Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas

Colaboración internacional e intersectorial

Para reducir la aparición de fenómenos de resistencia a los agentes antimicrobianos es necesaria una estrategia mundial intersectorial armonizada que permita coordinar las políticas sanitarias relativas a la medicina humana, la veterinaria y la salud medioambiental. De hecho, personas y animales pueden resultar afectados por las mismas bacterias, ya que un 60% de las enfermedades animales infecciosas son transmisibles al ser humano. Esta es la base del concepto «Una sola salud». 

En este contexto, la OIE colabora con muchas organizaciones internacionales, como la OMS[1], la FAO[2] , el Codex Alimentarius, o incluso la OMA[3]  y, más recientemente, la Interpol, que son socios clave para poner en común la información y formular recomendaciones, así como para evitar la circulación de productos fraudulentos. 

La Alianza Tripartita

Desde el 2010, la OIE se ha comprometido, junto con la OMS y la FAO, en una Alianza Tripartita (en inglés). En 2017, la Alianza Tripartita emitió su segundo documento estratégico (en inglés) y, en junio de 2018, las organizaciones reafirmaron su compromiso a través de la firma oficial de un memorando de entendimiento en el que se establecen las responsabilidades de cada una de las tres organizaciones en la lucha contra las enfermedades de gran impacto sanitario y económico, en particular las zoonosis. La lucha contra la resistencia a los antimicrobianos (RAM) constituye una de sus tres prioridades.

La Alianza Tripartita acordó colaborar en los siguientes aspectos:

  • Apoyar la continua implementación del Plan de Acción Mundial sobre la RAM;
  • Comprometerse con los países para reforzar los servicios nacionales y regionales de salud humana, sanidad animal y seguridad alimentaria;
  • Mejorar la colaboración interinstitucional en materia de análisis prospectivos, evaluación de riesgos y preparación y respuestas conjuntas ante las enfermedades infecciosas emergentes, reemergentes y descuidadas en la interfaz animal-hombre-ecosistemas;
  • Abordar los retos de la inocuidad alimentaria que exigen un enfoque multisectorial, con el ánimo de reforzar la seguridad alimentaria;
  • Promover la investigación y el desarrollo coordinados con el fin de lograr una comprensión común de las enfermedades zoonóticas de máxima prioridad y la investigación y el desarrollo necesarios para prevenirlas, detectarlas y combatirlas; y
  • Desarrollar un código de conducta voluntario destinado a reforzar la implementación de las normas internacionales sobre el uso responsable y prudente de los antimicrobianos.

 

Plan de Acción Mundial sobre la resistencia a los antimicrobianos

Recientemente, la OIE participó activamente en la elaboración del Plan de Acción Mundial de la OMS sobre la resistencia a los antimicrobianos adoptado en 2015, cuyo objetivo es garantizar nuestra capacidad para tratar las enfermedades infecciosas con antimicrobianos eficaces y de calidad a largo plazo. Los Países Miembros de la OIE manifestaron su apoyo a este plan de acción a través de una resolución adoptada por unanimidad en mayo de 2015.

En el contexto de las acciones clave que deberán implementarse en los próximos cinco a diez años, este plan de acción mundial subraya la importancia de las normas internacionales de la OIE y apoya a la OIE en la creación de una base de datos mundial sobre el uso de los agentes antimicrobianos en los animales.

Seguimiento y evaluación del Plan de Acción Mundial sobre la RAM
Con el fin de supervisar y evaluar de forma colaborativa los indicadores mundiales de este plan de acción e impulsar así la toma de decisiones estratégicas, la Alianza Tripartita desarrolló un marco dinámico de seguimiento y evaluación dirigido (en inglés) a evaluar los avances de los gobiernos nacionales, las organizaciones de la tripartita y otros socios nacionales e internacionales en el cumplimiento de sus funciones y responsabilidades para generar el cambio a la hora de combatir la amenaza que representa la RAM.

Informe del Secretario General de las Naciones Unidas

La declaración política de septiembre de 2016 de la reunión de alto nivel sobre la resistencia a los antimicrobianos (Resolución A/RES/71/3) abogó por la creación de un Grupo especial de Coordinación Interinstitucional de las Naciones Unidas sobre la Resistencia a los Antimicrobianos (IACG, por sus siglas en inglés), en consulta con la Alianza Tripartita (FAO, OIE y OMS). El mandato del IACG consiste en brindar directrices prácticas sobre los enfoques necesarios para garantizar una acción mundial eficaz contra la resistencia de los agentes antimicrobianos, manteniendo informado al Secretario General de las Naciones Unidas.

El 29 de abril de 2019, la secretaría del IACG remitió el informe con las recomendaciones al Secretario General de las Naciones Unidas. Un esfuerzo conjunto de la Alianza Tripartita, el informe contiene recomendaciones fundamentales para combatir las infecciones resistentes a los antibióticos y exige acciones inmediatas, coordinadas y ambiciosas para comunicar sobre la posible y desastrosa crisis que supone la resistencia a los antimicrobianos. Asimismo, la Asamblea de Delegados de la OIE reafirmó su compromiso frente a la Alianza Tripartita en su 87a Sesión General mediante la adopción de la Resolución No. 14, en pos de un secretariado conjunto de la Alianza y de la creación de un nuevo fondo fiduciario de asociados múltiples para combatir la resistencia a los antimicrobianos y lograr una rápida implementación de las recomendaciones.

 

Vigilancia del uso de los agentes antimicrobianos y de las resistencias bacterianas en los animales

Hoy en día, en muchos países, incluidos algunos desarrollados, es habitual que todo el mundo pueda acceder libremente a los antimicrobianos, ya sea de forma directa o indirecta y sin apenas restricciones. De 135 países recientemente evaluados por la OIE, muchos aún no disponen de legislación sobre las condiciones necesarias para la importación, la fabricación, la distribución y el uso de productos veterinarios, incluidos los agentes antimicrobianos. Así, estos productos circulan sin control como mercancías ordinarias y a menudo son adulterados.

Por otra parte, a día de hoy no existe ningún sistema armonizado de vigilancia del uso y de la circulación a nivel mundial de agentes antimicrobianos en los animales. La recopilación de estos datos permitirá a los países controlar mejor la calidad y la eficacia de los productos que se utilizan.  En este contexto, los Países Miembros han solicitado a la OIE que recopile los datos que faltan y que establezca una base de datos mundial para el seguimiento del uso de los agentes antimicrobianos en los animales. Esta base de datos, que terminará vinculándose al sistema mundial de información zoosanitaria de la OIE, facilitará el análisis y el control del origen de los medicamentos que se importen, mejorando así su trazabilidad por parte de los Países Miembros de la OIE. 

La lucha contra la resistencia a los agentes antimicrobianos: un componente clave del Programa de Acción de la Agenda de Seguridad Sanitaria Mundial (GHSA : Global Health Security Agenda)

La OIE participa, en concepto de asesor, en el comité directivo del programa mundial de la GHSA, que se lanzó en 2014. El programa de la GHSA es una iniciativa común de EE.UU. y de otras cuarenta y tantas naciones, así como de organizaciones internacionales, como la OMS, la OIE y la FAO. Con la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos entre sus principales objetivos, la misión de este programa es acelerar los avances hacia un mundo que esté mejor protegido frente a la amenaza que suponen las enfermedades infecciosas, así como promover la seguridad sanitaria mundial como prioridad internacional.  .


[1] Organización Mundial de la Salud

[2] Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

[3] Organización Mundial de Aduanas

 

Al principio