Organizacion Mundial de Sanidad Animal

Tamaño de la fuente:

Idioma :

Search:

Búsqueda avanzada

Inicio > Para los periodistas > Comunicados de prensa

Preguntas y respuestas sobre la cepa de la influenza aviar (H5N8) de alta patogenicidad (Actualización 27/11/2014)


© A.Davey on flickR, original name : Poultry.

¿Qué es la influenza aviar (IA)?

La influenza aviar es una enfermedad de las aves causada por virus de influenza tipo “A” que puede afectar a varias especies de aves domésticas, tales como pollos, pavos, codornices, pintadas, patos, etc., así como aves de compañía, aves silvestres migratorias y aves acuáticas. Igualmente, se han aislado virus de influenza aviar, aunque con menos frecuencia, en algunas especies de mamíferos, como ratas, ratones, comadrejas, hurones, cerdos, gatos, tigres, perros, caballos, así como en los humanos.

¿Qué significa la baja patogenicidad o la alta patogenicidad?

Existen varias cepas de virus de influenza aviar, que pueden clasificarse en general en dos categorías según la gravedad de la enfermedad en las aves de corral:  

  • el virus de la influenza aviar de baja patogenicidad, que suele causar una enfermedad leve, a menudo desapercibida o sin ningún síntoma;
  • el virus de la influenza aviar de alta patogenicidad que provoca signos clínicos graves y posibles altas tasas de mortalidad en las aves.

La distinción entre virus de influenza aviar de alta o baja patogenicidad está basada en los resultados de las pruebas de laboratorio, descritas en el Manual de las Pruebas de Diagnóstico y de las Vacunas para los Animales Terrestres de la OIE.

Esta caracterización de los virus de influenza aviar como de baja y alta patogenicidad (nivel de agresividad de la enfermedad) es específica de las aves de corral y de otras aves, y no se aplica necesariamente a otras especies que puedan ser susceptibles a los virus de la influenza aviar, incluidos los humanos.

¿Dónde se ha notificado la influenza A (H5N8)?

Este virus se notificó inicialmente como cepa de baja patogenicidad en el estado de Idaho en Estados Unidos en 2008 y, nuevamente en 2014, en el estado de California.

La cepa de alta patogenicidad H5N8 se detectó en aves de corral a principios del año en curso en Asia, en la República de Corea, Japón y China.

En enero de 2014, las autoridades de la República de Corea notificaron el primer caso de la enfermedad en aves de corral debido a la infección por una cepa altamente patógena H5N8 del virus de la influenza aviar (tipo A). Se notificaron en total 29 brotes en aves, entre ellas gansos, pollos y patos. Se recurrió al sacrificio sanitario de unas 600 000 aves. En septiembre de 2014, el país informó de un nuevo brote en los patos criados para la producción de carne en el que murieron 1200 aves y 19 800 fueron sacrificadas con fines de control sanitario.

En abril de 2014, Japón declaró un brote causado por el virus de influenza aviar de alta patogenicidad H5N8 con 1100 casos notificados. Como parte integrante de las medidas de control, se sacrificaron 112 000 aves. Cuatro meses más tarde, en noviembre de 2014, Japón notificó otro brote a partir de dos muestras fecales tomadas de cisnes de la tundra (Cygnus columbianus).

China notificó la existencia del mismo subtipo de virus de la influenza aviar en octubre de 2014 con dos brotes a partir de una muestra medioambiental y una muestra de pato recogidas como parte de un plan de vigilancia.

A principios de noviembre, las autoridades alemanas confirmaron un virus H5N8 altamente patógeno en pavos de engorde en un sistema de cría semicerrado en Mecklenburg – Vorpommern. Se detectó un caso y las 1731 aves susceptibles presentes en la explotación fueron sacrificadas.

Dos semanas más tarde, Alemania declaró que un pato silvestre clínicamente saludable cazado en Mecklenburg – Vorpommern resultó positivo al virus de influenza aviar de alta patogenicidad H5N8. Un activo seguimiento de las aves silvestres arrojó resultados negativos para el virus de la influenza aviar, con la excepción de este pato. El virus secuenciado se notificó como el mismo del foco de la explotación de patos. Se han investigado todas las muestras de las granjas de aves de corral en las zonas de restricción y en las granjas aledañas con resultados negativos para la influenza aviar.

A mediados de noviembre, los servicios veterinarios de los Países Bajos detectaron el virus en una explotación de 150 000 gallinas de engorde y ponedoras en Utrecht en un sistema de cría cerrado.

Cuatro días después, los Países Bajos notificaron dos focos más. En el país se han sacrificado en total más de 200 000 aves en los tres focos. Se estableció inmediatamente una zona de vigilancia de diez kilómetros que abarca otras 26 explotaciones avícolas. Se ha llevado a cabo el examen de aves en los establecimientos.

