la OIE en todo el mundo son centros de experiencia y estandarización de métodos de diagnóstico. Los expertos de referencia de la OIE – investigadores de renombre internacional – están comprometidos a permitir que los Laboratorios de Referencia proporcionen los conocimientos técnicos y científicos necesarios y se formen opiniones sobre el seguimiento y el control de la enfermedad.

También proponen formación científica y técnica para los Miembros de la OIE y coordinan estudios científicos y técnicos en colaboración con otros laboratorios y organizaciones.

Recursos de medios

Ya sea en calidad de ciudadanos, propietarios de perros o de otros animales, periodistas, veterinarios, servicios veterinarios nacionales, gobiernos, a todos nos debe importar contribuir en la lucha contra esta devastadora  enfermedad.

No importa quiénes somos o dónde estamos, cada uno a su nivel puede participar en la lucha mundial contra la rabia.

Para ello, la OIE pone a su disposición fichas de información, herramientas de divulgación, vídeos y opiniones de expertos.

Difundir la información es fundamental en esta batalla de todos los días.

No esperemos más para movilizarnos.


Día Mundial de Lucha contra la Rabia – la caja de herramientas digitales

Haga clic aquí o en la infografía de arriba para acceder a una gran cantidad de recursos gratuitos para su campaña.

Esta campaña busca generar un sentimiento de orgullo en las personas que hayan vacunado a un perro contra la rabia y crear una tendencia social para aumentar el número de personas que participan en las campañas de vacunación. 

Los servicios veterinarios, los propietarios de perros, la comunidad, TODOS tenemos una función que cumplir.

Detrás de cada perro vacunado, hay un hombre, una mujer, un niño, que han tomado la iniciativa de vacunar a su propio animal o a uno de su comunidad.

Hay una gran variedad de herramientas, tanto impresas como digitales, disponibles y listas para que las comparta con sus redes de trabajo.

Una guía completa de la campaña y una guía para las redes sociales le ayudarán a explorar las herramientas y la mejor manera de utilizarlas y difundirlas.

  • Las herramientas para imprimir incluyen pósteres, certificados, folletos y un logo que puede utilizar en sus obsequios.
  • La caja de herramientas digitales incluye un vídeo al igual que marcos de redes sociales y más.

¡Descubra las herramientas y compártalas con su red de trabajo!

Disponibles en 6 idiomas: francés, inglés, español, árabe, chino y ruso.

Descárguelas todas al mismo tiempo aquí


Infografía interactiva de la OIE sobre la rabia

Si tiene problemas de visualización, haga click aquí para ver en pantalla completa

Infografía sobre la rabia:

Para compartir el enlace: to be updated
Para integrar la infografía en vuestra página web:

<iframe src=”https://www.oie.int/infografia/rabia/”  border=”0″ scrolling=”yes” height=”650″ width=”600″ frameborder=”0″></iframe>

Historias de éxito

Las siguientes historias muestran las acciones llevadas a cabo por diversos Miembros para luchar contra la rabia. Todas las herramientas necesarias para eliminar esta enfermedad en su fuente animal están a nuestra disposición y la OIE implementa diferentes programas para apoyar a sus Miembros en la implementación de sus estrategias nacionales de eliminación de la rabia.

Descubra aquí como estos programas pueden beneficiar a los países.

Myanmar: Compartir el mensaje sobre la rabia para salvar vidas humanas

Myanmar: 2016 a 2018

‘La rabia mata’. Daw Kyi, una granjera de 68 años, creció escuchando esta frase y las historias sobre los casos regulares de rabia humana y canina en su pequeña comuna rural, en el municipio de Lewei, en Myanmar. Como muchos otros habitantes de su pueblo y de otros pueblos vecinos, ella sabía que la enfermedad mortal podía transmitirse fácilmente del perro al hombre, pero tenía muy pocos conocimientos sobre cómo prevenirla.

En 2016, la situación cambió. El Departamento de Ganadería y Veterinaria de Myanmar (LBVD), con el respaldo de la OIE, inició un proyecto piloto en Lewei para demostrar que era posible eliminar la rabia vacunando a los perros, la principal fuente de casos humanos. Mediante la vacunación gratuita de los perros, puerta a puerta, se llegó a vacunar a 100 000 animales en esta primera etapa. Sin embargo, el proyecto piloto no se limitó a las campañas de vacunación: consciente de la importancia de la educación para prevenir la rabia, el LBVD realizó actividades de concientización públicas para una mejor comprensión de la enfermedad y su prevención. Fue la primera vez que Daw Kyi y sus vecinos participaron en reuniones de información sobre la rabia y recibieron herramientas de comunicación sobre la importancia de la vacunación de los perros y el tratamiento de las heridas por mordedura para protegerse de esta enfermedad 99.9 % fatal.

