COVID-19

En unos pocos meses, la pandemia de COVID-19 ha alterado nuestras comunidades y modos de vida. Con efectos devastadores en la sociedad en casi todos los países de la tierra, también ha puesto a prueba nuestras cadenas de abastecimiento alimentario, nuestras economías, al igual que nuestros sistemas de producción animal. Todos estos componentes están estrechamente vinculados.

La naturaleza sin precedentes de la pandemia y los misterios que rodean este nuevo virus han exigido acercamientos innovadores para afrontarla. En un momento en que sigue habiendo mucha incertidumbre y que se requiere emprender mayor trabajo para entender la emergencia del virus y su introducción en la población humana, persiste una sola certeza: la colaboración entre todos los sectores resulta clave para responder ante esta crisis.

En unos pocos meses, la pandemia de COVID-19 ha alterado nuestras comunidades y modos de vida. Con efectos devastadores en la sociedad en casi todos los países de la tierra, también ha puesto a prueba nuestras cadenas de abastecimiento alimentario, nuestras economías, al igual que nuestros sistemas de producción animal. Todos estos componentes están estrechamente vinculados.

La naturaleza sin precedentes de la pandemia y los misterios que rodean este nuevo virus han exigido acercamientos innovadores para afrontarla. En un momento en que sigue habiendo mucha incertidumbre y que se requiere emprender mayor trabajo para entender la emergencia del virus y su introducción en la población humana, persiste una sola certeza: la colaboración entre todos los sectores resulta clave para responder ante esta crisis.

La OIE ha trabajado intensamente con su red de expertos y en contacto cercano con sus Miembros con el fin de entender mejor el virus y su emergencia y reforzar la capacidad de los países de responder a esta crisis de múltiples dimensiones. Las actividades de los servicios veterinarios contribuyen en resolver necesidades críticas, tales como el suministro de alimentos, que está gravemente menoscabado en las circunstancias actuales. En estos tiempos en los que la solidaridad es más importante que nunca, los servicios veterinarios han apoyado la capacidad de respuesta de los servicios de salud humana de diversas maneras.


Un mecanismo de respuesta coordinado y modulable

A través de su misión de elaborar normas de sanidad y bienestar animal, orientar y desarrollar capacidades, la OIE está plenamente movilizada para respaldar la labor de sus socios y acompañar a los servicios veterinarios en todo el mundo con miras a encarar esta situación.

La OIE estableció un sistema de gestión de incidentes encaminado a coordinar su respuesta frente a la COVID-19 en interno y con socios externos tales como la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Más información


Un enfoque multisectorial

La pandemia de COVID-19 ha brindado nuevas pruebas de la necesidad de una colaboración a largo plazo y sostenible en torno al concepto “Una sola salud”. Desde el inicio de la crisis, se han empleado los marcos de gestión de emergencias existentes de la Tripartita. La OIE ha participado en el Comité de emergencia del Reglamento Sanitario Internacional (2005) de la OMS interesado en la aparición del brote de enfermedad por coronavirus (COVID-19) y los expertos de la OIE han apoyado la propuesta de I&D de la OMS, que es básicamente un plan mundial que permite la activación rápida y coordinada de actividades de investigación y desarrollo.

Más allá de las actividades de investigación, el sector de la sanidad animal ha contribuido de diversas maneras en la construcción de una respuesta común frente a la pandemia en el terreno. La profesión veterinaria ha mostrado su compromiso de respaldar el trabajo de las autoridades de salud humana. Ya sea por medio de la capacidad de diagnóstico en los laboratorios de salud animal o a través de la puesta a disposición directa de recursos humanos y experiencia, los servicios veterinarios han contribuido en gran medida en apoyar la respuesta internacional y nacional frente ante la COVID-19.
Descubra algunos ejemplos 


Una planificación con antelación

La COVID-19 ha alterado tanto nuestro presente que ha enviado ondas de choque hacia el futuro, creando grandes elementos de incertidumbre y también espacios para la innovación. No estamos muy seguros de lo que el futuro nos depara, pero sabemos que podemos influir en el mañana a través de una activa preparación. La OIE debe anticipar y preparar los retos y oportunidades con el fin de adaptar sus operaciones y respaldar mejor a sus Miembros.

La OIE se ha estado preparando para un evento como la COVID-19 por varios años. La preparación ante pandemias y la reducción de las amenazas biológicas han ocupado un puesto central en la agenda, llevando al establecimiento de mecanismos como OFFLU (que respondería a la pandemia de influenza de origen animal), una estrategia de reducción de las amenazas biológicas (apoyado por dos conferencias mundiales) y varios proyectos encaminados al refuerzo de capacidades para la gestión de emergencias y la mejora de la sostenibilidad de los laboratorios.