A mediados de noviembre, el Reino Unido también detectó el virus HPAI altamente patógeno de subtipo H5N8 en una parvada reproductora de cría intensiva de 60 semanas. Se sacrificaron alrededor de 6000 aves. Las autoridades consideraron que el brote finalizó el 21 de noviembre.

Datos obtenidos de la red WAHIS, el Sistema Mundial de Información Zoosanitaria.

      ¿Cuál es la fuente de la influenza A (H5N8)?

      A partir de una secuenciación parcial del segmento del gen de la hemoglutina se determinó que los virus alemanes, holandeses y británicos estaban estrechamente relacionados con los virus H5N8 de la República de Corea. Las investigaciones continúan para determinar la fuente de los focos en Europa. Los virus pertenecen al subtipo 2.3.4.6.

      ¿Las aves silvestres han sido identificadas como portadoras de virus de influenza aviar (H5N8)?

      Las aves silvestres pueden portar normalmente virus de influenza aviar en su tracto respiratorio o intestinal, pero en general no se enferman. Históricamente han sido conocidas como reservorios y vectores de virus de influenza aviar. Alrededor del mundo, se han establecido medidas de vigilancia para hacer el seguimiento de la aparición y las características de los virus de influenza aviar en las aves silvestres. Hasta la fecha, la infección por el subtipo H5N8 del virus de la influenza aviar se ha detectado en aves silvestres en China[1], República de Corea[2] y Japón[3]  y recientemente en Alemania en un pato silvestre. La mayoría de los virus de influenza aviar no causan enfermedad en las aves silvestres, pero es posible que éstas lo propaguen a través de sus movimientos migratorios.

      Por consiguiente, se exhorta encarecidamente a las autoridades nacionales para que adelanten programas de sensibilización y establezcan mecanismos de cooperación con los cazadores y otras personas que pudieran entrar en contacto con aves silvestres para que brinden información temprana sobre las aves silvestres enfermas o muertas.

      ¿Cómo se transmite y propaga la influenza aviar (H5N8) entre las aves?

      Todos los virus de influenza aviar pueden transmitirse entre las aves por contacto directo con secreciones de aves infectadas, en especial, las heces, o a través de alimentos, agua, equipos, prendas de vestir y calzado contaminados.

      Se transmiten fácilmente de una granja a otra por los desplazamientos de aves domésticas vivas, de personas (en particular cuando los zapatos u otras prendas están contaminados) y de vehículos, equipos, piensos y jaulas contaminados. Los virus altamente patógenos pueden sobrevivir durante largos periodos en el entorno, especialmente a bajas temperaturas.

      Varios factores pueden contribuir a la propagación de los virus de influenza aviar, por ejemplo: los desplazamientos de personas y mercancías, las técnicas de comercialización (mercados de aves vivas), las prácticas agropecuarias y la presencia de los virus en las aves silvestres migratorias.

      ¿Cuáles son los requisitos de declaración de la influenza A (H5N8)?

      Tal como se estipula en el Código Sanitario para los Animales Terrestres (Código Terrestre) de la OIE, las autoridades competentes (servicios veterinarios) deberán notificar todos los casos de influenza aviar altamente patógena detectados en aves domésticas o silvestres del país.

      Los virus de influenza aviar de baja patogenicidad de subtipos H5 y H7 también son de declaración obligatoria a la OIE, porque, aunque no ocasionen una enfermedad grave, tienen el potencial de mutar rápidamente a virus altamente patógeno o de infectar a otras especies.

      ¿Cuáles son los requisitos básicos de prevención y control de la influenza aviar en los animales a escala mundial?

      Todos los países deben velar por mantener los componentes públicos y privados de los servicios veterinarios para que cumplan las normas de calidad de la OIE, por ejemplo:

      • una legislación apropiada;
      • capacidad de detección temprana y respuesta rápida ante eventos biológicos en animales;
      • establecimiento y gestión de mecanismos de indemnización;
      • laboratorios veterinarios eficaces;
      • uso de la vacunación en situaciones epidemiológicas pertinentes si procede.

      ¿El sacrificio sanitario puede ser una medida de control?

      Cuando se detecta la infección en los animales, generalmente se aplica una política de sacrificio sanitario para controlar y erradicar la enfermedad.

      Entre los requisitos estipulados en el Código Terrestre de la OIE, cabe mencionar los siguientes:

      • destrucción en condiciones decentes de todos los animales infectados y expuestos (según las normas de bienestar animal de la OIE);
      • eliminación adecuada de los cadáveres y de todos los productos animales;
      • vigilancia y seguimiento de las aves de corral potencialmente infectadas o expuestas;
      • cuarentena y controles estrictos de los desplazamientos de las aves, del personal y vehículos potencialmente contaminados;
      • descontaminación minuciosa de los establecimientos infectados;
      • un periodo de espera de al menos 21 días antes de la repoblación.