El proyecto piloto, parte del Programa Nacional de Control de la Rabia, se repitió en 2017 y 2018, y se extendió a otros municipios. La OIE brindó a Myanmar recursos técnicos y financieros para llevar a cabo estas actividades: se entregaron 450 000 dosis de vacunas caninas para la rabia a través del banco de vacunas de la OIE y se capacitó a los vacunadores sobre buenas prácticas antes de iniciar las campañas.

Gracias a las actividades implementadas en el marco del proyecto piloto, ningún caso de rabia animal fue notificado en Lewei durante el periodo 2016–2018. Pero el impacto fue aún mayor, se registró un aumento en el número de pacientes víctimas de mordeduras que reciben profilaxis en hospitales tras la exposición, puesto que Daw Kyi y sus vecinos ahora saben cómo proceder frente a la mordedura de un perro. Desde el principio de la campaña de vacunación, en su pueblo, no se ha vuelto a reportar ningún caso de rabia en perros y ahora las nuevas generaciones pueden crecer en una realidad distinta a la que conocieron sus mayores.

El proyecto piloto desarrollado en Lewei muestra que es posible controlar la rabia difundiendo la información sobre la manera de prevenirla e implementando las medidas necesarias. Sin embargo, en los últimos cinco años, se notificaron en Myanmar cerca de 200 casos de rabia humana por año. Próximamente, el país planea ampliar las acciones de concientización a otras áreas de riesgo como parte de su Plan Nacional para la Eliminación de la Rabia (2018–2030), con el fin de garantizar que todos sus ciudadanos crezcan sabiendo cómo hacer para prevenir la rabia.

Namibia: Acompañando las estrategias nacionales contra la rabia

Zona comunal del norte (Namibia) 2016 a 2018

Implementar una estrategia nacional de erradicación de la rabia representa un proceso a largo plazo que involucra la participación de diferentes actores. Con el fin de acompañar de la mejor manera posible los esfuerzos de los países para eliminar esta enfermedad, la OIE ha implementado diversos programas.

Un ejemplo reciente es el lanzamiento de un proyecto de tres años en el norte de Namibia, región en la que se registra el 93 % de los casos de perros con rabia en el país. Iniciado inmediatamente después del lanzamiento de la estrategia nacional de control de la rabia, este proyecto busca incrementar el número de perros vacunados y aumentar la concientización de la población, con el objetivo de erradicar la rabia. Una primera fase piloto se implementó en la región de Oshana a partir de marzo de 2016: en virtud de su éxito, la iniciativa se amplió a siete áreas colindantes (Oshikoto, Ohangwena, Kunene, Omusati, Kavango West, Kavango East, Zambezi) y seguirá en vigencia hasta mayo de 2018.

Las lecciones aprendidas de este ejemplo exitoso servirán para mejorar el control de la rabia en el sur de África.

Túnez: Vacunando a los perros vagabundos para salvar vidas humanas

Túnez (Túnez) Mayo de 2017

La rabia sigue matando a seres humanos en numerosas partes del mundo.
El 95 % de los casos de rabia en el hombre están causados por mordeduras de perros infectados. Por lo tanto, vacunar a los perros es la mejor manera de prevenir pérdidas humanas a causa de la rabia.

En el marco de su programa nacional de control de la rabia, Túnez organiza cada año campañas masivas de vacunación de perros. Sin embargo, vacunar a los perros vagabundos sigue siendo un desafío mayor puesto que, a menudo, es difícil atraparlos.

Con el fin de resolver esta dificultad de forma efectiva, las autoridades tunecinas a cargo de la sanidad animal decidieron pasar a la acción y solicitaron el apoyo  de la OIE. En 2017, la OIE organizó un taller destinado a capacitar a profesionales de la municipalidad de Túnez responsables de la vacunación masiva de perros, sobre cómo capturar y manejar a los perros callejeros y agresivos.

¡Descubra los resultados en este corto vídeo!