La OIE ha demostrado su capacidad de responder a la emergencia de enfermedades en la interfaz hombre-animal, habiéndose movilizado para los eventos de influenza aviar H5N1, la pandemia de H1N1, el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y la influenza aviar zoonótica H7N9.
Cuando en enero de 2020, la OIE se restructuró y se creó un Departamento de preparación y resiliencia, se buscaba tener en cuenta los desafíos mundiales que modelan nuestro entorno, en términos de clima, comportamientos humanos, uso de las tierras, por ejemplo.

La OIE ha recurrido a la anticipación para guiar su acercamiento y aplicado una serie de metodologías con el ánimo considerar los posibles resultados futuros. La anticipación no es un medio para predecir o adivinar el porvenir, sino una manera de reconocer los numerosos resultados posibles, en la actualidad, disponemos de indicios de información de algunos de ellos que nos brindan la oportunidad de estar mejor preparados frente a un futuro conformado por múltiples eventualidades. Nuestra voluntad colectiva y nuestra acción coordinada siguen siendo esenciales para garantizar que la OIE y los servicios veterinarios de nuestros Miembros contribuyan a un futuro mejor y más seguro.

[última actualización: 22 de Enero de 2020]

¿Qué causa la COVID-19?

 La COVID-19 es una enfermedad causada por un coronavirus (CoV) denominado SARS-CoV-2. Se denominan coronavirus por su característica “corona” de proteínas espiculares alrededor de la envoltura lipídica. Las infecciones por coronavirus son frecuentes tanto en animales como en humanos y algunas cepas de coronavirus son zoonóticas, es decir, pueden transmitirse entre los animales y los humanos.

En el hombre, los coronavirus pueden causar enfermedades que van desde resfriados comunes hasta enfermedades más graves como el Síndrome respiratorio de Oriente Medio (causado por el MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (causado por el SARS-CoV). Investigaciones minuciosas han demostrado que el MERS-CoV se transmitió del dromedario al ser humano y que el SARS-CoV de la civeta al humano.

En 2019, las autoridades chinas identificaron un nuevo coronavirus como el agente causante de casos de neumonía humana. Desde entonces, casi todos los países del mundo han notificado casos en el hombre y el brote de la COVID-19 ha sido declarado como una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se prosiguen las investigaciones tendientes a identificar el origen del virus y un posible reservorio animal. Para obtener información actualizada sobre la situación de la salud humana, consulte el sitio de la OMS.

¿Son los animales responsables de la COVID-19 en humanos?

La pandemia actual se mantiene a través la transmisión de SARS-CoV-2 de humano a humano. La información disponible actualmente sugiere que el SARS-CoV-2 surgió de un origen animal. Los datos de secuencia genética muestran que el pariente conocido más cercado del SARS-CoV-2 es un coronavirus que circula en poblaciones de murciélagos del género Rhinolophus (murciélagos de herradura). No obstante, hasta el momento, no se dispone de suficiente evidencia científica para identificar el origen del SARS-CoV-2 o explicar la vía de transmisión original a los humanos, que podría haber implicado un huésped intermedio.

Se están realizando investigaciones encabezadas por la OMS, en cercana colaboración con China, para encontrar la fuente, determinar cómo el virus se introdujo en la población humana y establecer el posible papel de los animales en esta enfermedad. Hallazgos recientes confirmaron que las infecciones en visones pueden ser el resultado de saltos entres especies que se reintroducen en los humanos. Este asunto se discute más adelante.

¿Pueden los animales infectarse por el SARS-CoV-2?

Sí, varias especies animales han demostrado susceptibilidad al virus a través de infección experimental, en entornos naturales cuando están en contacto con humanos infectados. Se dispone también de pruebas de que los animales infectados pueden transmitir el virus por contacto a otros animales en entornos naturales, tales como la transmisión entre visones y la transmisión de visones a gatos. La infección de animales por el SARS-CoV-2 tiene implicaciones para la salud humana y animal, el bienestar animal, la conservación de la fauna silvestre y la investigación biomédica. Sin embargo, no todas las especies parecen ser susceptibles al SARS-CoV-2. Hasta la fecha, los resultados de estudios de infección experimental muestran que las aves de corral y los bovinos no son susceptibles a la infección. En este vínculo se encuentra información actualizada sobre la susceptibilidad de diferentes especies.

¿Cuáles son las implicaciones de las infecciones de animales por SARS-CoV-2?

Pese a que varias especies animales se han infectado por SARS-CoV-2, estas infecciones no son el motor de la pandemia de COVID-19, que corresponde a una transmisión de humano a humano.

