Liderando el camino a la resiliencia del sector de la sanidad animal

Selección del editor

World Veterinary Day

La resiliencia siempre ha constituido el principio director de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) a lo largo de sus ya casi 100 años de existencia. Desde las infecciones emergentes hasta los desafíos que supone una sociedad cada vez más globalizada, la Organización elabora herramientas para ayudar a los Servicios Veterinarios a hacer frente a un mundo en constante evolución. Los recientes y devastadores brotes de enfermedades animales, como la influenza aviar, destacaron el valor del personal veterinario y su capacidad para prevenir y brindar una respuesta a las amenazas sanitarias mundiales. Recordarlo es una evidencia en el marco de la celebración del Día Mundial del Veterinario 2022.

Los brotes devastadores de enfermedades como la reciente pandemia de la COVID-19, una enfermedad humana de origen animal, destacaron el valor del personal[MG1]  veterinario y demostraron que pueden acompañar a los profesionales de la salud pública, especialmente mediante las actividades de diagnóstico que permiten hacer frente a una emergencia de salud pública.

La OIE trabaja para que los Servicios Veterinarios contribuyan de forma eficiente y resiliente a la mejora de la sanidad animal en todo el mundo y a un mayor seguimiento de las enfermedades de la fauna silvestre. Además de crear un entorno propicio para sus prácticas profesionales, la Organización implementa iniciativas de formación continua y de refuerzo de capacidades orientadas a fomentar una mejora sostenible de la mano de obra veterinaria.


La sanidad animal está en el centro de los desafíos mundiales. Por esta razón, guiamos a los Servicios Veterinarios hacia una mayor resiliencia mediante soluciones que tratan una gran variedad de necesidades y ofrecen un impacto duradero

Dra. Monique Éloit, directora general de la OIE

Uno de nuestros programas emblemáticos, el Proceso PVS, encarna esta ambición. Se trata de un sistema basado en la evaluación que permite identificar eficazmente los puntos fuertes y las necesidades de los Servicios Veterinarios, sensibilizar a los países en materia de cumplimiento de nuestras normas internacionales y ofrecer una serie de programas de formación y acompañamiento. La OIE, en base al enfoque “Una sola salud”, también ha organizado seminarios conjuntos con la Organización Mundial de la Salud (OMS), con miras a facilitar el intercambio de prácticas basadas en pruebas entre los servicios de sanidad animal y salud humana.

Las iniciativas de refuerzo de capacidades de la OIE tienen como meta lograr resultados duraderos que, a menudo, impliquen una adaptación a las necesidades de cada país. Por ejemplo, el proyecto EBO-SURSY   tiene como objetivo ayudar a los países a prevenir los brotes de enfermedad y mejorar la respuesta regional a las enfermedades zoonóticas que traen graves consecuencias en los países de África Occidental y Central.

A la hora de mejorar el desempeño de los profesionales de la sanidad animal cuando se enfrentan a eventos adversos, no hay nada más fructífero que la colaboración entre sectores. Las asociaciones público-privadas (APP) sostenibles son fundamentales para habilitar recursos y generar nuevas oportunidades de cambio. La Organización publicó un manual de directrices, así como un curso en línea  para motivar a sus Miembros a crear y enriquecer los intercambios en las redes intersectoriales.

En un contexto marcado por una incertidumbre constante, la protección de los animales frente a eventos que amenazan su vida también necesita la creación de relaciones multilaterales y asociaciones interdisciplinarias. Recientemente, la OIE y sus socios de siempre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), reforzaron su colaboración e incluyeron en su alianza al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). La recién nacida “Cuadripartita” surge de la necesidad de movilizar diferentes sectores y conocimientos para construir una gobernanza más completa y coordinada en torno al concepto “Una sola salud”.  Del mismo modo, en 2018, se creó el proyecto “Consolidar la resiliencia frente al agroterrorismo y la agrocriminalidad” que tiende un puente entre el sector de la sanidad animal y el ámbito de las fuerzas del orden, con el fin de ayudar a hacer frente a las emergencias en materia de sanidad animal.

La búsqueda de la resiliencia veterinaria se adapta perfectamente a la postura previsora de la OIE con respecto a la salud mundial. El vínculo entre resiliencia y sostenibilidad es más fuerte que nunca en el mundo interconectado de hoy. Invertir en relaciones y estructuras dedicadas a fortalecer la resiliencia contribuirá al avance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La transferencia de capacidades y conocimientos a través de la formación refuerza la convicción de la Organización de que el acceso justo a la educación desempeña un papel fundamental a la hora de garantizar un futuro sostenible para las personas, los animales y el planeta.

Fomentando una comunidad profesional resiliente, la OIE aborda los retos subyacentes de la sanidad animal y ofrece grandes beneficios a la sociedad: la mejora de las capacidades de prevención y respuesta a las enfermedades en los Servicios Veterinarios implica que los países estarán mejor preparados para los tiempos difíciles que se avecinan.

En el marco de la celebración de este día tan importante, recordemos que los Servicios Veterinarios -desde los componentes gubernamentales y no gubernamentales hasta los paraprofesionales y los técnicos de laboratorios- todos llevan adelante el sector de la sanidad animal. Sólo podrán seguir progresando con resiliencia, ahora y en el futuro. 

“La OIE agradece a todos sus socios de recursos por su respaldo a sus programas.”