Lesoto: Rehabilitando las instalaciones veterinarias para prevenir la rabia en los perros

Maseru (Lesoto) Septiembre de 2016

El acceso a instalaciones veterinarias de calidad es esencial para un control eficaz de la rabia en los países afectados, ya que contribuye a manejar las poblaciones caninas, llevar a cabo las vacunaciones y concientizar a los propietarios de perros sobre esta enfermedad.

En los países donde la rabia todavía existe, las campañas de vacunación masivas representan la forma más económica de controlar la enfermedad. La rabia podría erradicarse si se vacuna al 70 % de los perros situados en las áreas de riesgo.

En 2016, la OIE financió la reforma de una clínica veterinaria gubernamental y de perreras en Lesoto  para contribuir a la implementación de sus campañas de vacunación.

Con el fin de ampliar el respaldo a sus Países Miembros pertenecientes a la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC), la OIE también hará entrega de una instalación renovada en Maputo (Mozambique) el Día Mundial de la Rabia de 2017.

Haití

Haití Abril de 2017

De todas las medidas existentes para erradicar esta enfermedad, la vacunación de los perros ocupa un rol central.

En 2017, en el marco de su programa nacional contra la rabia, Haití llevó a cabo una campaña de vacunación masiva durante tres meses con el objetivo de vacunar al 70 % de la población canina. En apoyo a esta campaña, y con el respaldo del gobierno canadiense, la OIE entregó 100 000 dosis de vacunas a través de su Banco de Vacunas Antirrábicas.

Gracias a este suministro de vacunas, Haití pudo focalizarse en otros aspectos de su programa de erradicación de la rabia. En particular, logró invertir en innovaciones tecnológicas y equipar al personal a cargo de la vacunación con teléfonos inteligentes que facilitaron un mejor conocimiento de la población canina.

La implementación periódica de este tipo de campañas de vacunación podría contribuir a erradicar la rabia en Haití.

¡Vacune a los perros ya!

Preguntas más frecuentes

Descargar como pdf.

Datos clave

  • Cada año, la rabia provoca la muerte de cerca de 59.000 personas, principalmente niños en zonas rurales
  • Alrededor del 99% de los casos humanos son causados por mordeduras de perros infectados
  • La vacunación del 70% de los perros permite la erradicación de la rabia en una zona endémica determinada
  • La OIE ya ha distribuido 25,3 millones de dosis de vacuna contra la rabia en Asia y África (julio de 2020)

La Enfermedad

¿Qué es la rabia?

La rabia es una enfermedad vírica que afecta el sistema nervioso central de los mamíferos, entre ellos, el hombre. El virus está presente en la saliva y el cerebro de los animales infectados. Generalmente, se transmite por la mordedura de un animal enfermo, con frecuencia un perro u otro carnívoro. Los murciélagos también representan un importante reservorio en ciertas regiones. El periodo de incubación es variable, entre algunas semanas y varios meses, pero, una vez que los síntomas aparecen, la enfermedad es mortal, tanto en los animales como en el hombre.

¿Qué es el virus de la rabia?

El virus de la rabia pertenece al género Lyssavirus, un grupo de virus que causa encefalitis. Dentro del género, se pueden distinguir doce especies distintas de Lyssavirus, siendo el virus de la rabia clásico (RABV) el más importante para la salud pública y la sanidad animal. Las diferentes variantes del RABV circulan en animales carnívoros, con frecuencia perros y gatos y, según los continentes, otras especies diferentes de carnívoros (zorro, chacal, etc.) o en los quirópteros (murciélagos).

¿Dónde está presente la rabia?

La rabia está presente en todo el mundo. Algunos países han implantado estrictas medidas sanitarias y han logrado erradicar la enfermedad y autodeclarar la libertad de la rabia transmitida a los humanos por perros. En otros países, la rabia continúa siendo endémica, ya sea en el perro o en los animales silvestres.

¿Qué impacto tiene la rabia a nivel mundial?

Cada nueve minutos, una persona muere de rabia. Cada año, la rabia mata cerca de 59.000 personas en el mundo. Las principales víctimas son niños en países en desarrollo. África y Asia son las regiones más afectadas. En los países en los que la gente sigue muriendo por esta enfermedad, el perro es el principal reservorio de rabia. Controlar la enfermedad en los perros, sobre todo en los perros vagabundos, deberá ser la prioridad para prevenir los casos mortales en humanos

¿Cómo se transmite la rabia?