Sin embargo, existe preocupaciones válidas en cuanto al establecimiento de reservorios de SARS-CoV-2 en animales silvestres o domésticos, que pueden plantear un riesgo de salud pública continuo y conducir a eventos de futuros saltos hacia humanos. En consecuencia, deben supervisarse de cerca las poblaciones de animales susceptibles en estrecho contacto con el hombre. La introducción del virus en nuevas especias animales podría acelerar su evolución, lo que podría tener un impacto potencial en las estrategias de vigilancia y de control. Además, con la introducción del virus a poblaciones de animales susceptibles en peligro se podrían socavar los esfuerzos de conservación, llevando a una pérdida de la biodiversidad. Se requiere más información para entender plenamente estos riesgos.

Aquí encontrará mayor información acerca de eventos de SARS-CoV-2 en animales que han sido notificados a la OIE.

¿Qué sabemos de la COVID-19 y los visones?

Los visones de cría son altamente susceptibles a la infección por SARS-CoV-2 y, en algunos casos, han transmitido el virus de vuelta a los humanos. Las observaciones de la vigilancia en Dinamarca muestran que el SARS-CoV-2 introducido en las poblaciones de visones sigue evolucionando a través de mutación viral. Aunque la mutación viral también ocurre en infecciones humanas, se han observado nuevas mutaciones en la medida en que el virus se adapta a nuevas especies. Las investigaciones científicas han confirmado que la infección por SARS-CoV-2 se volvió a introducir de los visones en el hombre.

La OIE reconoce que tales eventos pueden acarrear importantes implicaciones de salud pública. Existe preocupación de que la introducción y circulación de nuevas cepas de virus en el hombre resulte en modificaciones de transmisibilidad o virulencia y en una disminución de la eficacia del tratamiento y de la vacuna. Asimismo, se desconocen todas las consecuencias y se necesita mayor investigación para entender plenamente el impacto de estas mutaciones. Leer la Declaración de la OIE sobre la COVID-19 y los visones.

¿Qué medidas de precaución se deben tomar cuando personas de las que se sospecha o se confirma la infección por SARS-CoV-2 están en contacto con animales?

Como una buena práctica general, siempre se deberán aplicar medidas apropiadas y eficaces de bioseguridad cuando hay personas que tienen contacto con grupos de animales, ya sea en explotaciones, zoológicos o refugios de animales.

Las personas de las que se sospecha infección o que se ha confirmado están infectadas por el virus de la COVID-19 deberán reducir al mínimo el contacto directo con animales, sea en las explotaciones, zoológicos, con otros animales cautivos y con la fauna silvestre.

Animales de compañía

No existen pruebas de que los animales de compañía estén desempeñando un papel epidemiológico en la propagación de las infecciones humanas por SARS-CoV-2. Sin embargo, sabiendo que los animales y los humanos pueden afectarse por este virus, se recomienda que las personas que se sospecha o que se ha confirmado que están infectadas por la COVID-19 eviten el contacto cercano con sus animales de compañía y que otro integrante del hogar se ocupe de ellos. Si tienen que cuidar a su animal de compañía deberán mantener buenas prácticas de higiene y utilizar mascarilla, si es posible. Se recomienda mantener en el interior a los animales cuyos propietarios están infectados por el virus de la COVID-19 de conformidad con las recomendaciones similares de confinamiento que se aplican a las personas en el país o área. No hay justificación para que se tomen medidas que puedan comprometer el bienestar de los animales de compañía.

Como una buena práctica general, siempre se deben tomar medidas básicas de higiene en el manejo y cuidado de los animales. Estas medidas incluyen lavarse las manos antes y después de estar en contacto o manipular animales, su comida o sus artículos, así como evitar besarlos, dejar que nos laman o compartir comida.

Animales de producción

El manejo de animales de producción susceptibles a la infección por SARS-CoV-2 puede implicar riesgos adicionales cuando un gran número de ellos se mantienen en estrecho contacto. Las estrategias de manejo del riesgo dependen de las especies y de las circunstancias en las que viven los animales y de cómo se les trata. Consulte las recomendaciones específicas de la OIE.

Fauna silvestre

Un amplio rango de especies de mamíferos puede ser susceptible a la infección por SARS-CoV-2. La OIE ha desarrollado directrices para las personas que trabajan con la fauna silvestre en el terreno para minimizar el riesgo de transmisión de SARS-CoV-2.

¿Qué medidas de precaución se deben tomar cuando se visitan mercados que venden animales vivos, carne cruda y/o productos animales?

A pesar de que subsisten dudas sobre el origen del SARS-CoV-2, de conformidad con las recomendaciones de la OMS, se deben tomar medidas de higiene general cuando se visiten mercados que venden animales vivos, carne cruda y/o productos animales. Entre ellas figura el lavado regular de las manos con jabón y agua potable tras tocar a los animales y los productos animales, al igual que evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca. Se ha de guardar cautela para evitar el contacto con animales enfermos, productos de animales descompuestos, otros animales presentes en el mercado (por ejemplo, gatos y perros errantes, roedores, aves, murciélagos) y residuos animales o fluidos en el suelo o en las superficies de las instalaciones del mercado. Una de las recomendaciones estándar de la OMS encaminada a prevenir la propagación de la infección entre personas incluye el lavado regular de las manos, cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar y evitar el contacto de cerca con cualquier persona que presente signos de afección respiratoria, como tos o estornudos. Otras recomendaciones de la OMS se pueden consultar aquí.