      Los países actualmente afectados por el virus H5N8 de alta patogenicidad han recurrido al sacrificio de las aves domésticas infectadas y susceptibles.

       

      ¿Cuáles son las recomendaciones de la OIE para el comercio de aves de corral infectadas por influenza aviar (H5N8)?

      El análisis del riesgo que los países importadores deberán utilizar para proteger su territorio de la introducción de patógenos es muy complejo y se basa en una larga lista de normas de la OIE.

      En el caso de brotes de influenza aviar causada por la cepa H5N8 de alta patogenicidad en países exportadores potenciales, el Código Terrestre (Capítulo 10.4; 2014) establece las recomendaciones aplicables al comercio seguro. Se trata de medidas basadas en la ciencia que no conllevan a la instauración de barreras comerciales injustificadas; incluyen la zonificación y las pruebas de detección en las poblaciones animales de origen, al igual que las temperaturas necesarias para la inactivación de los virus de influenza aviar que puedan estar presentes en huevos, productos a base de huevos y carne de aves de corral.

      ¿Qué medidas de indemnización deberán aplicarse para los productores afectados?

      Los sistemas de indemnización financiera de los agricultores y productores que han perdido sus animales debido al sacrificio sanitario exigido por las autoridades nacionales varían alrededor del mundo; siendo inexistentes en algunos países. La OIE alienta a las autoridades nacionales a elaborar y proponer planes de indemnización, ya que son esenciales para la detección temprana y la transparencia en la notificación de la aparición de enfermedades animales, incluida la influenza aviar.

      ¿Cuáles son las recomendaciones relacionados con la inocuidad de los alimentos?

      Como medida normativa y de precaución, los animales que han sido sacrificados con fines profilácticos en respuesta a un brote de influenza aviar, incluido el virus A (H5N8), no deberán ingresar en la cadena alimentaria humana o animal.

      No hay indicios que sugieran que el consumo de aves de corral o de huevos pueda transmitir el virus de influenza aviar a los humanos.

      ¿Qué riesgo entraña la influenza aviar para la salud pública?

      Los virus de influenza aviar tienen una alta especificidad según las especies, pero en raras ocasiones han cruzado la barrera de las especies para infectar a los humanos. Esta enfermedad no debe confundirse con la gripe estacional humana, una enfermedad muy común del hombre (generalmente causada por los virus humanos H1 y H3). La transmisión de virus de influenza aviar a los humanos se produce cuando existe un estrecho contacto con aves infectadas o entornos sumamente contaminados.

      En la actualidad, no existen pruebas de la infección humana por el virus de la influenza aviar (H5N8).

      ¿Qué medidas de prevención se recomiendan en las explotaciones?

      Es esencial que los productores avícolas respeten las prácticas de bioseguridad destinadas a prevenir la introducción del virus en sus parvadas:

      • mantener las aves de corral fuera de las áreas frecuentadas por aves silvestres;
      • no introducir elementos en los predios que puedan atraer a las aves silvestres;
      • controlar el acceso de las personas y equipos a los gallineros;
      • mantener en buenas condiciones sanitarias el predio, los gallineros y los equipos;
      • evitar introducir en la parvada aves de estatus sanitario desconocido;
      • declarar a los servicios veterinarios los casos de enfermedad y muerte de aves;
      • eliminar debidamente el estiércol y las aves de corral muertas;
      • vacunar a los animales si procede.

      Más información
      1. Código Sanitario para los Animales Terrestres de la OIE
      2. Manual de las pruebas de diagnóstico y de las vacunas para los animales terrestres de la OIE
      3. Ficha técnica de la enfermedad
      4. Portal de la OIE sobre la influenza aviar
      5. Red mundial OIE/FAO de expertos sobre la influenza animal (OFFLU)

      http://www.offlu.net/


      [1] Fan S1, Zhou L, Wu D, Gao X, Pei E, Wang T, Gao Y, Xia X., A novel highly pathogenic H5N8 avian influenza virus isolated from a wild duck in China. Influenza Other Respir. Viruses, 2014 Nov 1. doi: 10.1111/irv.12289.
      [2]
      Ku KB, Park EH, Yum J, Kim JA, Oh SK, Seo SH. Highly Pathogenic Avian Influenza A(H5N8) Virus from Waterfowl, South Korea, 2014. Emerging Infectious Diseases, 2014;20(9):1587-1588. doi:10.3201/eid2009.140390.
      [3]
      WAHID

       

      Al principio