La rabia se transmite por la saliva de los animales infectados. La infección se produce en la mayoría de los casos por mordeduras: Alrededor del 99% de los casos humanos se deben a mordeduras de perros infectados.

¿Cómo se propaga en el organismo el virus de la rabia?

El virus suele permanecer en el punto de entrada del organismo durante un cierto periodo antes de desplazarse a través del sistema nervioso hasta el cerebro, donde se multiplica. En una etapa posterior, continúa propagándose a lo largo de los nervios hasta alcanzar las glándulas salivales.

¿Cuánto dura el periodo de incubación de la rabia?

La aparición de los signos clínicos en un animal infectado puede variar entre algunas semanas y varios meses según la cepa vírica, la especie, el individuo y el punto de entrada en el organismo. En esta etapa, la enfermedad puede transmitirse a otros animales o personas por medio de la saliva del animal infectado, incluso antes de que éste muestre signos clínicos, lo que representa una amenaza insidiosa para las personas en contacto con el animal.

¿Cuáles son los signos clínicos de la rabia en los animales?

Los signos clínicos de la rabia varían en función del efecto del virus sobre el cerebro. En su forma clásica, la enfermedad se manifiesta por cambios súbitos en el comportamiento que pueden hacer que los animales infectados, en particular los animales silvestres, pierdan el temor natural a los demás animales y al hombre, y acepten el acercamiento y los contactos de manera inusual, sobre todo con el hombre. A medida que la enfermedad evoluciona, causa disfunción cerebral, disfunción de los nervios craneales, ataxia, debilidad, parálisis progresiva que conduce a convulsiones, dificultad para respirar y deglutir, así como salivación excesiva. También pueden observarse comportamientos agresivos y automutilación. La enfermedad conduce progresivamente a la muerte.

No obstante, en algunos casos, los cambios de comportamiento son mínimos y los animales pueden morir rápidamente, sin mostrar signos clínicos importantes.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

Los signos clínicos pueden suscitar las sospechas de la enfermedad, pero se necesitan exámenes de laboratorio para confirmar el diagnóstico. Las muestras recogidas en los animales muertos deberán enviarse a los laboratorios competentes para su diagnóstico. La OIE ofrece una serie de recomendaciones en el Manual de las Pruebas de Diagnóstico y de las Vacunas para los Animales Terrestres.

¿Qué hacer en caso de que un animal doméstico sufra una mordedura de otro animal, silvestre o doméstico?

Cualquier mordedura de un animal doméstico o silvestre deberá investigarse. Es imprescindible señalar el incidente a un veterinario, quien tomará las medidas oportunas. La persona que ha sido mordida debe consultar rápidamente a un médico.

Estrategia de la OIE en la lucha contra la rabia

¿Qué riesgos presenta esta enfermedad para la salud pública?

La rabia es considerada una de las zoonosis (enfermedades que se transmiten naturalmente de los animales al hombre) más importantes en el mundo. La infección por el virus de la rabia de los perros domésticos sigue siendo un motivo de preocupación mayor en numerosos países en desarrollo, ya que representa una amenaza para el hombre. La enfermedad también puede acarrear consecuencias económicas graves en ciertos países, si afecta a los animales de cría (bovinos, caballos, pequeños rumiantes, etc.).

¿Deben notificarse los casos de rabia a la OIE?

La rabia está incluida en la lista de enfermedades animales de la OIE que figura en el Código Sanitario para los Animales Terrestres. Por consiguiente, bajo la responsabilidad del Delegado ante la OIE, las autoridades veterinarias de los Miembros deben notificarla de manera obligatoria. Asimismo, los países también pueden publicar de manera voluntaria una autodeclaración de libre de rabia.

¿Cuáles son los objetivos de la OIE en materia de control de la rabia?

La OIE tiene como objetivo no sólo alentar la transparencia en la notificación de la enfermedad por
sus Miembros, sino también motivar a los gobiernos a invertir en programas de control prioritarios,
tales como la prevención de la rabia, en particular, mediante la vacunación de los perros, principal
fuente de la enfermedad para el hombre.

¿Cuáles son las medidas de prevención y control de la rabia?