En lo que respecta las buenas prácticas de higiene de los alimentos, se deben manejar con precaución la carne cruda, la leche o los productos animales, en particular a efectos de evitar una posible contaminación cruzada de alimentos sin cocer a alimentos que ya están listos para su consumo. La carne y los productos cárnicos, la leche y los lácteos de ganado sano que se preparan y sirven de acuerdo con los principios de higiene adecuada y de seguridad alimentaria son seguros para el consumo.

La Comisión del Codex Alimentarius ha adoptado varias directrices concretas sobre la manera de aplicar e implementar las mejores prácticas y así garantizar la inocuidad de los alimentos, las cuales pueden consultarse enel sitio web del Codex.

¿Qué pueden hacer los servicios veterinarios nacionales?

Los servicios veterinarios deben trabajar de cerca con las autoridades de salud pública y con los responsables de la fauna silvestre utilizando el enfoque “Una sola salud” con el fin de compartir información y cooperar en la respuesta frente a la COVID-19. Una estrecha colaboración entre las autoridades de sanidad animal y de salud pública es imperativa con el fin de identificar mejor y reducir el impacto de esta enfermedad.

En algunos países, los servicios veterinarios apoyan funciones esenciales en las actividades de respuesta relacionadas con la salud pública, tales como el monitoreo y las pruebas de vigilancia y muestras de diagnóstico de personas. Las Orientaciones de la OIE sobre el apoyo de los laboratorios veterinarios a la respuesta de salud pública para la COVID-19 se encuentra aquí. En otros países, las clínicas veterinarias han acompañado la respuesta de salud pública donando materiales esenciales tales como equipos de protección personal y ventiladores.

Los servicios veterinarios deben considerarse como servicios esenciales. Las autoridades nacionales pueden abogar en este sentido en sus planes de respuesta y operación en materia de la COVID-19, con el fin de garantizar la continuidad de las actividades relacionadas con la salud y bienestar animal, y la salud pública veterinaria, bajo protocolos apropiados.

¿Qué pueden hacer los servicios veterinarios para proteger a los animales susceptibles, tales como los visones?

Los servicios veterinarios deben proteger la salud y el bienestar de los animales y, por consiguiente, la salud pública, implementando medidas de gestión del riesgo eficaces para prevenir la transmisión del SARS-CoV-2 entre humanos y animales susceptibles.

Resulta también importante realizar el seguimiento de la infección por SARS-CoV-2 en animales susceptibles, como visones y perros mapaches, al igual que de las personas en contacto cercano con ellos. Se recomienda una supervisión activa ya que puede ser difícil detectar infecciones tempranas en estos animales, en especial en los visones.

Cuando una persona infectada por el virus de la COVID-19 notifica estar en contacto con animales, los servicios veterinarios y de salud pública deben realizar una evaluación del riesgo conjunta. Si se toma la decisión de hacer pruebas en los animales como resultado de la evaluación el riesgo, se recomienda recurrir a PRC en tiempo real para muestras orales, nasales y/o fecales/rectales. La evaluación del riesgo también podría recomendar una secuenciación completa del genoma del virus aislado de los animales. Se deben tomar medidas destinadas a evitar la contaminación de las muestras por el medio ambiente o por el hombre.
Los animales que han dado resultados positivos a SARS-CoV-2 deberán mantenerse alejados de animales susceptibles no expuestos. Para mayores recomendaciones, refiérase a las directrices de la OIE para personas que trabajan con animales de producción susceptibles y con mamíferos silvestres en la era de la pandemia por COVID-19.

¿Cuáles son las responsabilidades internacionales de los servicios veterinarios en casos de animales positivos?

La infección de animales por SARS-CoV-2 cumple los criterios de la OIE de enfermedad emergente. Por ende, cualquier [caso de] infección de animales por SARS-CoV-2 deberá notificarse a través del Sistema mundial de información sanitaria (WAHIS) de acuerdo con el Código Sanitario para los Animales Terrestres.

Igualmente, se alienta a los países a compartir secuencias genéticas de los virus de SARS-CoV-2 aislados de animales y otros resultados de estudios de investigación con la comunidad de salud mundial.

¿Hay alguna recomendación relacionada con el desplazamiento internacional de animales vivos o productos de animales?

