Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Conferencia mundial de Nueva Delhi sobre la prevención y control de la influenza aviar: las estrategias de la OIE demuestran su pertinencia y eficiencia

Paris, 3 de diciembre de 2003 - Ahora que la comunidad internacional se prepara para una tercera conferencia internacional sobre la influenza aviar altamente patógena H5N1, que se celebrará en Nueva Delhi (India), la OIE confirma su enfoque estratégico para afrontar la crisis.

Durante el periodo 2003-2007 , 60 países registraron una infección por H5N1. Hasta diciembre de 2006, más de 200 millones de aves fueron eliminadas o murieron debido a la enfermedad, y según la Organización Mundial de la Salud, a la fecha, el número de víctimas mortales en el mundo asciende a 206. Por su parte, la OIE mantiene las mismas estrategias preparadas y publicadas con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), y anunciadas en la primera conferencia internacional sobre la influenza aviar H5N1 celebrada en Ginebra en 2005:

  • afrontar la enfermedad en la fuente animal,
  • consolidar la gobernanza de los Servicios Veterinarios nacionales a escala mundial,
  • desarrollar la capacidad de alerta temprana y de respuesta rápida de los Servicios Veterinarios, entre otras acciones clave ante los brotes; esta estrategia es aplicable a cualquier enfermedad animal importante, incluidas las zoonosis, no solo a la influenza aviar altamente patógena H5N1,
  • desarrollar una estrecha colaboración entre las autoridades nacionales e internacionales de salud animal y de salud pública,
  • crear un banco de vacunas contra la influenza aviar altamente patógena H5N1 para los países en vías de desarrollo.

Cuatro años de acción mundial: 2003-2007

En cuatro años de crisis internacional de influenza aviar altamente patógena H5N1, las estrategias propuestas por la OIE han dado sus frutos y la comunidad internacional ha reconocido su pertinencia. A la OIE se le debe la iniciativa de las siguientes medidas:

  • La aplicación de un programa mundial para evaluar el desempeño de los Servicios Veterinarios. Hasta el momento se han conducido 42 misiones nacionales con el instrumento DVE de la OIE. Para finales de 2009, se habrá realizado un total de 105 misiones DVE si se dispone de los recursos financieros adecuados. Los resultados de las evaluaciones se utilizarán para llevar a cabo un análisis de brecha (gap analysis) a fin de identificar las inversiones prioritarias para los países en cuestión.
  • La creación de los primeros Centros Regionales integrados de Sanidad Animal OIE/FAO en Bamako (Malí) y ahora Bangkok (Tailandia). Estos centros coordinan y armonizan las actividades de creación de capacidades y las estrategias de monitorización y evaluación de la lucha contra la influenza aviar a escala regional,
  • Los programas de indemnización. Cada vez son más numerosos los países que establecen programas de indemnización para facilitar la notificación de la enfermedad a nivel local, por ejemplo, por los agricultores, y cualquier brote es rápidamente controlado en su fuente inicial.
  • El banco de vacunas contra el virus H5N1, que gracias al apoyo de socios tales como Union Africana la Comisión Europea y la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional (ACDI), ha permitido a una serie de países africanos recibir más de 23 500 000 vacunas.

Además, se ha puesto en marcha la iniciativa de tutoría técnica entre los Laboratorios de Referencia de la OIE y los laboratorios de los países en desarrollo y en transición, con 12 aplicaciones en curso actualmente.

Como lo señala el Dr. Bernard Vallat, Director General de la OIE, el conjunto de actividades de la OIE están destinadas a “desarrollar y garantizar la gobernanza de los mecanismos nacionales de sanidad animal”. Sin embargo, la paradoja de la influenza aviar altamente patógena H5N1 es que “plantea una amenaza global y al mismo tiempo brinda una oportunidad de desarrollar y mejorar la gobernanza de los Servicios Veterinarios nacionales a escala mundial que permitirá afrontar las futuras crisis sanitarias”.

Al principio