En los países donde la enfermedad es endémica, se han establecido medidas para gestionar y reducir el riesgo de infección en las poblaciones animales susceptibles (fauna silvestre, animales vagabundos y animales domésticos bajo el control de un propietario) y para crear una zona tampón entre la fuente animal de la enfermedad y el hombre. Dichas medidas abarcan:

campañas de sensibilización y educación (dirigidas al público en general, a los propietarios deperros y a los niños)
vigilancia y declaración de casos sospechosos de rabia en los animales susceptibles
investigación de la dinámica de la enfermedad, de vacunas apropiadas y de los sistemas de administración de las vacunas en las poblaciones diana
programas de vacunación de los animales domésticos principalmente por vía inyectable, en particular, de los perros
programas de vacunación de los animales silvestres (generalmente por dispersión de cebos de vacunas en el medio natural)
programas de control de las poblaciones de animales vagabundos cuando sea posible.

Los programas de control de la rabia representan un reto mayor para numerosos países. No obstante, la carga económica que representa la vacunación de los perros sigue siendo mínima en comparación con los costos actuales de profilaxis pos-exposición de urgencia de las personas mordidas. Cabe destacar que tan solo un 10% de los costos de tratamiento bastaría para reducir considerablemente e incluso eliminar la rabia canina.

os profesionales en contacto con animales, como los veterinarios y los encargados del control y seguimiento de la fauna silvestre, deberán aplicar medidas para evitar cualquier contaminación por la saliva, las glándulas salivales y el tejido nervioso de animales infectados y, en ciertos casos, deberán protegerse por medio de la vacunación preexposición. Si una persona sufre una mordedura de un carnívoro doméstico o salvaje, deberá consultar de inmediato a un médico. Para una explicación detallada, consulte el sitio web de la OMS. Es aconsejable que las personas también se vacunen.

¿Cuál es el objetivo de las campañas de vacunación contra la rabia?

La vacunación de los perros es el método ideal para controlar y eliminar la rabia en el mundo. Por motivos epidemiológicos, éticos y económicos, la eliminación selectiva de los animales que son reservorio potencial no puede ser considerada como la prioridad en términos de control y erradicación de la rabia. Todas las campañas que han tenido éxito en la erradicación de la enfermedad han combinado el control y la vacunación de las poblaciones de perros vagabundos y la vacunación generalizada de los perros que tienen dueño.

La realización de las campañas de vacunación pretende tener una cobertura de cerca del 70% de la población canina existente en las zonas donde la rabia es endémica ya que interrumpe el ciclo de transmisión de la rabia.

En la fauna silvestre, los cebos de vacunas orales han dado excelentes resultados en ciertas especies animales (zorro, mapache, mofeta, etc.) y han resultado una solución eficaz para controlar, e incluso erradicar, la rabia del zorro en Europa Occidental. Sin embargo, su costo es elevado.

¿Qué acciones lleva a cabo la OIE?

La OIE elabora normas, directrices y recomendaciones basadas en el conocimiento científico para controlar la enfermedad en los animales y prevenir su propagación. La OIE también publica normas para el diagnóstico de la enfermedad y la fabricación de vacunas de calidad de uso veterinario y para el control de las poblaciones de perros vagabundos.

Las normas de la OIE relativas a la rabia se revisan con regularidad, con un énfasis en la importancia epidemiológica de las especies animales frecuentemente implicadas en los casos humanos (por lo general, el perro).

La OIE trabaja, en colaboración con la OMS y la FAO, para minimizar el impacto sanitario, social y económico de la rabia por medio de actividades coordinadas a nivel mundial.

La OIE ha establecido un banco de vacunas para la vacunación de los perros contra la rabia y brinda apoyo técnico a sus Miembros, si así lo solicitan (véase más adelante).

Programas y apoyos de la OIE en la lucha contra la rabia

¿Disponemos de los medios necesarios para eliminar la rabia canina?

Los analistas estiman que bastaría con tan solo un 10% de los recursos financieros utilizados en la actualidad para el tratamiento de urgencia de las personas mordidas por perros infectados, en el marco de la profilaxis pos-exposición, para que los Servicios Veterinarios a nivel mundial erradiquen la rabia en su fuente, los perros rabiosos, y prevenir así casi todos los casos humanos registrados en el mundo (actualmente se registran 59.000 muertes al año).

¿Qué apoyo brinda la OIE para luchar contra la rabia?

Una estrategia de control de la rabia requiere de la aplicación coordinada por todas las partes interesadas para ser eficaz. La OIE se apoya ante todo en los Servicios Veterinarios de sus 182 Miembros.