A partir de la información disponible actualmente y con el apoyo de grupos consultivos de expertos, la OIE no recomienda la aplicación de ninguna medida sanitaria relacionada con la COVID-19 en los desplazamientos internacionales de animales vivos o productos animales sin un análisis de riesgo que la justifique. Se deberán aplicar los principios de gestión del riesgo basados en evidencia a los desplazamientos internacionales de animales vivos y de productos de especies animales que han demostrado ser susceptibles a la infección por SARS-CoV-2. La evaluación e implementación de la gestión del riesgo para el comercio seguro deben seguir las normas internacionales de la OIE, en especial para el análisis del riesgo, la prevención y el control de enfermedades, las medidas comerciales, los procedimientos de importación/exportación y la certificación veterinaria. No se indican las precauciones para los materiales del embalaje, prevalece la aplicación de los principios básicos de saneamiento ambiental, higiene personal y de las prácticas establecidas de higiene de los alimentos.

El informe del Grupo ad hoc de la OIE sobre la COVID-19 y el comercio seguro de animales y sus productos, puede consultarse aquí y las Consideraciones sobre la aplicación de medidas sanitarias para el comercio internacional relacionadas con la COVID-19 se encuentran aquí.

¿Qué está haciendo la OIE?

La OIE permanece en contacto con sus oficinas regionales y subregionales, los Delegados de la OIE de los Países Miembros y el Grupo de trabajo sobre la fauna silvestre de la OIE, así como con la FAO y la OMS con el fin de colectar y compartir la información disponible más reciente. La OIE está en contacto regular con su red de expertos que toman parte de las investigaciones en curso sobre el origen de la enfermedad. Además, la OIE hace el seguimiento diario de los rumores y de la información extraoficial.

La OIE ha movilizado varios grupos de expertos (grupos ad hoc) a efectos de brindar asesoramiento científico acerca de las prioridades de investigación, sobre la investigación en curso y otras implicaciones del COVID-19 en términos de sanidad animal y salud pública veterinaria, incluyendo el análisis, la gestión y la información sobre el riesgo. Varios documentos de orientación elaborados por la OIE y su red de expertos se encuentran disponibles aquí.
Igualmente, la OIE ha puesto en marcha un sistema de coordinación de incidentes, con el fin de coordinar estas actividades. Dadas las similitudes entre COVID-19 y el surgimiento de otras enfermedades zoonóticas en la interfaz humano-animal, la OIE, junto con su Grupo de trabajo sobre la fauna silvestre y otros socios, avanza en el desarrollo de un programa de trabajo a largo plazo que busca comprender las dinámicas y riesgos en torno al comercio y consumo de fauna silvestre, con objeto de desarrollar estrategias para reducir el riesgo de futuros eventos de salto entre especies.

[Para consultar e imprimir el texto en su integralidad, haga clic aquí]


Recursos

Definición

OIE Partners related webpages

Los Miembros de la OIE han mantenido informada a la OIE de las investigaciones o los resultados de las investigaciones en los animales:

última actualización en 10 mayo 2021

Orientaciones para notificar a la OIE detección de animals infectados con el SARS-CoV-2