En respuesta a un llamado a la acción global de 2015, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Alianza Global contra la Rabia (GARC) desarrollaron Zero en 30 años, centrado en el país: el Plan estratégico mundial para poner fin a las muertes humanas por rabia canina para 2030. El primer informe anual describió un gran progreso, pero también destacó la necesidad de adaptar y desarrollar el enfoque en respuesta a las lecciones aprendidas.

Posteriormente, y para construir sobre las bases sólidas establecidas en Zero by 30, el Tripartito (compuesto por la FAO, la OIE y la OMS) lanzó el Foro Unidos contra la Rabia (el Foro) en 2020. El Foro es una red inclusiva que reúne a partes interesadas de diversos orígenes. compartir conocimientos, experiencias e ideas que ayudarán a los países y regiones a desarrollar e implementar programas efectivos de eliminación de la rabia.

Los grupos de trabajo del Foro crean productos utilizables que respaldarán la implementación de programas de eliminación de la rabia, ayudarán a los países a desarrollar estrategias nacionales y desarrollarán estrategias de promoción y movilización de recursos. El Foro de la UAR proporciona una plataforma central donde las partes interesadas pueden acceder fácilmente a estos recursos, mientras que las reuniones anuales de partes interesadas tienen como objetivo fomentar redes y relaciones para que podamos superar colectivamente los desafíos de eliminar la enfermedad. rabia humana mediada por puntos.

Los Miembros de la OIE, por su parte, tienen la responsabilidad de implementar las estrategias de lucha establecidos por la OIE a través de sus Servicios Veterinarios en coordinación con los servicios de salud pública, las autoridades locales, municipios y las fuerzas de policía, sin olvidar la labor de las organizaciones no gubernamentales (ONG).

Desde mayo de 2019, las normas de la OIE sobre la rabia incluyen recomendaciones para que los países soliciten, de forma voluntaria, la validación de sus programas nacionales de control de la rabia transmitida por perros. Estas directrices ayudan a los países a compilar de manera estandarizada, pruebas documentadas que demuestren el cumplimiento de los requisitos descritos en el Código Terrestre. Los procedimientos operativos estandarizados para el reconocimiento oficial del estatus sanitario / validación de las solicitudes de programas nacionales oficiales de control están disponibles aquí. Los primeros programas se aprobarán en 2021.

¿Quiénes son los expertos de la OIE?

La OIE cuenta con doce Laboratorios de Referencia a nivel mundial, designados por su excelencia científica en materia de rabia. Los expertos de referencia son responsables ante la OIE y ante todos los Miembros de los asuntos científicos que se les confían. Son investigadores de renombre internacional que colaboran activamente con sus Laboratorios de Referencia para prestar la asistencia técnica y científica requerida y brindar asesoría sobre la vigilancia y el diagnósticode la enfermedad. Además, ofrecen formaciones científicas y técnicas destinadas a los Miembros de la OIE, y coordinan estudios científicos y técnicos en colaboración con otros laboratorios u organizaciones.

¿La OIE brinda apoyo para la vacunación contra la rabia?

En los países en vías de desarrollo, la ayuda resulta fundamental. Con el apoyo financiero de la Unión Europea, Australia, Alemania, Francia, Canadá y Japón, el Fondo Mundial para la Salud y el Bienestar de los Animales, establecido por la OIE, ya ha facilitado varias iniciativas, como la creación de un banco de vacunas antirrábicas para perros en el año 2012 y el envío regular de dosis de vacunas principalmente a los países más pobres de Asia y de África.

Hasta la fecha (julio de 2020), la OIE ha distribuido 25,3 millones de dosis de vacuna antirrábica, 7,7 millones de las cuales ya han sido entregadas directamente a los países para contribuir a sus programas nacionales de vacunación. Además, 17,6 millones de dosis adicionales han sido solicitadas por diferentes países y organizaciones internacionales. En total, han sido 37 países beneficiarios que han recibido la vacuna del Banco de Vacunas de la OIE.

En el marco de la Alianza Tripartita (OMS, OIE, FAO), la OMS ha decidido solicitar vacunas caninas a través del banco de vacunas antirrábicas de la OIE. A julio de 2020, la OMS compró 16,3 millones de dosis de vacuna antirrábica a través del banco de la OIE para suministrarlas a Filipinas, Sudáfrica, Tanzania, la República Centroafricana y Pakistán.

Este modelo garantiza la disponibilidad de vacunas de calidad que cumplan con las normas internacionales de la OIE, su suministro eficiente en el terreno, así como un precio obtenido tras un concurso mundial entre los proveedores potenciales.