Felinos (tigre, leónMiembroEspecies afectadasPrimer reporteEnlaces
ArgentinaGato y perro18/11/2020Immediate notification (18/11/2020)
Immediate notification (18/03/2021)
Puma18/02/2021Immediate notification (18/02/2021)
Follow-up report no. 1 (18/03/2021)
BélgicaGato28/03/2020Situation update 1 (28/03/2020)
Bosnia y HerzegovinaPerro03/02/2021Immediate notification (03/02/2021)
BrazilGato y perro29/10/2020Follow-up report no. 3 (26/03/2021)
CanadaGato y perro28/10/2020Situation update 1 (28/10/2020)
Situation update 2 (21/12/2020)
Situation update 3 (10/02/2021)
Situation update 4 (09/04/2021)
Visón09/12/2020Follow-up report no. 4 (31/03/2021)
CroaciaGato y perro28/04/2021Follow-up report no. 1 (30/04/2021)
ChileGato22/10/2020Immediate notification (22/10/2020)
DinamarcaVisón17/06/2020Situation update 1 (17/06/2020)
Situation update 2 (03/07/2020)
Situation update 3 (24/08/2020)
Situation update 4 (01/10/2020)
Situation update 5 (16/10/2020)
Situation update 6 (05/11/2020)
EstoniaLion22/01/2021Situation update 1 (22/01/2021)
Immediate notification (10/02/2021)
FranciaGato02/05/2020Situation update 1 (02/05/2020)
Situation update 2 (12/05/2020)
Situation update 3 (02/04/2021)
Visón25/11/2020Final report (06/01/2021)
AlemaniaGato y perro13/05/2020Situation update 1 (13/05/2020)
Situation update 2 (01/12/2020)
GreciaVisón16/11/2020Situation update 1 (16/11/2020)
Situation update 2 (04/12/2020)
Follow-up report no. 4 (14/02/2021)
Gato23/12/2020Situation update 1 (23/12/2020)
Hong KongGato y perro21/03/2020Follow-up report no. 2 (16/03/2020)
Follow-up report no. 3 (28/03/2020)
Follow-up report no. 3 (03/09/2020)
Follow-up report no. 8 (29/01/2021)
Follow-up report n. 1 (17/02/2021)
ItaliaVisón30/10/2020Situation update 1 (30/10/2020)
Situation update 2 (11/11/2020)
Situation update 3 (21/11/2020)
Immediate notification (22/04/2021)
Gato09/12/2020Situation update 1 (09/12/2020)
Immediate notification (22/03/2021)
Follow-up report no. 2 (23/04/2021)
JapónGato y perro07/08/2020Situation update 1 (07/08/2020)
Follow-up report no. 2 (31/03/2021)
LetoniaGato03/02/2021Follow-up report no. 1 (31/03/2021)
Visón16/04/2021Follow-up report no. 1 (07/05/2021)
LituaniaVisón30/11/2020Follow-up report no. 2 (01/03/2021)
MexicoPerro15/12/2020Follow-up report no. 3 (25/03/2021)
Países BajosVisón26/04/2020First report (26/04/2020)
Situation update 1 (15/05/2020)
Situation update 2 (9/06/2020)
Situation update 3 (16/07/2020)
Situation update 4 (12/08/2020)
Situation update 5 (01/09/2020)
Situation update 6 (06/10/2020)
Situation update 7 (06/01/2021)
PoloniaVisón03/02/2021Follow-up report no. 1 (26/03/2021)
RusiaGato26/05/2020Final report (20/06/2020)
EsloveniaHurón23/12/2020Immediate notification (23/12/2020)
SudáfricaPuma11/08/2020Follow up report no.1 (14/08/2020)
EspañaGato11/05/2020Situation update 1 (11/05/2020)
Situation update 2 (08/06/2020)
Visón16/07/2020Situation update 1 (16/07/2020)
Situation update 2 (09/04/2021)
Follow-up report 1 (16/04/2021)
Follow-up report 1 (16/04/2021)
Lion21/12/2020Situation update 1 (21/12/2020)
SueciaVisón29/10/2020Situation update 1 (29/10/2020)
Situation update 2 (06/11/2020)
Situation update 3 (01/12/2020)
Felinos (tigre, león)15/01/2021Situation update 1 (15/01/2021)
Situation update 2 (25/01/2021)
SuizaGato03/12/2020Situation update 1 (03/12/2020)
Situation update 2 (13/01/2021)
Follow-up report no. 1 (29/03/2021)
Reino UnidoGato28/07/2020Immediate notification (28/07/2020)
EEUUAAFelinos (tigre, león, gato, leopardo de nieve, puma), perro, visón, gorila, nutria06/04/2020Follow-up report no. 26(27/11/2020)
The follow-up to FUR 26 appears as a new WAHIS entry, although it is the same epidemiological event. See:
Follow-up report no 12 (29/04/2021)
Visón (sauvage)11/12/2020Situation update 1 (11/12/2020)

En el marco del sistema de gestión de incidencias de la OIE, se han convocado varios grupos ad hoc de expertos.

Grupos de expertosSub-Groups asesoresObjectivoRecursos disponiblesReportes de las reuniones y enlaces utiles
Grupo de trabajo permanente sobre la Fauna salvajeInforma y asesora a la OIE en torno a todos los problemas sanitarios relacionados con los animales silvestres, ya sea que estén en libertad o en cautiverioDeclaración
Comercio de fauna salvaje y zoonosis emergente
(Abril de 2020)
Directrices para el trabajo con mamíferos silvestres de vida libre en la era de la pandemia por COVID-19
Grupo ad hoc COVID-19 en la interfaz humano-animal Orienta las investigaciones sobre el posible papel de los animales como reservorio de SARS-CoV-2 y en la transmisión zoonóticaFicha técnica de la OIE sobre la Infección por SARS-CoV-2 en animalesVer informes a continuación
Grupo asesor para el apoyo de laboratorios de sanidad animal a la respuesta de salud públicaConvocado según sea necesario para asesorar sobre temas específicos relacionados con la infección por SARS-CoV-2 en animales y la respuesta de salud pública veterinariaOrientaciones sobre el apoyo de los laboratorios veterinarios en la respuesta de salud pública para el COVID-19 
 Grupo asesor sobre la vigilancia de la sanidad animalDesarrolla consideraciones de alto nivel en base a la evidencia científica disponible de la infección por SARS-CoV-2 en los animalesConsiderations for sampling, testing, and reporting of SARS-CoV-2 in animals
(English V1.1 – Russian V1)

Directrices para el trabajo con animales de producción de especies susceptibles a la infección por SARS-CoV-2 
Evaluación de riesgo de GLEWS+ SARS-CoV-2 en animales de peletería (Russo – Chino – Arabe)
Grupo asesor FAO-OIE sobre la Evolución del SRAS-CoV-2 en los AnimalesAsesora a la FAO y la OIE sobre los riesgos relacionados con la evolución del SRAS-CoV-2 (por mutación o recombinación) en poblaciones animales y se relaciona con el grupo de evolución viral de la OMS. Ver informes a continuación
Grupo ad hoc sobre la vigilancia de la sanidad animalRealiza el seguimiento de nuevos conocimientos relacionados con el SARS-CoV-2 que puedan tener una incidencia en los riesgos para la salud humana o la sanidad animal asociados con el comercio internacional de animales o de productos de origen animalConsideraciones sobre la aplicación de medidas sanitarias para el comercio internacional relacionadas con la COVID-19Informe April 2020
Informe Dic.2020
Feb.2021 – Comercio internacional de pieles de visón (en Inglés)



En enero, bajo el liderazgo del Grupo de trabajo sobre la fauna salvaje, la OIE movilizó a un grupo de expertos a efectos de ofrecer asesoramiento científico y desarrollar directrices en una serie de temas relacionados con aspectos de la COVID-19 en la interfaz hombre-animal-ecosistemas. La labor incluye identificar prioridades de investigación, comunicar los resultados de los estudios en curso en los animales, desarrollar opiniones científicas sobre las implicaciones de la COVID-19 para la sanidad animal y la salud pública veterinaria y ofrecer consejos prácticos a los servicios veterinarios. Posteriormente, se estableció un grupo de expertos con el fin de evaluar los riesgos e implicaciones de la COVID-19 para el comercio seguro de animales y de productos de animales.

La OIE desarrolló orientaciones de alto nivel sobre el diagnóstico de muestras de humanos para la COVID-19 en los laboratorios veterinarios con el fin de apoyar los servicios de salud pública en satisfacer la extraordinaria demanda de pruebas, que constituye uno de los aspectos esenciales de la respuesta ante la pandemia en muchos países.

Tras la amplia propagación de la infección humana, varias especies de animales también se han visto infectados por SARS-CoV-2. La OIE no sólo garantiza la diseminación de la información aprobada oficialmente acerca de tales eventos, sino que también desarrolló fundamentos para las pruebas en animales con el fin de apoyar la evaluación y el manejo del riesgo para la salud pública y la sanidad animal.

Mientras que el comercio internacional se ha visto en aprietos, la OIE ha hecho un llamamiento a los países para que no impongan restricciones sanitarias vinculadas con la COVID-19 a menos de que se disponga de una justificación científica para hacerlo, basada en una evaluación del riesgo. Facilitar los intercambios seguros de animales y de productos de animales, de conformidad con las normas de la OIE, resulta crucial para evitar la interrupción de las cadenas alimentarias para las poblaciones más vulnerables.

En abril, reconociendo que el SARS-CoV-2 podría originarse de un animal silvestre y refiriéndose a otros saltos significativos y recientes de enfermedad entre especies en la interfaz hombre-animal-ecosistema, el Grupo de trabajo sobre la fauna salvaje elaboró una declaración sobre el comercio de animales silvestres y las enfermedades zoonóticas emergentes. En ella se destaca que varios eventos recientes de enfermedad, incluyendo el SARS y el virus del Ébola, han conducido a diversas crisis socioeconómicas como consecuencia de transmisión entre especies resultado de un comercio de fauna silvestre escasamente reglamentado, que resulta bastante complejo y que presenta tanto riesgos como beneficios. Por consiguiente, es necesario apoyar el uso de la fauna silvestre de manera legal, sostenible y responsable ofreciendo orientaciones sólidas, normas, herramientas de evaluación del riesgo y gestión del riesgo. El grupo de trabajo hizo un llamado a la acción para reducir el riesgo de eventos de propagación entre especies y promover al mismo tiempo el bienestar y la biodiversidad.

En Enero 2021, una evaluación de riesgos sobre el SRAS-CoV-2 y las granjas peleteras fue hecha por GLEWS+.  Esta evaluación tripartita llevada a cabo por la FAO, la OIE y la OMS se centra en las granjas peleteras y en los Mustélidos, la única especie de cría en la que se ha notificado hasta la fecha la presencia de SARS-CoV-2. La propagación del SARS-CoV-2 en las granjas peleteras repercute en la salud y el bienestar de los animales, y supone un riesgo de propagación a la fauna autóctona, pudiendo afectar a la biodiversidad de las especies. La presencia de este virus en las granjas de visones también puede tener un impacto importante en la salud pública y en el bienestar económico, contribuyendo a un trastorno socioeconómico generalizado. En Enero 2021, una evaluación de riesgos de GLEWS+  Esta evaluación tripartita llevada a cabo por la FAO, la OIE y la OMS se centra en las granjas peleteras y en los Mustélidos, la única especie de cría en la que se ha notificado hasta la fecha la presencia de SARS-CoV-2. La propagación del SARS-CoV-2 en las granjas peleteras repercute en la salud y el bienestar de los animales, y supone un riesgo de propagación a la fauna autóctona, pudiendo afectar a la biodiversidad de las especies. La presencia de este virus en las granjas de visones también puede tener un impacto importante en la salud pública y en el bienestar económico, contribuyendo a un trastorno socioeconómico generalizado. Esta evaluación del riesgo se realiza a nivel regional para evaluar el riesgo general de introducción y propagación del SARS-CoV-2 dentro de las granjas peleteras, el riesgo de propagación de los animales de las granjas peleteras a los seres humanos y el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 de los animales de las granjas peleteras a las poblaciones de fauna silvestre susceptibles.

De cara al futuro, la OIE ha iniciado un ambicioso programa de trabajo en consulta con su Grupo de trabajo sobre la fauna silvestre, sus Miembros y socios internacionales. El objetivo del programa de gestión de la sanidad de la fauna silvestre es reducir y gestionar los riesgos de saltos de enfermedad entre la fauna silvestre, el ganado y el hombre, garantizando al mismo tiempo la protección de la biodiversidad. Pese a que el origen del virus que causa el COVID-19 todavía no se ha confirmado, se sospecha proviene de la fauna silvestre. La OIE está trabajando en nuevos desarrollos dirigidos a incrementar las buenas prácticas en el comercio de animales silvestres y facilitar la implementación de sistemas integrados de vigilancia de la fauna silvestre y mejorar también el conocimiento que se tiene de los virus que circulan en los animales silvestres gracias a la investigación. Este trabajo busca producir nuevas directrices y, si se requiere, normas internacionales que cubran el transporte, la captura, la cría, la comercialización y el consumo de la fauna silvestre y aumentar la sensibilización en torno a las mejores prácticas.

La OIE reitera su compromiso de comunicar de manera oportuna a la comunidad internacional información basada en la ciencia a medida en que surjan nuevos conocimientos.


Nuestros expertos intervienen

Dr. William B. Karesh, Estados Unidos de América
Grupo de trabajo | Fauna salvaje – La importancia del enfoque una sola salud
Dr. Cristóbal Zepeda, Estados Unidos de América
Grupo ad hoc | COVID-19 y comercio seguro de animales y de productos animales
Dr. Misheck Mulumba, Sudáfrica
Grupo ad hoc | COVID-19 e interfaz hombre-animal
Prof. Ann Cullinane, Irlanda
Grupo asesor | COVID-19 y laboratorios de sanidad animal

Resultados de reuniones de expertos


El Grupo ad hoc de la OIE sobre la COVID-19 en la interfaz humano-animal ha mantenido en todo momento informada a la OIE sobre las investigaciones llevadas a cabo sobre el posible papel de los animales y sobre otros asuntos de relevancia. Para consultar las actas de las reuniones de este grupo haga clic en:


El Grupo Asesor FAO-OIE sobre la evolución del SRAS-CoV-2 en animales asesora a la FAO y la OIE sobre los riesgos relacionados con la evolución del SRAS-CoV-2 (por mutación o recombinación) en poblaciones animales y se relaciona con el grupo de evolución viral de la OMS. Para consultar el acta de las consultas con el grupo, consulte:


Otros recursos

  • Reducción de los riesgos para la salud pública asociados a la venta de animales salvajes vivos de especies de mamíferos en los mercados alimentarios tradicionales | Orientación provisional (OIE, OMS, PNUMA)

En el contexto de la crisis de COVID-19, la OIE ha elaborado varios recursos para dar a conocer mejor su labor y la contribución de la profesión veterinaria. Descúbralos aquí.

Contacto prensa: [email protected]


Vídeos

Dr. William B. Karesh, Estados Unidos de América
Grupo de trabajo | Fauna salvaje – ¿Qué sabemos de los coronavirus en general?
Dr. William B. Karesh, Estados Unidos de América
Grupo de trabajo | Fauna salvaje – La importancia del enfoque una sola salud  
Dr. Cristóbal Zepeda, Estados Unidos de América
Grupo ad hoc | COVID-19 y comercio seguro de animales y de productos animales
Dr. William B. Karesh, Estados Unidos de América
Grupo de trabajo | Fauna salvaje – Respuesta de la OIE ante la COVID-19
Dr. Misheck Mulumba, Sudáfrica
Grupo ad hoc | COVID-19 e interfaz hombre-animal
Prof. Ann Cullinane, Irlanda
Grupo asesor | COVID-19 y laboratorios de sanidad animal

OIE News


Intervenciones, declaraciones, comunicados de prensa


Historias de países


Eventos